jueves, 31 de mayo de 2012

Un manifiesto unitario en favor de la educación

   A través de ANPE, me llega un manifiesto a favor de la enseñanza para el que piden apoyo los sindicatos del sector. Pretenden llegar a las 100.000 firmas y creo que merecería la pena sumarse. Aquí tenéis el enlace:

                                                     http://www.levantatuvoz.es

   Es interesante que lo respalden (aunque no se haga referencia a ello) todos los sindicatos de la enseñanza y muchos colectivos sociales que han apoyado la lucha de los docentes. También llamo la atención sobre el hecho de que mencione posibles movilizaciones futuras. El conflicto debe seguir; mientras se recorten cada vez más derechos de la ciudadanía y no se diga una palabra de exigir responsabilidades a banqueros y políticos ni de pedir sacrificios a los sectores responsables y beneficiarios de la crisis, aquí no podemos cruzarnos de brazos. A este respecto, os recomiendo la lectura de este acertadísimo artículo de Josep Ramoneda, en el que se destaca esta frase tan esclarecedora de lo que está pasando hoy en España: "En nombre de la crisis se han justificado arbitrariedades tremendas. Después de Bankia, la coartada se desvanece". Con todos mis respetos para este gran periodista, al que en absoluto pretendo enmendar la plana, la coartada lleva desvaneciéndose bastante tiempo, lo de Bankia solo está siendo un capítulo más de ese proceso, aunque tremendamente escandaloso.

miércoles, 23 de mayo de 2012

Tensión en la Gran Vía

   Vuestro amigo el guachimán, siempre ansioso de traeros primicias, va a contaros una ahora mismo. Esta misma tarde, cuando regresaba de la manifestación por la enseñanza pública, iba a las ocho y veinte a cruzar la Gran Vía por el paso que hay entre Montera y Fuencarral cuando he visto que desde Alcalá subía un grupo manifestándose, desgajado sin duda de la manifestación mayor que, repito, ya había terminado, de manera que este "salto" espontáneo (que me ha recordado mucho los de los viejos tiempos) no estaba autorizado. A la altura de la Telefónica, la policía ha montado un cordón con siete furgonetas y un número de agentes que no sabría decir; el de los manifestantes, creo yo que oscilaría entre los trescientos y los quinientos, la mayoría, de entre dieciséis y dieciocho años. Al llegar frente al cordón, se han parado y se ha producido una curiosa situación: un buen número de curiosos nos hemos quedado allí a ver qué ocurría; la policía (cuya actuación ha sido correcta desde el principio hasta el final) se ha mantenido a la expectativa, y los manifestantes, divididos entre la opción de tirar por Montera o por Hortaleza, han acabado por no hacer ni lo uno ni lo otro, de modo que el salto no ha tardado en disolverse solo.
   Interpreto este episodio como un síntoma de la indignación de la gente y de que ya está empezando a producir escenas fuera del guión, lo cual es sin duda un logro del acierto de nuestros dirigentes.
   En cuanto a la manifestación grande, la autorizada, creo que ha sido un auténtico éxito. Me la he recorrido (como suelo hacer) de arriba abajo y creo que ha sido la mayor o una de las mayores de la marea verde. A ojo de buen cubero, allí ha habido como mínimo 30.000 personas, aunque insisto: tirando por lo bajo. 

martes, 22 de mayo de 2012

Las peligrosas inclinaciones totalitarias de Esperanza Aguirre

   ¿Qué determinación debe tomar un gobernante como Dios manda si el público de un estadio se pone a silbar a un himno? Esperanza Aguirre lo tiene claro: hay que suspender el partido y hacer que se juegue en otra fecha, en otro sitio y a puerta cerrada. Puede que alguien encuentre graciosas estas barbaridades, o que aún queden algunos que digan que no hay que tomárselas en serio, pero yo confesaré con absoluta sinceridad que a mí me preocupan, y mucho, porque una gobernante que piensa esas cosas no es de ningún modo demócrata, pero si llega el caso de que se atreve a formularlas en voz alta, sencillamente, está en el camino de convertirse en un peligro para la democracia, camino por el que, en realidad y por desgracia, los madrileños sabemos muy bien que Esperanza Aguirre está transitando desde hace ya bastante tiempo. Antes de continuar, quiero aclarar unas cuantas cosas. En primer lugar, que cuando abrí este blog, me hice el firme propósito de no decir en él ni una palabra de fútbol, porque, lamentablemente, este deporte por el que siento una gran afición se ha convertido en una metáfora de la locura economicista en que el mundo ha caído y en un superlativo instrumento del panem et circenses, del que los dirigentes actuales sacan un gran partido a la hora de narcotizar a la ciudadanía. Y, por si fuera poco, en los últimos tiempos, unos cuantos personajes siniestros se han ocupado de enfangarlo en un nutrido muestrario de vilezas. En segundo lugar, que, como nací en Barcelona y llevo muchísimo tiempo viviendo en Madrid, me siento natural de ambos sitios y un radical enemigo de los localismos excluyentes. En tercer lugar, que, cuando en la final de copa 2008-2009 se produjo la pitada al himno nacional, yo me sentí muy indignado, entre otras cosas, por la manipulación que se hacía de mi equipo, el Barça, que de ningún modo es patrimonio de cuatro imbéciles nacionalistas.
   Aclarado esto, resta decir que hoy no hablo de fútbol, sino de política, por eso me permito romper el propósito que me hice de no hablar de este deporte en La garita del guachimán, y, en cuanto a lo demás, creo que ya he dejado clara la repugnancia que me producen las grotescas rivalidades tribalistas, propias de la pelea a garrotazos de Goya. Que Esperanza Aguirre, nada menos que una presidenta de comunidad autónoma, se dedique a azuzar esas bajezas, me parece horroroso, pero no puedo decir que me sorprenda, porque a esta señora ya la he visto más veces azuzar sentimientos miserables sin el menor escrúpulo para camuflar sus problemas (¡que nos lo digan a los profesores!) y resulta que hoy tiene un montón de problemas: Bankia, un vicepresidente muy poco presentable, una pillada en sus mentiras acerca del déficit, el cerco de Gürtel estrechándose sobre su gobierno, una carencia de propuestas tan lastimosa que se basa sobre todo en Sheldon Adelson, y su ya archicomentada política antisocial, que se sustenta en graves abusos e injusticias y que hoy mismo, a las 18:30, le va a granjear la enésima protesta en la calle. Pero lo de suspender el partido ya es una vuelta de tuerca muy alarmante, más aún, porque se inscribe en la deriva represiva que ha tomado el PP: por mucho que no nos guste que el público le silbe al himno y a la bandera, la solución en un caso así no es suspender el partido, salvo que uno sea de esos que meterían en la cárcel a todo aquel que no estuviese de acuerdo con él. ¿Será Esperanza Aguirre de los que piensan así? Pues eso sería realmente peligroso.

jueves, 17 de mayo de 2012

El adiós de Deseducativos

   Acabo de leer el que será el último artículo de Deseducativos. Me  enteré de la existencia de esta página hará unos tres años y me hice inmediatamente lector y colaborador de ella por una razón: mantenía una posición de crítica radical al sistema logsiano y al desastre que ha traído a la enseñanza española. En Deseducativos nos dábamos cita un grupo de personas contrarias a estos males de nuestro sistema: el imperio de la burocracia, la persecución de los contenidos, la presión por el aprobado regalado, el empobrecimiento de los programas, la permisividad con los alumnos cerriles, la supervaloración de los departamentos de orientación, la pasividad cómplice del profesorado, el papanatismo TIC, los bilingüismos frívolos, los abusos y privilegios de la concertada... en fin a todas estas y a otras muchas cosas de las que he hablado en los 73 artículos sobre educación que llevo publicados en este blog, que con este serán 74.
   Deseducativos se mantenía en pie gracias a la colosal labor de mi amigo David López Sandoval, que finalmente no ha podido continuar con ella. No era solamente una página de análisis, debate y crítica, sino que cumplió -he tenido muchos testimonios de ello- otra función que quizás haya sido la más importante: servir de referencia y de apoyo siquiera moral a un buen puñado de profesores que se enfrentaban a todos esos males antedichos y los padecían en solitario y bastante desmoralizados. A algunos de estos profesores les he oído (o, más bien, leído) decir que ese apoyo les sirvió para convencerse de que ni estaban locos ni eran unos marcianos, de que había más gente que pensaba lo que ellos y que lo que ocurría en sus centros, simplemente, era que la gente veía las aberraciones en materia de notas o de disciplina (por ejemplo) que ellos veían, pero guardaba silencio. Siquiera por esta labor, Deseducativos ha sido una página muy positiva, pero no quiero cerrar este artículo sin hacer referencia a que también fue el marco de propuestas muy interesantes, la más valiosa, pienso, el Manifiesto de maestros y profesores (podéis verlo aquí, aquí y aquí), que no era una divagación nebulosa, sino un documento que presentaba unas bases muy realistas a partir de las cuales se podía elaborar una mejora de nuestro sistema educativo.
   Era lógico pensar que un puñado de profesores no podía mucho frente a las poderosas y bien organizadas estructuras que hoy tienen secuestrada y machacada a la enseñanza. A los deseducativos nos queda, no obstante, el haber cumplido el papel de testimonio, de ser esa minoría que no aplaudió el desastre ni lo contempló en silencio. A mí no me parece poco.

lunes, 14 de mayo de 2012

Mongolia, la Revista

   Seguramente, muchos de vosotros ya conoceréis la revista Mongolia, una publicación mensual en papel y con formato de periódico para más inri que ha alcanzado ya su número 2, con este titular en portada y a toda página: EL REY PODRÍA VIOLARTE.
   De lo dicho hasta aquí, habréis deducido lo siguiente:
   -Que Mongolia es una revista de humor,  preferentemente, político.
   -Que no se anda con remilgos.
   -Que a lo mejor no dura mucho.
   Como todo eso es verdad, ¡id corriendo al quiosco, antes de que se agote!, que merece la pena, y al que no le guste, total, por tres euros..., bueno, aunque en Botswana la venden a 30.000, no sé por qué. Se presentan ellos mismos con esta divisa: "Revista satírica sin mensaje alguno", aunque, inmediatamente, aclaran: "Nada es verdad (incluida esta frase)".
   Mongolia está en la línea de publicaciones clásicas del humor crítico español, tales como La codorniz, Hermano lobo, Por favor, El papus o El jueves, y no es necesario que os haga notar que, en los tiempos que corren, en los cuales los poderosos están empezando a mostrar más inclinación al abuso de lo que sería deseable, publicaciones así son muy necesarias. Tiene una particularidad, una parte explícitamente seria que recuerda a algunas secciones de Por favor. Así, en la página 30 hay una banda vertical que marca una frontera con frases como estas: "Fin de la zona salvaje", "Inicio de la zona real politik", "A partir de esta página, entra usted en la dimensión del cuarto joder" o "A partir de aquí, si se ríe es cosa suya". En el último número, en ese apartado hay artículos sobre Ignacio López del Hierro, la monarquía o Luis de Guindos.
   Echadle un vistazo, es interesante y graciosa. Espero que os guste.

martes, 8 de mayo de 2012

Algunos datos para la reflexión acerca de nuestros políticos

   Desde mucho antes de que se destapara la crisis, en España se viene observando que la casta política que nos dirige, en lugar de cumplir con su obligación y trabajar en favor de la sociedad que le concede su confianza para que gestione los asuntos públicos en beneficio de todos, lo que ha hecho ha sido servirse de ese poder que se le delegaba para usarlo en provecho propio, de sus afines y de los poderes económicos, con los que se ha aliado sin grandes dificultades. La penosa deriva de la casta política española la ha empujado a un alejamiento cada vez mayor de la ciudadanía, a una credibilidad por los suelos y a unos índices alarmantes de corrupción (ver datos). Otras consecuencias negativas han sido la cada vez mayor pérdida de confianza en el sistema y el que la crisis en España esté golpeando de forma particularmente aguda. El ensimismamiento de nuestros políticos es tal que puede llevarles a carencias de tacto tan monstruosas como anunciar el 9 de abril  unos recortes de 10.000 millones de euros en sanidad y educación y el 7 de mayo siguiente una inyección de la misma cantidad de dinero público a un banco de tan dudosa trayectoria como Bankia. Esto es tener la antena de la sensibilidad muy averiada, gravísimo pecado, y más, en una situación como la actual, porque es como decirle a la población que lo que se le quita en servicios por un lado se le da por otro a una entidad muy enfangada en las causas de la crisis actual. Para el ciudadano inocente, sacrificios, para la banca culpable, ayudas y beneficios (¿cuántos años ha estado la banca española presumiendo prepontente de pingües resultados?). Os dejo aquí una serie de enlaces con algunas de las atrocidades de nuestros dirigentes.
   Bankia: estos van a ser los receptores del último regalito:
   Bankia hoy:
   http://www.eleconomista.es/empresas-finanzas/noticias/3949305/05/12/Una-entidad-sistemica-con-elevado-riesgo-inmobiliario.html
   Caja Madrid (por supuesto, hay muchísimo más: quienes hace tiempo salimos huyendo de este penoso banco podríamos contar mil cosas acerca de su carácter "social"):
   http://www.publico.es/262995/caja-madrid-desata-la-enesima-batalla-entre-aguirre-y-gallardon
  
   http://www.elimparcial.es/contenido/56442.html
   Las cajas de ahorros funcionaron bien durante más de dos siglos, hasta que las invadió nuesta actual clase política:
   http://es.wikipedia.org/wiki/Historia_de_las_Cajas_de_Ahorro_espa%C3%B1olas
   Rodrigo Rato 1: http://www.biografiasyvidas.com/biografia/r/rato.htm
   Rodrigo Rato 2: http://www.diariocritico.com/general/180462
   Goirigolzarri, el sucesor: jubilación de tres millones de euros en el BBVA... y después, a Bankia:
   http://www.20minutos.es/noticia/1427774/0/goirigolzarri/sucesor-rato/presidente-bankia/
   Desmantelamiento de la sanidad pública para convertirla en negocio privado:
   http://www.cronicapopular.es/2012/04/las-sombras-de-la-privatizacion-de-hospitales-en-castilla-la-mancha/
   Ciudad de la Luz: Bruselas reclama a Valencia 265 millones:
   Los enjuagues de una de las comunidades más militantes contra los servicios públicos:
   http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/05/08/valencia/1336472240_202355.html
   El caprichito del AVE: 50.000 millones de euros.
   Supongo que habréis visto el espectáculo, ¿no? El alcalde de Barcelona descubre que el AVE es caro cuando Cataluña ya lo tiene y lo quiere Extremadura y el presidente extremeño le responde con aquello de si tens cullons : esperpento en estado puro a cargo de dos políticos de muy altas responsabilidades. Resulta cómico que ahora, después de haber dilapidado en alta velocidad lo que nadie para tener muchos más kilómetros que países muchísimo más grandes (y todo, por puro electoralismo), nuestros políticos descubran que esto era un despilfarro. Pues sí, lo era, y muchos creemos que ha tenido bastante que ver en el desastre al que hemos llegado. Aquí tenéis datos:
   AVE 1: http://www.nabarralde.com/es/munduan/4944-ave-la-ruina-del-estado
   AVE 2: http://www.sintetia.com/analisis/el-ave-una-verdad-realmente-incomoda
   AVE 3: http://www.sintetia.com/analisis/el-ave-una-verdad-realmente-incomoda
   Bien, por hoy no os mareo más, os dejo con estas gotitas de la responsabilidad de nuestra clase política en la actual crisis.

martes, 1 de mayo de 2012

Un país de 445.568 políticos

   445.568: ese es el número de políticos que tenemos en España, según un estudio elaborado para la Presidencia del Gobierno por tres asesores, lo que no deja de tener su lado sarcástico. Representa un 0'94% de la población, mientras que en Alemania es un 0'17%. Como tantas otras noticias que os transmite vuestro amigo el guachimán, esta no tiene desperdicio, así que os animo a pulsar el enlace, leer con atención, mirar bien la muy significativa tabla que incluye y sacar vuestras conclusiones.
   La verdad es que a veces me dan el trabajo hecho. Para hoy tenía pensado un dramático artículo que se iba a titular No es país para jóvenes, en el cual pensaba hacer una reflexión sobre ese 50'5% de menores de 25 años en paro, porcentaje en el que solo se nos aproxima Grecia (50'4%), lo cual debería alarmarnos. Este asunto da para poquísimas bromas ya desde los tiempos de la ficticia bonanza, en los que los menos dados a tirar cohetes veíamos que, aun con toda esa falsa prosperidad, la condición de joven era problemática, porque tenían muy amenazada esa independencia a la que todo ser humano aspira por demonios como la poca estabilidad laboral (el tiempo se ha encargado de demostrarnos ferozmente que así era), el canallesco precio de las viviendas y la funesta combinación entre los dos factores anteriores. Y ahora, mirad donde estamos: ese porcentaje del 50'5%, una juventud con un futuro negro que ve en la emigración su mayor esperanza, una reforma laboral que ya está dando sus primeros frutos podridos y unas administraciones cuyos inenarrables planes de ahorro, basados muy especialmente en el recorte de prestaciones sociales, tienen entre sus muchas consecuencias negativas la destrucción de empleo público, gran parte del cual beneficiaba a personas jóvenes, pues jóvenes son muchos de los interinos de la enseñanza o quienes ganan cualquier oposición, entre otros. Ya lo dije cuando enjuicié el pernicioso e inicuo ataque con que el Gobierno madrileño ha castigado este curso a la enseñanza pública: unos dirigentes que pretenden hacernos creer que el paro se combate cerrando el grifo de la contratación solo pueden ser o muy incompetentes o muy malvados: las estúpidas coartadas que han inventado para hacernos tragar estas pildoritas no se las creen ni sus más incondicionales. Y ya veis: tal y como pronostiqué allí, ese modelo aguirreño es el que ha cundido, así están los tiempos. Habrá que ver en los meses que vienen cómo salimos de este atolladero; naturalmente, la solución no podrá ser que unos se peguen la gran vida jugando al golf mientras a otros no los contratan ni de recogepelotas.
   Tenía algunas otras ideas, pero todas han sido barridas por esta noticia de hoy, porque va de manera muy directa al centro del problema, que no es otro que la clase política. Si habéis visitado el enlace, habréis visto datos tremendamente esclarecedores: esos 65.000 sindicalistas, esos 31.000 conseguidores de la patronal, esos 40.000 cargos de confianza, esos 131.000 políticos empleados en empresas públicas... ¿Para qué se necesitan? ¿A santo de qué los sindicalistas y los representantes de la patronal se pagan con fondos públicos? ¿Y los otros 171.000? ¿No apestan desde el Polo Norte a un PRI a la española, a ser los beneficiarios del reparto del pastel entre los afines políticos?
   Pero hay otras cifras quizás no tan gruesas, pero igualmente jugosas: 1.206 parlamentarios autonómicos (y no se da cuenta de presidentes y consejeros), el mayor inri de esa multiplicación de chollos y de buitres prescindibles hincándole el diente al dinero público que recibe el nombre de Estado de las Autonomías; 970 cargos de confianza en diputaciones (?); 940 políticos en embajadas autonómicas (!!!); 2.400 políticos en el INEM, que son sin duda los que deberían ir de cabeza al paro; 1.900 en entidades educativas, cifra que me hace pensar que la enseñanza, con estar muy mal, está mucho mejor de lo que podría estar; etc. etc. Y no perdamos de vista el hecho de que los sueldos de estas personas no deben de ser de miseria; de hecho, de algunos los conocemos muy bien.
   Concluyo: a un país como Alemania, que casi nos duplica en población y nos aventaja en muchas cosas importantes, lo triplicamos en número de políticos. ¿Alguien puede creer que tal sobreabundancia de políticos está ahí para resolver algo? Visto dónde estamos, parece claro que están ahí para pillar. Son los lacayos de los poderes económicos y se han constituido en casta explotadora de la riqueza nacional. No sobran médicos, profesores, administrativos, bomberos, jueces ni fiscales: sobran políticos, asesores y engendros como las comunidades autónomas o el Consejo de Estado. Esta casta que se ha adueñado del juguetito se ha convertido en un problema quizás insoluble; soy de los que están persuadidos de que un sistema sostenido en este estado de cosas es, sencillamente, inviable.