sábado, 15 de febrero de 2014

Pedagogía blanca: no es que sea blanca, es que está vacía

   Navegando por las procelosas páginas del ABC, topo con un artículo titulado ¿Por qué fracasa el sistema educativo español?, el cual habla sobre la pedagogía blanca. ¿Qué será eso?, os estaréis preguntando. Eso mismo hice yo, lo que me llevó a meter las narices en el asunto; paso a presentaros los resultados de mis indagaciones.
   El artículo de ABC, después de recordarnos lo mal que está el actual sistema educativo español y de sugerir que quizás deberíamos volver nuestros anhelantes ojos hacia Superfinlandia para arreglarnos de una santa vez, nos presenta a Mireia Long, una de las creadoras de la pedagogía blanca, la cual enumera una serie de males de nuestra educación y presenta también las infalibles soluciones que su sistema pedagógico-filosófico ofrece. Aquí es donde ya el guachimán empieza a arrugar la nariz, porque entre los males la señora Long cuela algunos tópicos como ese de la sobrecarga en lo memorístico o la condena de los contenidos intelectuales, es decir, las cosas que hay que aprender, y hasta el más estúpido sabe que, sin cosas que aprender, no hay aprendizaje que valga. Desliza además una flagrante mentira: que en la etapa infantil (0 a 6 años) en los centros se sobrecarga a nuestros niños con fichas y no se les permite jugar, cosa que es un embuste colosal y me temo que empresarialmente malintencionado.
   ¿Cuáles son, de otro lado, las propuestas de la señora Long? Un cóctel de inspiración piagetiana del que entresaco el aprendizaje emocional, la condena de la memoria y los contenidos, el aprendizaje vivencial, la flexibilización de los currículos, la condena de los castigos o la reducción de las ratios. Estoy de acuerdo con ella solo en las dos últimas cosas, pero que me diga además cómo gestionar la disciplina y la convivencia de un centro educativo sin recurrir alguna vez al castigo. Por ser muy complejo, voy a dejar este tema para otra ocasión. Termino la lectura del artículo convencido de que estoy ante otra fantasía pedagogista, que, en este caso, es además un negocio, lo que convertiría a la noticia en un publirreportaje encubierto, cosa que está muy fea. ¿Estaré en lo cierto? La noticia tiene un enlace a la página de Pedagogía blanca. Lo pulso y he aquí lo que me encuentro:
   La página de inicio tiene toda la apariencia de ser el paraíso de los niños: ¡qué paisajes primaverales!  ¡Qué felicidad en los rostros de los infantes! ¡Todos jugando, chicos!  ¡Qué suaves tonos pastel!  Y frases como estas: "Cambiando el paradigma de la educación"; "La revolución en el aprendizaje que estabas esperando"; "Aprenderás a acompañar el aprendizaje vivencial y significativo"... ¡Guau! (El ladrido es mío). Como me acuerdo de que en Pinocho la isla donde convertían a los niños en asnos también tenía una inicial apariencia paradisiaca, desconfío y profundizo mi exploración tomando las debidas precauciones. Llego así a esta frase de Azucena Caballero, artífice junto a la señora Long, de Pedagogía Blanca, frase que os dejo como paradigma del tufillo a secta pedagógica que desprende todo el invento:
   "Pedagogía blanca porque el blanco es el color multicolor por excelencia, todos los colores reunidos, por eso se ven en blanco, por la luz que desprenden al unirse."
   Lo dicho: no es que sea blanca, es que está vacía. Entro después en el blog y me encuentro con los planteamientos ideológicos, que se basan en el edupunk, nombre que aparece también mezclado en esa propuesta llamada rEDUvolution. ¿Qué es eso de edupunk? Supongo que os estaréis temiendo que sea una síntesis entre el punk de los 70 y Eduardo Punset, pero siento decepcionaros, porque eso al menos sería divertido, y esto es algo mucho más soso: una propuesta de autogestión educativa que parece una versión casposa de aquel fiasco que se llamó Summerhill, el cual, por cierto, además de ser una "revolución" pedagógica, era, no lo olvidemos, un bonito negocio. ¿Será también la pedagogía blanca un negocio? En la página hay enlaces con nombres como CAMPUS, COACHING o SERVICIOS que hacen pensar en ello. Así se define el coaching:
   "El coaching en Pedagogía blanca es un programa de formación, pero también de autoformación, en el que el alumno se empodera de su proceso educativo y trabaja para lograr integrar la teoría en su vida diaria; sea como padre, o como maestro educador."
   Esto es pura verborrea pretenciosa, mal redactada y con palabras chirriantes como "coaching" o "empodera": el típico enunciado pedagogista destinado a aparentar la profundidad de la que se carece. Lo único sustancial que tiene es que el aprendizaje debe servir para que lo que aprendamos o parte de ello pueda ser útil en nuestras vidas, una obviedad que puede ocurrírsele a cualquiera, porque es de sentido común, no hacen falta revoluciones pedagógicas para obtener tal hallazgo. Llego por fin a la página SERVICIOS. En efecto, ahí está el meollo de la pedagogía blanca: ¡cursos para padres o profesores! Cursos, eso sí, low-cost (id al enlace ESCUELA DE PADRES), que la vida estará muy achuchada, pero decir "baratos" no queda fino ni pedagógico. 
   Cada cual es muy dueño de montar su negocio, pero debe hacerse con seriedad y honestidad. Ni la pedagogía blanca  tiene nada que ofrecer ni puede, por tanto, ser alternativa a la escuela ni la solución que convierta a la miserable España en Superfinlandia, por lo cual sus críticas son un engaño para aparentar lo que no son y vender lo que no tienen. Si veis el primero de los vídeos que aparecen en ESCUELA DE PADRES, después de la presentación de las fundadoras, salen dos charlas de contenido pobre (por no decir nulo) y expuestas por personas que no se saben la lección, cosa que debería hacerles replantearse su condena de la memoria. Tras esas, lo que viene es una explicación de no sé qué principios piagetianos en la que solo se ve un esquema fijo y se oye una voz. Esa voz llega a decir que hoy en las escuelas se presiona a los niños para que aprendan a leer a los tres años. Esto es una mentira, destinada, supongo, a crear un desprestigio del sistema por razones de interés.
   Mensaje vacío y mentiras: pedagogismo en estado puro bajo una nueva etiqueta: pedagogía blanca.

36 comentarios:

  1. Estuve mirando ayer los enlaces que hay en la entrada, pero como siguen mis problemas con Blogger pues dejé el asunto de momento.

    Nada nuevo, esto ya aburre hasta a las ovejas. Erre que erre, siguen y siguen con su discurso vacío, pero son como la gota de agua que acaba horadando la piedra, aunque sea por simple cansancio, si se propusieron desprestigiar el sistema de enseñanza basado en contenidos y sustituirlo por humo, lo van consiguiendo. En primaria lo han conseguido, pues es increíble la cantidad de críos que llegan al instituto casi sin saber leer, aunque supongo que habrán jugado mucho y habrán sido muy felices. Y en secundaria, con el nuevo máster que no profundiza en las disciplinas que se han estudiado en los grados a la boloñesa, y durante dos cursos pagados a precio de sangre de unicornio mete en vena todo este discurso vacio, lo conseguirán en cuanto vayan desapareciendo los profesores de la hueste enemiga: los que se empeñan enseñar su disciplina y no andarse en conseguir el mundo feliz del País de las Maravillas.

    Ludibrio y bochorno de las huestes psicopedagógicas.

    ResponderEliminar
  2. Ludibrio y bochorno perpetrados por cefalópodos, Hesperetusa. Ya que no puedes hacerlo a través de los enlaces, entra en Pedagogía Blanca por el sencillo camino de poner esas palabras en Google, si tienes tiempo y ganas, y así verás la cutrería de esta propuesta. Cuando un organismo está extenuado, hasta el agente patógeno más inofensivo prueba a enfrentarse con él, eso es lo que está pasando con el actual sistema educativo español. Esas cosas que apuntas acerca de los másteres y del no haber aprendido a leer en primaria (cuando es una capacidad que los niños bien enseñados traen ya casi dominada desde infantil) son fallos del sistema que alimentan a estos buitres. Resultado: retrasos educativos que abren vetas de negocio a apoyos, academias, vendedores de humo y demás que, con un sistema medio decente, no tendrían razón de ser.

    ResponderEliminar
  3. Este año, como sabes estoy en un colegio y veo lo que se hace en Infantil y también en Primaria -al menos en este centro- y sólo he de decir que juegan, juegan y juegan. Tal vez demasiado. Y no sólo me refiero a Infantil. Hoy mismo en el claustro que nos han metido de improvisto -eso del aviso con al menos 48 horas no va con ellos- se ha propuesto hacer certamen literario de relato y los de Primaria has contestado que cómo podía ser eso si ellos no han dado con los niños el relato. ¡La primera forma elocutiva y no lo han visto a estas altura! Eso sí, canciones de payasos, enseñarles que <> tiene tilde y cosas así a montones.

    ResponderEliminar
  4. Te digo más, Patricia: ¿dieron el relato los primeros seres humanos que contaban historias en torno al fuego? ¿En qué unidad lo vieron, en qué curso? ¿Lo dio Homero? ¿Lo dieron los juglares? ¿Tienen que esperar a darlo un chaval que le cuenta a otro lo que hizo el fin de semana o los niños de tres o cuatro años que les cuentan a sus madres lo que han soñado? Esa anécdota que cuentas es una clara muestra de rigidez y falta de frescura. Y también, de cierta bobería: hay cosas que se saben sin necesidad de que llegue la escuela a enseñárnoslas. ¿O era quizás una excusa pobre para no participar en el concurso?

    ResponderEliminar
  5. en el cole se aprenden cosas y no solo se juega. los niños aprenden cosas de otro modo. y si creo q ahora se mira un poco mas a las personas y no solo lo q saben y eso n es malo. no se en que etapa das clase patricia pero parece q tu trabajo no t gusta na de na.... dedicate a otra cosa. yo trabajo en infantil y los niños aprenden lo q tienen q aprender y a ser personas y os tengo q dar l

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido anónimo:
      Conozco personalmente a Patricia y le aseguro que le encanta su trabajo y lo hace muy bien. Le pido que sea más claro y que trate a los participantes en el blog con respeto. La cuestión no es que se mire o se deje de mirar más a las personas, a las que por fortuna se lleva mucho tiempo mirando con atención en la enseñanza en general y muy particularmente en esa escuela pública que tan malintencionadamente calumnian las directoras de Pedagogía Blanca, sino el equilibrio y la dosificación. He trabajado en EGB y he tenido a mis hijos en la escuela. El trabajo de los profesores de infantil y preescolar es encomiable y una sabia mezcla de cariño, juego y aprendizaje. Esa sabia mezcla brilla por su ausencia en la propuesta de Pedagogía Blanca, según la cual, parece que de lo que se trata es de comerse a los niños a besos y dejarles a la buena de Dios, desde los 0 hasta los 80 años. Eso es descabellado hasta en preescolar; con esa ley de la selva, se consiguen niños caprichosos, asilvestrados, despóticos y con retrasos en cosas como cálculo, lectura, socialización o expresión oral, importantes áreas en las que la muy estudiada metodología de los muy preparados profesionales que hay en las escuelas regualres pone unos sólidos y beneficiosos cimientos, que me temo que están muy lejos del alcance del ancha es Castilla que predica pedagogía Blanca.

      Eliminar
  6. Esto de la Pedagogía Blanca tiene un marketing potente pero está vacío de contenido, no tiene bases teóricas sólidas. Es un invento de dos señoras sin la titulación que afirman tener que quieren montarse en el euro, con una estructura podríamos decir que piramidal: los alumnos se convierten en expertos formadores para las próximas ediciones. Aquí se puede ver a la señora Caballero contentísima por forrarse vendiendo humo: http://dianafontanez.com/testimonios-clientes/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Extraordinario y esclarecedor testimonio, amigo mío. Dos charlatanas oportunistas sin escrúpulos hacen caja engañando a los incautos con el tan exitoso procedimiento de despotricar contra la educación de toda la vida y vendernos su penoso producto. Solo tengo una objeción contra lo que usted dice: ese producto no es humo, sino algo más perjudicial a lo que le cuadraría un nombre muy maloliente. Desconocía la faceta piramidal del negocio, pero, viendo que usted lo dice y repasando los vídeos - demostración del invento, queda patente: solo así se explica el pésimo nivel de los "educadores": sencillamente, no lo son. Y no se nos escape que yo conocí este invento a través de una entrevista de ABC que era publicidad encubierta, lo cual deja todavía más en evidencia al superderechista medio informativo: primero el negocio, aunque sea a costa de la verdad. Lamentable.

      Eliminar
  7. A mi también me chirrió desde el primer momento porque no soporto el afán de la gente a querer darle la vuelta a todo como a un calcetín. De repente todo es malo y ya no vale.
    El término "empoderar" lo vi (en otro sitio, no en su web) refiriéndose a "la mujer empoderada", no al niño, pero me sonó igual de "filfa". Tremendo lo que inventan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga, le diré una cosa: de mi superdesconocido blog, este es con diferencia el artículo más visitado, lo cual me llena de satisfacción, porque debo de ser de los pocos que critican este engaño de la pedagogía blanca, alabado en cambio en muchos blogs y revistas, la mayoría de los cuales usan, sospechosamente, casi las mismas palabras. En mi condición de profesor, indigna bastante ver que existen y medran este tipo de engaños y ya es el colmo que quieran hacerlo a costa de lanzar mentiras sobre la escuela, que somos nosotros, los miles de colegios e institutos que educamos a los millones de niños y jóvenes de este país. Le agradezco, por tanto, que se haya molestado en decir aquí que a usted también le parece una "filfa" esto de la pedagogía blanca.

      Eliminar
  8. Virgen santísima, no miren ustedes esas cosas, que seguro que es mu malo la la salud.

    ResponderEliminar
  9. Ya te vale, Martín: ¡que existiendo la OMS tengas tú que hacer esta recomendación!

    ResponderEliminar
  10. Buenas! Yo he accedido recientemente al módulo 1 gratis para conocer el curso que venden y no me ha convencido, pero bueno es que el módulo 1 trataba temas en los que yo ya me he formado bastante por mi cuenta antes, como el sueño infantil y demás. Pero soy una feliz mamá de lo que se conoce como crianza natural y respetuosa, y soy muy afín a sus ideas y su enfoque (el respeto por los niños, la empatía con ellos, el reconocimiento de sus capacidades y mil cosas más); pero sí que es verdad que en este caso se ve mucho la intención de hacer dinero en base a algo que en realidad no es invención suya ni nada similar, pero bueno, hay una corriente vinculada a esa crianza natural y respetuosa, y simplemente hay personas que aprovechan la ocasión para rentabilizar su pertenencia o preferencia por dicha corriente, que por cierto yo celebro porque creo que es muy buena para nuestros niños (recuperación de la lactancia materna, colecho...). En fin, allá cada uno con su forma de ver la crianza y la educación, está claro que ninguna vertiente tiene recetas mágicas absolutas, en todo hay pros y contras y muchas cosas a valorar... es tan complicado!

    ResponderEliminar
  11. Tiene razón, Virginia, educar es muy complicado, ya sea a hijos o a alumnos. En lo referido a Pedagogía Blanca, celebro que a usted no la hayan pillado descuidada. Mire, yo ni sabía nada de Pedagogía Blanca ni acostumbro a hablar por hablar, así que puedo asegurarle que, si me decidí a hacer un artículo tan condenatorio como este, fue porque vi que los fundamentos eran muy sólidos. En todo caso por si se diera el remoto caso de que usted estuviera pensando en pasar al módulo 2, quiero decirle dos cosas:
    -Mi blog es muy poco visitado, pero puedo decirle que este artículo es de lejos el que más visitas tiene, por algo será, y me temo que tiene que ver con el hecho de que, si buscas en interntet, todas las entradas sobre Pedagogía Blanca son sospechosamente iguales y laudatorias.
    -Quería ponerle un enlace a la página de una tal Diana Fontánez en la que puede hallarse una semblanza de Azucena Caballero (una de las codirectoras de Pedagogía Blanca) en la cual aparece a las claras como una negociante a secas, pero ya no se puede entrar directamente ni a la semblanza ni a la página.
    Última cosa: ¿ha oído hablar de la pedagogía Waldorf? Infórmese bien en internet, pero quiero darle cuenta del segundo chasco que me llevo en esta respuesta: he querido enlazarle un artículo muy bueno y muy documentado (y crítico, por supuesto) que había sobre ella en un blog llamado "El retorno de los charlatanes" y me encuentro con que ese artículo ha sido suprimido a raíz de una petición legal. Mal vamos. Reciba un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por las recomendaciones y referencias, pero no, no pensaba pasar al módulo 2, la verdad. Aunque repito que el enfoque a mi juicio es muy acertado, porque pienso que otra forma de educar es posible, y muy recomendable... España no es en absoluto ejemplo de buen sistema educativo, más bien al contrario; en algunos países europeos van más por ese camino que también sigue la Pedagogía Blanca, y el caso de Finlandia, ejemplo a seguir en educación (año tras año es el mejor país en esto) destaca algunas medidas como que hasta los diez u once años no secomienza a recibir calificaciones, algo que ya en el módulo 1 de PB ha salido a relucir. En fin, muchas gracias y saludos!

      Eliminar
    2. Saludos, Virginia, y bienvenida, aunque está claro que tenemos grandes desacuerdos.

      Eliminar
  12. Quienes hacen negocio y viven de los fallos del sistema no suelen estar verdaderamente interesados en arreglarlo porque en ese momento se les acabaría el "chollo". Dejar la educación de nuestros hijos en manos de personas sin una formación adecuada que sólo buscan el lucro es como si en lugar de ir al médico deposito mi salud en manos de un curandero. Lo lamentable es que la charlatanería parece ser muy rentable en nuestro país. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los estragos de esa charlatanería en la actual educación, querido amigo o amiga, ya son muy considerables. En parte se debe a que, esencialmente por razones políticas y de confusión y marasmo legislativo, el sistema educativo español es hoy un cuerpo muy débil y bajo de defensas. Si ese organismo estuviese fuerte, la mayoría de los males que hoy le acechan serían inocuos; piense usted: ¿dónde podría ir una propuesta tan patética como esta de la Pedagogía Blanca en un sistema en condiciones? Un saludo.

      Eliminar
    2. Muy de acuerdo con sus palabras, en un sistema educativo en condiciones esto sería inocuo. Y añadiría, si se me permite, que ese "timo de la estampita" llamado Pedagogía Blanca prospera porque vivimos en un país de picaresca lleno de incautos donde la estafa y el engaño son tradición. Saludos.

      Eliminar
  13. Helena, que hizo un curso con ellas.16 de febrero de 2016, 15:07

    Me parece muy triste desprestigiar algo que no se conoce, debo decir que yo he hecho el curso con Azucena y Mireia, y despues de toda una vida indagando en la pedagogia de forma autodidacta, puedo decir que aun me aportaron nuevos planteamientos, conocimientos y herramientas para llevar a la práctica todo ello.

    Es más, este artículo me chirría por todas partes, pero lo he leído enterito, porque algo que aprendí de Mireia Long es que no sólo se debe leer sobre aquello con lo que una está de acuerdo, hay que contrastar puntos de vista y formarse una opinión propia y esta es la mía:

    Claro que hay marketing de por medio, nadie trabaja gratis y ellas han decidido dedicarse a eso.
    Sí tienen titulación, hasta donde yo sé, Azucena ha sido educadora en centros durante muchos años, aparte de que las dos tienen hijos que son la prueba viviente de que lo que aplican funciona.
    Cada uno tiene su opinión, y sus métodos, pero me parece poco respetuoso tanto juicio sin argumento contrastado y probado.
    No digo más, porque al terminar de leer me he quedado muda, os invito a que profundicéis en el asunto y después podéis seguir teniendo la misma opinión, a mi nadie me paga por hacerles publicidad. Pero no voy a negar que me aportaron mucho y este artículo me parece.... Bueno... Vacío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si dice que en el artículo no hay argumentos contrastados, es que no lo ha leído o no lo ha leído bien, Helena, porque los hay de sobra, sacados todos ellos de la propia página de Pedagogía Blanca, que refleja a las mil maravillas las grandes carencias que la convierten en una tomadura de pelo. Y le ruego que tome en consideración una cosa: el punto de partida de mi artículo es una entrevista en ABC (que es en realidad un anuncio encubierto) en la que Mireia Long se permite un buen puñado de falsedades sobre las cosas que hacemos en los centros educativos, seguramente, para que quedase más favorecido el dudoso producto que ella vende. La enseñanza española tiene sin duda muchos problemas, pero en sus millares de centros trabajamos miles de profesionales serios que, aun con todos los obstáculos, educamos muy bien a millones de alumnos. Créame: estamos en todo muy por encima de Pedagogía Blanca, así que la señora Long habría hecho muy bien en ahorrarnos sus tergiversaciones.

      Eliminar
  14. Cada cierto tiempo esta entrada sale a la palestra porque cada cierto tiempo alguien intenta destapar la historia y entre los argumentos en contra aparece siempre este post. Por eso es el más leído que tiene.

    Como profesional de la educación imagino que tiene claro que el sistema educativo español tiene muchos frentes abiertos que solucionar, y en muchos centros hace aguas por todas partes. No es generalizado: hay centros muy válidos, así como profesores muy válidos, pero sigue habiendo centros con un funcionamiento demasiado estancado en el pasado y profesores que no logran conectar ni con los niños ni con los padres.

    Ante este problema son muchos los padres que buscan una educación alternativa, o algo que les haga sentir mejor, y de entre esas alternativas nació el Homeschooling, por ejemplo, o las escuelas libres. Dentro de esta corriente homeschooler tanto Caballero como Long se hicieron artífices, creando contenidos para los niños y contactando con colegios de otros países donde los niños pudieran matricularse para, al menos, tener títulos con que defender la cuestión dentro de la alegalidad. Pero en una de esas se descubrió que uno de los colegios era inventado. Creado desde España como un supuesto colegio Americano que resultó no existir, dejando a los padres totalmente en la estacada. No pasaba nada, en realidad, porque el homeschooling estaba en situación de alegalidad, pero los padres pagaron por una seguridad -mi hijo sí va al cole, solo que a distancia- que no fue tal. Esto fue obra de un tal Lara y de la señora Caballero, aunque luego ésta dijo no saber nada de todo ello, y se desmarcó para iniciar nuevos proyectos similares.

    Así fue como acabó junto con Long haciendo la Pedagogía Blanca. Unos cursos con un marketing voraz, cuyo único objetivo era el de llegar a cuantas más personas mejor, nada económicos, y con el que conseguías un título avalado por un sello de calidad inventado por ellas mismas.

    ResponderEliminar
  15. Y sigo:

    Hay contenidos de mucha calidad, y otros no tanto. Hay formadores muy válidos, y otros que no lo son tanto. Hay profesionales de la educación, de la psicología, etc., y otros que no tienen ningún título pero dicen no necesitarlo porque sus conocimientos les avalan.

    Hasta ahí se podrían salvar, pero en el momento en que la persona que obtiene un título puede montarse un chiringuito y seguir con el modelo de negocio, la cosa pierde la gracia y entonces ves el plumero en toda su esencia.

    Toda persona que ha intentado abrir la caja de los truenos se ha llevado palos por todas partes, porque han conseguido tener un funcionamiento sectario: ante las críticas se juntan, adoptan la postura de víctima y se refuerzan. Y si los que lo dicen son hombres, entonces ni te cuento. Machismo, patriarcado, opresión a la mujer, que los hombres no quieren que la mujer triunfe, que les molesta que una mujer pueda triunfar... y así todas las mujeres adoptan la misma postura de defensa y se van reforzando unas a otras.

    Y si es una mujer, nos dicen que tenemos envidia, que no tenemos nada mejor que hacer, que las odiamos, que vivimos bajo el yugo de nuestros maridos, y bloquean a toda persona, haciendo uso de su arsenal de mujeres dispuestas a insultar y menospreciar en pos de su lucha. Dicen que son las mujeres de antaño, las que antiguamente quemaban en la hoguera, que siguen esa lucha. Que están haciendo un mundo mejor, que están haciendo una revolución silenciosa.

    Y luego resulta que publican libros cargados de machismo, como en el 2012 Azucena Caballero publicó uno sobre cómo una mujer debe limpiar su casa (basta con leer las críticas en Amazon), que a mí me repugna... porque mira, en mi casa limpiamos todos, hasta mi marido, mi hijo y mi hija. Y sin libros de por medio.

    Lendoiro les hace la publicidad encubierta, y poco a poco se van haciendo con redes de mujeres más o menos profesionales que puedan ayudarlas (economistas, abogadas, doctoradas, etc.), así el negocio se extiende, ganan adeptas y aún tienen más fuerza cuando alguien les levanta la voz. Se juntan, se parapetan, sueltan el arsenal victimisma, dicen que son la nueva revolución de la mujer y así todas convencidas.

    Esto, más o menos, es la Pedagogía Blanca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Peripatética:
      Le agradezco enormemente este comentario en dos partes, porque refuerza mi crítica a algo que yo creí que olía ligeramente a engaño, y la refuerza multiplicándola, pues demuestra que lo de Pedagogía Blanca va mucho más lejos, que es un negocio podrido hasta la médula. Tiene su aportación además la inestimable fuerza que le concede el proceder de alguien que conoce Pedagogía Blanca desde dentro e incluso alguna vez creyó en ese simulacro de escuela. El no va más es lo que usted nos desvela acerca de los modos y los "argumentos" que manejan sus propietarias en el debate interno, que retrata a esa organización casi como una secta. ¡Aléjese de ahí cuanto antes, difícilmente va a encontrar una atmósfera más tóxica! Le reitero mi agradecimiento.

      Eliminar
    2. Puesto que en este asunto hace años que ando metida y tuve a mis dos peques apuntados en el primer proyecto de homeschooling que mencionaba Peripatética, me veo en la obligación de arrojar un poco de luz con la información que yo tengo respecto a las primeras andadas de esta señora.

      El proyecto del Sr. Lara y la senora Caballero (Epysteme para los que tengan curiosidad) empezó como algo serio que sí procuraba crear una alternativa válida para aquellos padres que quisieran educar a sus hijos en casa.
      Corrijo a Peripatética diciendo que el Sr. Lara fundó una escuela en EEUU, no en España (en España estaba la asociación vinculada al colegio), y no dejó a nadie en la estacada. De hecho, sigue en funcionamiento, con alumnos estudiando y ex alumnos que han entrado exitosamente en la universidad.

      Tras un tiempo en funcionamiento, la señora Caballero de pronto desapareció del proyecto (a mi ver, fue expulsada) y empezaron a surgir muchos rumores falsos, algunos de ellos diciendo que la escuela americana era falsa (casualmente justo tras la partida de esta señora).
      Puesto que había mucho ruido, el Sr. Lara envió un mensaje interno para calmar a todas las familias que estaban apuntadas (me incluyo) explicando qué había pasado con Azucena.

      Básicamente parece que Azucena no trabajaba y se dedicaba solamente a intentar vender humo (¡sorpresa!), mientras que Rafael quería ofrecer un servicio serio. De hecho, puedo corroborar que los cursos que ella preparaba en el entorno eran realmente vergonzosos, mientras que los que no eran su responsabilidad estaban a otro nivel. Pero eso sí, ella te los vendía como si fueran la Panacea. Afortunadamente cuando ella se fue, todo su material se reemplazó por material decente.

      Primer intento de Azucena para vender humo y vivir del cuento, fracasado.

      Poco tiempo después, Azucena se asoció con una tal Malena y fundaron una comunidad o no sé bien que pretendía ser que se llamaba Educarpetas (no tengo claro si sigue en funcionamiento). Al principio, ambas se daban publicidad exactamente igual que hacen ahora Azucena y Mireia, pero debieron romper platos porque de pronto, Malena desapareció de la página y Azucena pasó a ser la única que salía como fundadora de la comunidad.

      Segundo intento, fracasado también.

      Y poco después nació esta fantasía de la Pedagogía Blanca con la Sra. Long. A la tercera va la vencida, supongo.
      A cada intento fue acumulando unos cuantos seguidores más de estos que comenta Peripatética. La defienden a capa y espada con tanto fervor que, digo yo, será de los que están consiguiendo alguna comisión con este asunto piramidal que se está montando.
      Así que sí, guachimán, le confirmo que esta señora lleva ya años intentando vender humo y vivir de él. Y parece que al final lo ha conseguido. Y qué pena me da.
      Huele a timo de la estampita desde las antípodas.

      Eliminar
    3. Bien, anónima comunicante, he echado un vistazo en internet y todavía hay rastros de esto que usted cuenta. Educarpetas todavía existe, pero en las entradas actuales no parece haber rastro de la señora caballero ni de Malena Martín. He encontrado algo que parece relacionarlas a ambas ahí, pero el enlace lleva fecha de 1999. En cuanto a Rafael Lara, aparece en 2011 representando a Epysteme como firmante de un manifiesto sobre educación. Ese manifiesto lo firma también Azucena Caballero en representación de un grupo llamado ALE (Asociación por la Libertad de Educación). He aquí un enlace del manifiesto:
      http://www.hazteoir.org/alerta/35057-ciudadanos-en-defensa-libertad-y-calidad-educativasp
      No parece haber tambaleado los pilares del mundo, pero sí da idea de que Lara y Caballero seguían, al menos, compartiendo objetivos, objetivos con los que yo personalmente no estoy de acuerdo: me parece fuera de lugar el tono impositivo con que se presenta el manifiesto, de una arrogancia que recuerda al gallo de Morón, no comparto el tono ideológico general que transpira el manifiesto y, por último, estoy en completo desacuerdo con el homeschooling (con todos mis respetos), pues creo que arrebata al alumno algo tan importante como la socialización que brinda la escuela normal y corriente, esa en la que me honro en trabajar. De lo que no cabe duda es de que las dotes camaleónicas de la señora Caballero dan para un culebrón. Un saludo.

      Eliminar
  16. Buenos días, sólo quería pasar a comentarle que a los que hemos intentado explicar a la gente en qué pensamos que consisten estos cursos se nos han intentado comer vivos. En un momento se juntan todas, como dice Peripatética, y te despedazan, acusándote de difamación, de injurias y de "te voy a denunciar".

    Y por ser hombre, ni le explico: al parecer están continuando con la lucha que iniciaron aquellas mujeres que eran quemadas por brujas (eso me ha parecido entender en sus postulados), se están liberando del patriarcado, están haciendo un mundo mejor, solo que cobrando un pastón por todo ello.

    Que el cobrar no es problema, entiendo yo... un psicólogo puede hacer de ti una mejor persona y le pagas. Incluso a un cura, la voluntad. Supongo que la diferencia está en poner en la balanza lo que ofreces, lo que extraes de utilidad al final, y lo que te cobran.

    Total, que para no meterme en más problemas hice hasta una disculpa pública, porque lo último que me apetece es tener que ir a que un juez diga si tengo o no razón, como si fuéramos niños pequeños.

    No se extrañe si cualquier día le llega un aviso de denuncia por esta entrada, o un aviso de que le van a denunciar... todo lo que sea opinar en contra de su negocio debe ser eliminado cuanto antes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inenarrable, Armando. Que entre usted en busca de una propuesta pedagógica y acabe con esas tremendas amenazas da una idea muy clara de dónde se ha metido. Le diré que esa agresividad no es en absoluto inusual entre los que se presentan como angelicales apóstoles de una enseñanza buenista. Aquí tiene usted un buen ejemplo de lo que a veces hay detrás de esa careta. Le doy el mismo consejo que a Peripatética: aléjese de ahí.

      Eliminar
  17. Este artículo está que arde. Felicidades, amigo Guachimán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Hesperetusa. A la sombra de la innovación educativa están creciendo iniciativas de una profesionalidad y una ética tan dudosas como las de Pedagogía Blanca. Y lo gravísimo del caso es que medios de comunicación y foros educativos les abren sus puertas con todos los honores, lo que pone también en duda a medios y foros: ¿qué clase de filtros tienen para seleccionar a quienes acogen? Y voy todavía más lejos: el motivo que hace dos años me impulsó finalmente a escribir este artículo es que en la entrevista de ABC del que parte, la señora Long se permitía calumnias muy gordas contra la escuela. Por desfachatez, que no quede.

      Eliminar
  18. ¡Pablo, eres un crack! Estamos mandando a los contertulios de "Contra la nueva educación" a leer tu post si se quieren hacer una idea de la blancura pedagógica. La señora Long ahora además se deja caer en la página de "Podemos educación" y suelta alguna inenarrable chorrada de vez en cuando, porque parece que este timo incluso podría tener voz autorizada en lo que atañe a la discusión de la pedagogía política. Fumata bianca.

    ResponderEliminar
  19. Esto que me dices, Antonio, me llena de preocupación, porque confirma las negrísimas sospechas que Podemos me infundía, a saber, que están en la línea de los demás, o sea, que solo quieren la educación para manipularla en beneficio de sus intereses políticos. A Podemos, como al anarquismo y a todo el progresismo ingenuo (en el caso de Podemos, me temo que solo en apariencia), resulta muy fácil adobarse con planteamientos buenistas, de ahí que sus posturas en educación sean el no va más del pedagogismo, con lo cual, y dado que el pedagogismo es el colectivo de lobos con piel de cordero que algunos sabemos, Podemos es un hábitat ideal para "innovadores" como la señora Long, que en realidad es muy dogmática y rígida, aunque su filosofía educativa flote por esferas que son todo lo contrario. Gracias por tu visita, amigo, un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. De Podemos es inevitable pensar que abrirá las puertas a todos los demonios tipo la Señora Long y demás monstruos que tan bien conocemos, más algunos ocultos que nos espantarán hasta la náusea. A mí la única duda que se me plantea es si en medio de todo ese caos, los docentes normales podremos extraer algún beneficio laboral y si ello compensará del evidente deterioro que significaría unas aulas asamblearías (una vuelta de tuerca más en la bestialidad con niños y papás linchando literalemente a los profes) con Señoras Long ejerciendo de comisarias políticas. A mí me da bastante miedo. Al decir beneficio laboral, me refiero además de recuperar derechos ya perdidos de orden estrictamente laboral, a que se meta mano a los conciertos -que nos roban alumnos y es anticonstitucional-, al bilingüísmo -que ha provocado numerosos desplazamientos injustos......

    Estimado Guachimán, enhorabuena por tus publicaciones y espero que nos veamos de nuevo ahora que ya se termina un nuevo curso. Un abrazo, Fran.

    ResponderEliminar
  21. Yo, Javier, estoy convencidísimo de una cosa: si los emergentes alcanzan capacidad de decisión en materia educativa, a los docentes normales solo nos podrán venir perjuicios. Ciudadanos va a apostar a lo bestia por la concertada y puede que por el cheque escolar y, en cuanto al bilingüismo, ya sabes (publiqué hace nada un articulito) que lo que propone es DIRECTAMENTE EL INGLÉS COMO LENGUA VEHICULAR, lo que sin duda es el desbarre más demencial que se ha propuesto aquí después de la LOGSE. En Ciudadanos no tienen ni puta idea de educación y están persuadidos de que sus recetitas neoliberales son el bálsamo de Fierabrás, de ahí que nos aceche otro peligro, que yo pude ver muy bien en UPyD, su formación gemela: la fobia contra los funcionarios, una fobia visceral y sostenida solo en unos argumentos economicistas nada sólidos. Podemos, no es mejor, porque el estilo autoritario (quizás no sea exagerado eso de estalinista) de esta formación ya es difícil de negar. Podemos (esto está en su "programa") haría obligatorios para todos los profesores los cursos de innovación pedagógica, que, no hace falta ser un lince, quedarían en manos de las Acasos, las Longs, los Ashokas y toda esa caterva de ignorantes sectarios iluminados que tanto encandilan a la ñoñería "progre". Podemos haría realidad el Paraíso soñado por los Enguitas y demás. ¿Qué más? Tanto estos recién llegados como los otros veteranos aplauden a rabiar las insensateces que salen por ahí contra los deberes y, por supuesto, se lanzarán de cabeza a la piscina de cargarse las vacaciones de verano (mírate lo que he escrito sobre la jugada de Cantabria). ¿Por qué? Por nada, por darles demagógico gusto a las habladurías de cola de supermercado, y luego te dirán aquello de "los padres lo reclaman" o "es una demanda de la sociedad". Y exactamente igual para el bilingüismo o para ensanchar los cauces de linchamiento del profesorado. Así estamos, y el que quiera llamarme catastrofista, que asome la nariz por los centros o le eche un vistazo a la basura que alegremente promocionan en materia educativa los medios de comunicación, que todos sabemos a qué señor sirven. Un abrazo, Javier, a ver si nos vemos un día.

    ResponderEliminar
  22. Acabo de borrar un comentario de alguien que daba aquí su correo para que le mandasen información sobre la organización Epysteme. Lo he hecho por las siguientes razones:
    -Por definición, los blogs no está pensados para servir de intermediación de comunicaciones entre personas u organizaciones. Para eso existen otras plataformas, aparte de que yo no puedo hacerme responsable de comunicaciones cuya ulterior deriva nadie conoce.
    -Por añadidura, no estoy dispuesto de ningún modo a que este blog sirva de soporte siquiera ínfimo para la publicidad o la adhesión a Epysteme, una organización cuyos fines no comparto.

    ResponderEliminar