viernes, 27 de abril de 2012

El planeta de los padres

   Hace un par de días, me llegó a uno de mis correos, no entiendo muy bien cómo ni por qué, la publicidad de este proyecto:

   Si pincháis y accedéis a la página, podréis ver que se trata de una entidad que se dedica a dar cursos en línea por el módico precio de 100 euros, en los cuales se enseña a los padres a ser padres. Puesto que cada curso está dirigido a una banda de edad de un año (entre 1 y 15), el negocio no parece mal pensado. Detrás de él están la editorial Planeta y una hasta ahora para mí desconocida fundación Universidad de Padres. El responsable de todo parece ser José Antonio Marina, a quien podéis ver en este vídeo promocional que tiene también enlace en la misma página. Parece que el estilo Punset se va imponiendo, un indicativo más de que en el mundo actual la venta de humo es rentable.
   Vais a decir, lo sé, que soy un antiguo, pero este vídeo me parece una ñoñería. Viene además con unas explicaciones con iconos que parecen pensadas para idiotas, cosa que no extraña en un proyecto que parte de la base de que a las personas hay que enseñarles en melifluos cursillos algo que por definición solo pueden aprender por sí mismas con el trato, el compromiso y la atención diarias: a educar a sus hijos. También se hace patente que la superficialidad e infantilismo del power point empiezan a dejar huella, pero a ver quién es el bonito que les encuentra pegas a las sacrosantas nuevas tecnologías.
   Como educador, me echo las manos a la cabeza cada vez que tropiezo con una de estas mistificaciones en las que el sentido comercial de la modernidad convierte en negocio hábilmente maquillado un producto pseudoeducativo; y parecen no tener límite, porque ya han convertido incluso a los padres en material educable: cualquier cosa antes que afrontar eso que se llama responsabilidad, muy posmoderno. Finalizo con un enlace a un videoclip que en la misma página se presenta como entrañable e ideal para compartir entre padres e hijos, para que entendáis mejor a qué me refiero cuando utilizo expresiones como "melifluo", "pseudoeducativo" o "pensado para idiotas". No entiendo, además a qué lumbrera se le ha ocurrido seleccionar como educativo un vídeo en el que se hacen las estúpidas imprudencias al volante que se permiten el conductor del descapotable y el "entrañable" peluche que le acompaña. Una última pregunta: ¿cuánto tardará el proyecto Superpadres en intentar meter el cucharón en los centros escolares? Sobre todo, en Madrid, naturalmente.




miércoles, 25 de abril de 2012

Ni Yulan

   A través de Amnistía Internacional, me llega esta petición de firma en favor de Ni Yulan, una activista china cuya historia en defensa de los derechos civiles ha acabado llevándola a una silla de ruedas, a causa de los maltratos infligidos por las autoridades de su país. Su marido, Dong Yiqin, también ha sufrido persecución, encarcelamientos y maltratos, lo que le ha dejado además secuelas en su estado de salud. 
   En inglés, existe este artículo sobre Ni Yulan en Wikipedia, donde podemos enterarnos de otros datos, como que esta activista fue galardonada en 2011 con el premio holandés Human rigths defenders tulip o que parte de su lucha fue en favor de las personas cuyas viviendas demolió el gobierno chino en 2001 para levantar en sus arrasados solares las instalaciones olímpicas de 2008.

¿Os acordáis de aquel nido tan mono?
 


   Bueno, pues parece ser que está construido sobre un buen montón de sufrimientos.

martes, 24 de abril de 2012

El Índice Cafelín

   Unos días después de que el señor Beteta nos pusiera a los trabajadores un serio veto a los cafelitos, salió don José Ignacio Echániz, consejero de Salud de Castilla - La Mancha, señalando que el copago de medicamentos les va a suponer a los pensionistas, como mucho, ocho euros al mes, o sea, el equivalente a cuatro cafés. ¡Qué obsesión con el café! Parece que los tecnócratas del PP se han puesto creativos y, lo mismo que los economistas hablan del Big Mac Index, ellos van a universalizar el Índice Cafelín, o Small Coffee Index (seguro que acabarán llamándole así, como corresponde en un país tan fashion  y bilingüe como se nos está poniendo España), con el cual se podrá medir con absoluta precisión el nivel de ruina que alcance cada ciudadano, y así, podremos oír frases del tipo: "Venancio está en la miseria, tiene un Small Coffee Index de -194".
   Aunque está claro que no todo el mundo va a tener unos parámetros como los de este Venancio, miren si no  a don Jesús Moreno, el nuevo alcalde de mi pueblo, Tres Cantos, que se estrenó en el cargo subiéndose el sueldo 17.344'44 euros, es decir, aplicando las equivalencias del señor Echániz, se ha mejorado a sí mismo en un Small Coffe Index de +8.672'22, no está nada mal, y más, si se tiene en cuenta que se pone en un sueldo de 71.000 euros anuales y ha premiado/acallado a todos los demás concejales con unas sustanciosas subidas, otros más que estarán contentísimos con su Small Coffe Index, leed la noticia, que es una buena muestra del cachondeo en que se ha convertido este país y no tiene desperdicio, y más, en Tres Cantos, donde este asunto ya trae bastante cola, aunque es verdad que no difiere mucho de muchos otros municipios ni de la horda de privilegiados de nuestras superestructuras político-económicas: ¿a quién no le gustaría disfrutar de los índices cafelín de quienes aparecen en todos estos enlaces?
   Pues no, queridos míos: esos índices Cafelín están reservados solo para los que mandan; a los demás, ya nos lo dejó muy claro el señor Beteta: recortes, paro, bajadas de sueldo, privaciones...: de cafelitos, nada.
   ¿Quién puede tragarse la pildorita de que hay que sacrificarse cuando vemos que los que más ganan y los que además nos han llevado al desastre siguen mejorando día tras día sus ya rollizos índices Cafelín?

sábado, 21 de abril de 2012

El día de mañana

   ¡Por fin! Son las 14:31 y oigo en Radio Nacional que se acaba de conceder el Premio de la Crítica de 2012 (para obras editadas en 2011) a El día de mañana, novela escrita por Ignacio Martínez de Pisón y publicada por Seix Barral. ¡Por fin un premio concedido a un libro de auténtico mérito! La novela cuenta la historia de un tal Justo Gil, peculiar personaje cuyas andanzas entre más o menos mediados de los cincuenta y los primeros años de la democracia nos sirven, entre otras cosas, para contemplar cómo eran en aquella época ciertos ambientes sociales. Pero no es, ni mucho menos, solo esto, es bastante más, tiene mucho de indagación acerca las vías que somos capaces de adoptar los seres humanos para sobrevivir. Aparte de contar una interesante historia, formal y estructuralmente está también muy lograda, así que os recomiendo su lectura. Felicidades para Martínez de Pisón.     

martes, 17 de abril de 2012

Demoler la educación

   Llevábamos una semana con informaciones y conjeturas diversas acerca de cómo iba a afectar a la educación el último recorte anunciado por el Gobierno, el de los 10.000 últimos millones, pero hoy el ministro Wert nos ha resuelto bastantes dudas. Lo que está haciendo el PP, aprovechando que la crisis pasa por España, es un ataque salvaje a derechos y prestaciones inexcusables en un país que se llame democrático y avanzado, no estará de más que se repita las veces que haga falta, como tampoco recordar que lo que ha ocurrido este año en la enseñanza madrileña era el peligrosísimo e inicuo experimento previo, como señalé en mi artículo titulado Por supuesto que es una huelga política, que en la página Deseducativos se tituló Arde Madrid. Al paso que vamos, y con la candela que nos están metiendo estos señoritos cortijeros del PP, va a acabar ardiendo toda España, pero vayamos con las políticas concretas del señor Wert, de las cuales me centraré, por no extenderme demasiado, en las cuatro que considero que van a resultar más catastróficas en los institutos.
   1.- Aumentar el límite legal de alumnos por aula. Esta medida, por sí sola, indica que el responsable (?) político que la respalda con su firma debería estar haciendo cualquier cosa que no tuviera nada que ver con la educación, por su pernicioso desconocimiento del tema. Representa que en secundaria se podrá llegar a los 36 alumnos por clase, mientras que en Bachillerato se podrán poner en los 42. Dice que se podrá, sí, pero, tal y como están funcionando hoy las consejerías de (ejem) educación, me viene a la cabeza aque famosísimo verso de Garcilaso: pudiendo, ¿qué hará sino hacello? Esta propuesta, a la que aplicando la sinceridad y el realismo -enfoques arrumbados en educación y que convendría restaurar- deberíamos llamar cosas como majadería, canallada, agresión o locura, supone retrotraernos treinta años y, dadas ciertas condiciones de falta de disciplina que hay hoy y no había entonces, sencillamente hundir la posibilidad de dar clase en muchísimas aulas, por no hablar de los inconvenientes meramente didácticos que la masificación lleva implícitos. Termino señalando que, para mayor aberración, últimamente, en los medios se está sembrando esta mentira: que, según los expertos, el número de alumnos no influye en la calidad de la enseñanza. Me gustaría saber quiénes son esos "expertos" y verlos a ellos y a ciertos esbirros de la política bandearse no ya con 40, sino con 20 alumnos de ESO, y de los no conflictivos. Ya si fueran conflictivos... El problema de España es que hay demasiado embustero, demasiado inepto y demasiado canalla manejando hilos.  
   2.- No cubrir las bajas del profesorado de menos de dos semanas. ¿Qué consecuencias prácticas tendrá esto? Os lo va a decir alguien que lleva muchos años en centros educativos de todo tipo: que podrá darse el caso, por ejemplo, de que un profesor esté enfermo diez días y entonces, sencillamente, sus alumnos se perderán esa asignatura durante ese tiempo, así de sencillo. No obstante, no nos preocupemos, porque lo que está en marcha es el plan de no pagar al profesor las bajas por ese perido, con el fin de que se asista al centro aunque sea echando los higados. El sentido de la justicia de estos señores no tiene nada que envidiarle al del negrero más pertinaz.
   3.- Imponer un aumento de las horas lectivas. Las horas lectivas son un núcleo de trabajo muy particular. Primero, porque producen un gran desgaste, más aún -insisto- en las peculiares condiciones que tiene en la actualidad el dar clase, tarea en general mucho más exigente que jugar al golf o pontificar en las tertulias radiofónicas. Segundo, porque cada hora lectiva añade un plus de trabajo asociado en las no lectivas, con lo que poner demasiadas puede llevarnos a, una de dos, o pasarnos en horas de trabajo totales (obligarnos a ello sería simplemente un abuso), o preparar menos actividades y/o de menos calidad que las que prepararíamos con un número de horas equilibrado, lo cual repercutiría en una peor prestación del servicio. Este curso nos estamos resistiendo a hacerlo quienes ya hemos recibido nuestra ración de horas de más, pero acabaremos haciéndolo más tarde o más temprano -como, por cierto, hacen en la privada-, tampoco somos mártires.
  4.- Congelar o reducir los complementos salariales. Esta medida no es que vaya a traer catástrofe ninguna a los institutos, pero es tan inadmisible, por lo injusta y por lo reiterada, que creo que el colectivo docente debería recibirla con una contundente negativa. Hay que recordar que los funcionarios llevamos años (gran parte de ellos, coincidentes con épocas de desbocada bonanza) con los sueldos congelados o semicongelados; que en sitios como Madrid se nos han hecho perrerías como subirnos las horas necesarias para cobrar los sexenios; que hemos sufrido la rebaja general de sueldos de Zapatero y algunos recortes posteriores en las pagas extraordinarias...: en pocas palabras: que a los profesores ya se nos ha machacado mucho en nuestras percepciones, mientras otros se forraban con ganancias abusivas, defraudaban al fisco o, simplemente, robaban. Esto es inadmisible.
   Creo, en conclusión, que no se puede machacar más a la enseñanza y a los enseñantes. Estos señores del PP llevan años en su tarea de demolición de la enseñanza pública caiga quien caiga (acabo de leer una nota de prensa de CCOO que afirma que esto va a representar la pérdida de ¡100.000 puestos de trabajo!), con el indigno propósito de favorecer al negocio particular de la privada a costa de lo que es de todos. Indigno e ilegítimo. ¿No sería ya hora de que los sindicatos les preparasen una huelga que se llevase por delante a unos gobernantes que, en pocos meses, han demostrado que solo saben gobernar contra la ciudadanía? ¿No sería ya hora de que el colectivo perdiese el miedo pánico que les tiene a los descuentos? Pensemos una cosa: los funcionarios en general y los profesores en particular hace mucho ya que nos hubiéramos debido plantar muy en serio; si lo hubiésemos hecho en su momento, tal vez los descuentos que nos habrían asestado habrían sido a la postre de menor cuantía que lo que hemos ido perdiendo en esta sangría constante. Luego hay otra cuestión: esto ya va pasando de ser un asunto de dinero a ser un asunto de dignidad: nos estamos dejando arrear como peleles y ya se sabe que el que se traga las bofetadas una y otra y otra y otra y otra más sin rechistar se acaba convirtiendo en el payaso de las bofetadas. 
  

¿Por qué no se jubilan los monarcas?

            El hecho ocurrió hace ya bastantes años –todavía en el DNI figuraba la profesión- y por eso lo recuerdo de manera un tanto nebulosa. Alguien preguntó, quizás al propio Juan Carlos I, cuál era la profesión que constaba en su DNI y la respuesta fue: funcionario. No sé si el Rey tendrá la fortuna de contarse entre tan privilegiado colectivo, pero lo que nadie puede negar es que le une con él la condición de servidor del estado. Siendo así, ¿por qué no tiene una edad de jubilación, como todo aquel que realiza un trabajo?
            Esta pregunta me la he hecho muchas veces acerca de los monarcas, pensando sobre todo en el caso del príncipe Carlos de Inglaterra, quien tiene en la actualidad 63 años y está llamado a suceder a una reina, su madre, que el próximo sábado cumplirá 86. No parece descabellado pensar que quizás Carlos de Inglaterra acabe subiendo al trono a una edad a la que casi todos los mortales se habrían jubilado haría bastante y sucediendo a una nonagenaria. En un mundo occidental que en su día vio con ojos críticos y hasta burlones la gerontocracia soviética y sigue haciéndolo con la China, esto no parece muy lógico.
            En el caso de España, tenemos un rey de 74 años y un príncipe heredero que está ya en los 44: ¿quién se encuentra en mejores condiciones para ejercer la jefatura del estado? No sería ninguna insensatez que las leyes, previendo algo tan natural como la caducidad humana, marcasen una edad de jubilación para los reyes.

domingo, 15 de abril de 2012

Hesperetusa / Liebster

   ¿Sabéis quién es Hesperetusa? Es una de las tres ninfas que componían el grupo de las Hespérides, pero también ha elegido este nombre una amiga mía que tiene un blog que se llama El bosque de la larga espera, del que tenéis enlace en la columna de la derecha y que ha recibido recientemente el premio Liebster Blog, cuyo emblema es este:
                                                                              
   Este premio tiene el propósito de rendir reconocimiento a blogs pequeños y poco conocidos. Quienes lo reciben están obligados a hacer lo siguiente:
    1.- Copiar y pegar el premio en el blog enlazándolo con el blogger que te lo ha otorgado.
   2.- Premiar a tus 5 blogs favoritos con la condición de que tengan menos de 200 seguidores y dejarles un comentario en sus entradas para notificarles que han ganado el premio.
   3.- Confiar en que continúen la cadena premiando a su vez a sus 5 blogs preferidos.
   Resulta que mi amiga Hesperetusa ha incluido a la garita de este humilde guachimán entre sus cinco blogs favoritos, aun sabiendo que, como buen funcionario, me paso el día leyendo el periódico y tomando cafelitos (llevo 292 en lo que va de semana), censurables hábitos que ya me ha afeado el ministro Beteta. Muchas gracias por acordarte de este réprobo, Hesperetusa, y te felicito con toda sinceridad por tu blog, en el que cuentas cosas muy interesantes y que está muy bien escrito. 
   Como la iniciativa de mi amiga representa que debo recomendar cinco blogs, he sacado de entre mis favoritos a los cinco que voy a relacionar a continuación. Ya sé que os estaréis preguntando cómo los he seleccionado, así que os lo voy a decir: he llamado a sus creadores y he cogido a los que me han pagado más, ¿qué otra cosa os esperabais, es que aún no sabéis que los funcionarios somos una gavilla de peseteros corruptos, muy particularmente, los profesores madrileños, que nos estamos forrando con el negocio de las camisetas verdes? Este chanchullo apestoso lo destapó, como algunos sabréis, Esperanza Aguirre, y he de deciros, mal que me pese, que, en un país azotado por problemas como la ingesta de cafelitos y la lectura del periódico por parte de los trabajadores, o las redes profesorales de venta de camisetas verdes, es una gran suerte para los ciudadanos de bien tener dirigentes de la talla inmensa del señor Beteta y doña Esperanza, que demuestran el coraje, la visión política y la sabiduría de dedicar sus desvelos a combatir semejantes lacras, ¡deles Dios un galardón a la altura de sus méritos!  Bien, que me salgo del tema, aquí van los blogs:
   1.-  El ballet de las palabras. El blog cultural. Mi amiga Patry nos informa de muchas cosas, desde mitos de diversas religiones hasta la ultimísima actualidad literaria, y además nos ofrece un montón de frases célebres.
   2.- El bisturí. Con tal aguda herramienta, Paco penetra en la actualidad, especialmente, política.
   3.- Discursiones. Pepe también se asoma a la realidad. Muy buenos artículos sobre comunicación, libros y películas. Algún día nos revelará de dónde saca tiempo para leer tanto libro y ver tanta peli.
   4.- Medicina y melodía. El autor de este también se llama Pepe. El blog trata de muchas cosas, pero, en especial, de las que le dan nombre, de las que Pepe sabe mucho.
   5.- AB Música y más. Música, poesía y mitología en el excelente y entretenido blog de Lola.
              Hacedles una visita y disfrutadlos, seguro que os gustan.

sábado, 14 de abril de 2012

Despido gratuito

Vean ustedes la última publicidad institucional:
                                                    Despido gratuito

                                                Directrices europeas

viernes, 13 de abril de 2012

Otro listillo que va de genio a costa de los funcionarios

   Parece ser que, no contentos con haber llevado al país a la ruina con su corrupción, su ineptitud, su despotismo y su servilismo ante los poderes económicos, nuestros políticos no pueden dejar pasar una sola ocasión para descalificar a los colectivos ciudadanos a los que deberían servir, pero están machacando. Particular ensañamiento han mostrado contra los funcionarios, con memorables actuaciones de De la VegaZapatero, Aguirre o Pepiño, entre otros. Uno, viendo sobre todo las cosas que dijeron Aguirre o De la Vega, se queda perplejo ante dirigentes políticos que la emprenden contra los funcionarios, que son, a fin de cuentas, sus subordinados: así se hace la política y así son los políticos en este país, pura inconsistencia. Los funcionarios, además, somos un numerosísimo colectivo sobre cuyas espaldas recaen muchos y muy importantes servicios a la comunidad. Bueno, pues da la impresión de que estas cosillas no importan demasiado a tales  endiosados. El último que se ha arrancado con unas declaraciones desafortunadas ha sido Antonio Beteta, Secretario de Estado de Administración Pública, con la tontería esa de que los trabajadores (o los funcionarios, según otras fuentes) deben olvidarse del cafelito y el periódico.  En los tiempos que corren, hay que medir las palabras al milímetro, porque cualquier gracieta inadecuada de los gobernantes, como tienen mucho eco, puede producir consecuencias muy penosas: no nos ha hecho ningún favor el señor Beteta con este chistecito que asocia la figura del funcionario con la del holgazán que se dedica a tomar cafelitos y leer el periódico en lugar de trabajar: los funcionarios no nos merecemos que salga otro gobernante ocurrente a descalificarnos, ya se nos ha hecho bastante daño con eso. Incluso cuando uno es nada menos que un ministro, entre decir estupideces o callarse, debe optar siempre por lo segundo.
   Por lo demás, está muy bien eso del cafelito y el periódico, si el trabajador, sea o no funcionario, los toma en esos momentos de descanso a que tiene derecho. Los trabajadores, en la inmensa mayoría, nos hemos enterado ya de que hay que arrimar el hombro, lo sabemos desde siempre y lo hacemos con o sin crisis, ¿se habrá enterado el señor Beteta? El problema parece ser otro que ya he mencionado: los derechos, que son una cosa que a la derecha explotadora le molesta mucho... en los demás. El derecho al trabajo, el derecho a un sueldo digno, el derecho al descanso, el derecho a la sindicación, el derecho a la negociación, el derecho a la huelga, el derecho a la protesta, el derecho a las propias ideas, el derecho a decir no, el derecho a la manifestación, el derecho a la libre circulación, el derecho a una sanidad digna, el derecho a la educación...: todos estos derechos, que son los elementales del tan cacareado Estado de Derecho, los he visto en los últimos meses conculcados, atacados o puestos en duda muchas veces, demasiadas para una democracia. Hoy, sencillamente, le tocaba recibir la andanada al derecho a descansar, esperemos que no la tomen un buen día con el derecho a respirar o a una vida digna. Lo he oído y lo he dicho muchas veces yo mismo: so capa de luchar contra la crisis, los sectores más oscuros de la política y la economía están lanzando una furiosa ofensiva contra los derechos, de los que solo están dispuestos a respetar tres: el derecho a tener miedo, el derecho a callarse y el derecho a someterse. Molan más los otros, la verdad, así que intentemos defenderlos.

jueves, 12 de abril de 2012

Bilingüismo escolar: un damnificado de carne y hueso

   La historia que voy a contar voy a transmitírosla sin dar nombres concretos, con lo que va a quedar como el típico y nebuloso "me contó un amigo que tenía un familiar que conocía a alguien que...", soy consciente de ello, pero de ningún modo puedo permitirme el traer aquí identidades de nadie; si os sirve de algo, os diré que, aunque esté envuelto en esta imprecisión, el caso es bien real, baste esto para quien crea en mi palabra y, para quien no, siento no poder ir más lejos. El asunto es el siguiente: hablaba ayer con una persona de mi familia que tiene unos amigos con un hijo de nueve años escolarizado en un colegio público bilingüe, opción que en el barrio donde viven es prácticamente la única. Se da la circunstancia de que, por una serie de razones, a este niño se le están atragantando los estudios por culpa del inglés, que le pesa como una losa y le hace llevar a casa los suspensos de siete en siete y de ocho en ocho. Hasta hace poco, había recibido su educación como no me cansaré de repetir que es lo lógico en una persona de esa edad, o sea, en su lengua materna, que es la que se habla en su familia y en la calle, y que en su caso resulta ser una despreciable jerigonza en retroceso hablada por 400.000.000 de almas y que recibe el nombre de español, y mientras estuvo así le fue bien, pero... Pero un buen día le tocó tropezar con la lamentable, perniciosa e irresponsable chapuza del bilingüismo por narices y en momento inadecuado que padecemos en Madrid y ahí se hundió el pobre niño. En conclusión: un niño real, de carne y hueso, condenado no solo al suspenso sino también a ver estancada su formación en un momento crucial porque a unos políticos ineptos, ambiciosos e ignorantes se les ha ocurrido adornar su currículum con la medalla del Bilingüismo En La Escuela, que brilla con los mismos fulgores de las chapas de hojalata que llevaban los chorizos de antaño: unos fulgores falsos, a la par que demagógicos y dañinos para los más débiles y los supuestos destinatarios del servicio educativo: los alumnos.
   Me consta que en Madrid muchos niños están sufriendo el mismo problema que este; me consta que en Madrid muchos niños están recibiendo malamente -ni en inglés, ni en español, ni de - caudales importantes de su formación en un supuesto programa bilingüe; me consta que en Madrid muchos niños están remontando el bilingüismo con arduos esfuerzos de salmones río arriba a base de empollarse en casa la lección primero en francés o inglés y luego en su aún no plenamente adquirida lengua materna; me consta que en otros casos ese esfuerzo alcanza también a los padres; me consta que muchos centros se acogen al programa bilingüe bajo la esperanza tan falsa como inicua de seleccionar así al alumnado; me consta que muchos otros, al contrario, se acogen por miedo a convertirse en centros marginales, miedo que está siendo alentado por la Administración con la diligente complicidad de los equipos directivos y los consejos escolares; me consta que, aun así, los resultados del bilingüismo están siendo bastante insatisfactorios; me consta que la mejora en idiomas podría obtenerse igual o mejor si la Administración apoyase de verdad la exigencia y la excelencia, en lugar de fomentar el aprobado fácil, aberrante mal que trajo la LOGSE y del que ningún gobernante, sea del signo político que sea, se quiere desprender, vendidos como están todos al espejismo del falseamiento de los resultados, a pesar de las probadas nefastas consecuencias que esto está teniendo...
   Todo esto me consta a mí y nos consta a muchos, incluso, yo creo, a los dirigentes que están vendiendo esa estafa del bilingüismo, como nos consta a todos lo absurdo y ridículo de postergar, en la propia España, una lengua tan rica e importante como el español en etapas esenciales de la formación de nuestros niños y adolescentes. Y esto, ¿para qué? Para que cuatro demagogos se sientan más fashion y crean que con ello van a ganar más votos: un precio demasiado alto para tan miserable mercancía.    

martes, 10 de abril de 2012

¿Y si lo intentaran por el lado lírico?

   De todos es sabido que los sindicatos CCOO y UGT llevan ya enviadas tres cartas a don Mariano Rajoy llamándole a una estrategia conjunta y dialogada para afrontar la crisis, pero el presidente del Gobierno ni siquiera se ha molestado en responderles. Eso de afrontar la crisis desde posturas pactadas entre todos se lo he oído decir a mucha gente, sin ir más lejos, hoy lo ha dicho Rosa Díez, así que a lo mejor no es tan descabellado. De todos modos, ante los reiterados fracasos de los sindicatos, se me ocurre una sugerencia: ¿por qué no lo intentan por el lado lírico? Por si se deciden a hacerme caso, aquí les dejo un vídeo con Escríbeme, una vieja canción -de los años 50- que por fuerza tendrá que enternecer el corazón del señor Rajoy:

10.000 milloncejos más con cargo a la sanidad y la educación

   Como ya lo habréis visto en muchos medios, no añado nada más: el Gobierno ha anunciado otro recorte que afectará a la sanidad y la educación. Sigue sin haber noticias de perseguir el fraude fiscal o de meter mano en la economía sumergida o la tributación privilegiada de los más ricos. Esto hay que pararlo, y os informo de que, para el próximo domingo 15 de abril, ya hay unas manifestaciones convocadas. La cosa se quiere extender por todo el país. En Madrid será a las 18:00 horas, desde la plaza de la Beata María Ana de Jesús hasta Neptuno. Allá nos veremos.

domingo, 8 de abril de 2012

Andalucía tuvo que ser

   ¿Se ha puesto en marcha una medida en la enseñanza que es un nuevo no va más del vanguardismo? No le quepa a usted la menor duda de que tal evento habrá tenido lugar en Andalucía. En esta ocasión se trata de la equiparación entre la religión protestante y la católica en la oferta educativa de los centros sostenidos con fondos públicos.
   Como ya he manifestado en varios artículos, especialmente en Ciencia, convivencia y creencia, que hasta parece que ha resultado profético, la religión no debería ser una asignatura en el sistema educativo de un país aconfesional, ya que pertenece al ámbito de las creencias particulares, además de otras razones que podréis ver en el artículo citado.  Entre esas razones está el caos de ofertas religiosas en que pueden acabar convirtiéndose los centros si un día nos dedicamos a dar catolicismo, protestantismo, judaísmo, budismo, islam, animismo... ¿Por qué no? A los centros educativos españoles de hoy podrían acudir personas de todas esas creencias, recalco: creencias. Los colegios e institututos solo deberían ser templos del saber y la cultura; para las religiones, cada una tiene ya los suyos propios, es ahí donde deben hacer el proselitismo, la evangelización o como le quieran llamar. ¿Qué día empezarán nuestros políticos a tomarse la educación en serio? Me temo que no está cercano, a juzgar por cómo se empeñan en apalearla cada día más.  

martes, 3 de abril de 2012

Madrid cultura/economía

   Veo hoy en "El País" la carta de una lectora que denuncia que la Comunidad Autónoma de Madrid va a financiar excursiones taurinas a 12.000 alumnos de 3º y 4º de ESO, que deberán asistir obligatoriamente a tal actividad. Diré con sinceridad que no tengo ideas antitaurinas, pero me parece un auténtico despropósito que desde una consejería de de educación, de cultura o de lo que sea en este caso se programen actividades de carácter obligatorio (esa obligatoriedad tendría que decidirla el centro dentro de sus programación, que lo haga la consejería es entrar como un elefante en una cacharrería en la vida del instituto) y que encima sean para un espectáculo tan polémico. Esto, claro, por no hablar de cómo despilfarra el gobierno madrileño el dinero de todos en actividades más bien prescindibles, cuando aún estamos padeciendo las consecuencias de sus irresponsables recortes en educación. Esto solo tiene dos nombres: ligereza e incompetencia.
   Por otra parte, el Gobierno de Madrid continúa empeñado y entusiasmado con la idea de embutir en la comunidad el hipersalón de juegos de Sheldon Adelson, presentándolo como el gran proyecto económico que nos va a librar de todos los males, pero no dando quizás la importancia que tienen a las exigencias fiscales y laborales del magnate (que ya os he comentado en alguna otra ocasión y que podéis ver en el enlace) ni al hecho de que esto lo que nos trae es, en definitiva, 3 campos de golf, 6 casinos, 1.065 mesas de juego y 18.000 máquinas sacapasta: ¿esa es la opción económica por la que apuesta (nunca mejor dicho) el Gobierno de Aguirre? ¿Hoteles, golf, juego, construcción y laxitud con las leyes laborales? ¿Quién se va a enriquecer de verdad sobre estos fundamentos? ¿No es esto una repetición, corregida y aumentada, del modelo económico que nos ha traído a la terrible crisis en que aún estamos? ¿Vamos a estancarnos eternamente en un sistema cuya única ventaja será que se forren los vivales, mientras nuestros jóvenes universitarios están largándose de España o limpiando escaleras?
   Pan y circo en lo cultural y el viaje a ninguna parte del que aún no hemos salido en lo económico, este parece ser el proyecto político por el que se gobierna Madrid. Y mientras tanto, ¿qué está pasando con Ignacio González? Inquieta que de todo un vicepresidente lo único que se oiga tenga que ver con áticos de lujo sorprendentemente baratos.