miércoles, 29 de abril de 2015

Reconocimiento a Abel Martínez Oliva

   A través de Change.org, me llega una propuesta para participar en la petición de un reconocimiento público a la persona de Abel Martínez Oliva, el profesor que fue asesinado el  pasado día 20 de abril en el I. .E. S. "Joan Fuster" de Barcelona. Yo ya he firmado.  Dejo este enlace para los que también queráis hacerlo:

domingo, 26 de abril de 2015

Naturaleza viva con sombrero hongo

   Hace ya algún tiempo, empecé a recibir en este blog comentarios firmados con el nombre de Molina de Tirso. Como siempre que aparece algún nuevo comentarista en esta garita, busqué quién podía estar detrás de ese nombre y llegué a La azotea de Molina, un blog dedicado a asuntos como la creación literaria, la crítica de libros y películas o el análisis político, del cual leí algunos artículos, que me parecieron muy bien escritos. Su autora era Joaquina F. Montuenga, de quien posteriormente supe que participa en algunos blogs de carácter colectivo y tiene además otro particular titulado Orlandiana, en el que hace reseñas de libros también muy bien escritas y con un  enfoque muy personal, libre y perspicaz. Pasados algunos meses, entablé amistad personal con Joaquina y descubrí que su afición por la literatura va más allá de la crítica en internet y otros medios, ya que ha sido profesora de talleres literarios, participa en revistas y actividades de carácter cultural y es autora de una novela titulada Algo queda de ti (en colaboración con Rosa Montesa) y una colección de relatos titulada Lo que no duerme.
   Tiene además un poemario titulado Naturaleza viva con sombrero hongo, el cual os presento en este artículo. Su punto de partida fue un hecho dramático, el fallecimiento, a edad muy temprana, de su hermana Maite, que produjo en la autora un intenso sentimiento de dolor. Su estado de ánimo se refleja a lo largo del libro, que se divide en tres partes. 
   La primera de ellas se titula Camino de aire y materializa la resistencia a aceptar la pérdida, como se aprecia en el comienzo del poema "Transcurre, de continuo, el abandono":
                                                    No voy a apartarme ahora,
                                                 nunca esperaré a que te desvanezcas como vapor de llanto
                                                 cuando te tengo sujeta en el abrazo,
                                                 hermana, desplomado el rostro, la melena
                                                 completa derramándose. El alivio.
                                                 Yerta la piel, la carne de mi sangre.
                                                 Una malva en tus labios florece la ceniza.
   O en estos versos que selecciono del titulado "El regreso posible":
                                                     Si quieres navegar de nuevo por estas latitudes
                                                 da la espalda a la lámpara que llevas en la mano.
                                                 Acaricia las hojas de las acacias mustias
                                                 que siguen esperando al borde de la acera
                                                 a que, un día, llueva melancolía la nube.
                                                 [...]
                                                    Si quieres te sujeto la mano
                                                y das el salto. No ha dejado de haber
                                                luciérnagas y grillos.
                                                No se ha roto el misterio
                                                de lo que no se entiende. Espero todavía que el teléfono suene
                                                y tú silbes palabras entrecortadas, quejas.
                                                Los niños siguen siendo mejores que nosotros,
                                                los caminos de aire llegan a cualquier sitio
                                                menos a ti, parece.
                                                Sigue amaneciendo todas las madrugadas.
                                                A pesar de nosotros. Pues a veces diría
                                                que nos ha amordazado con su manto la noche.
                                               Continúa, como digo, la vida igual que siempre.
                                               Y maite en vasco, aún,
                                               quiere decir amada.
   La segunda parte se titula Vasos comunicándose y sus poemas resultan más universales, abstractos y pesimistas, como puede verse en este fragmento del titulado "Endosfera":
                                               Van sucediéndose las estaciones
                                               del año, del metro, de nuestro vía crucis.
                                               En cada gota el día se refleja, refulge. 
                                               Flor de fulgores.
                                               Esencia que genera conchas de tortuga.
                                               Un campo de arroz reposando bajo el amanecer de
                                                                   madera labrada.
                                              Plata visceral, cuna de la carne.
                                              Vértigo abismado en las tormentas.
   O en estos otros, con los que comienza "El siglo acaba ya, y sin embargo...":
                                             Sueño interminable.
                                             En la luz lechosa del amanecer empapado de lluvia, 
                                             impregnado de smog.
                                             Esqueletos tendidos a secar a la luna.
   Para culminar en el último poema del apartado, que también lleva el título de "Vasos comunicándose":
                                            Asomarse al último punto de la tierra.
                                            Un mar bravío espumea abajo.
                                            Tanto podría ser féretro como lecho acogedor: un vaso.
                                            Sabido es que los vasos que así se comunican con otros
                                            océanos terrestres
                                            se igualan en altura y contenido.
                                            Lleno está este de guerra.
                                            Plagas. Dolor.
                                            ¿Qué contendrá el que ve este hombre ahora?
                                            Sí, aquel que se acobarda con el viento.
                                            Hace días que está observando el líquido.
                                            Ese turbio, oscilante licor
                                            que se derrama.
   El título de la tercera parte, Concierto en mí, es indicativo de que la autora se desplaza hacia un terreno más intimista, recalcado por el dominio de la primera persona gramatical. He aquí el primero de sus poemas, "Consagración":
                                            Los envarados gestos de aquella ceremonia
                                            anuncian crueldades con cirios encendidos
                                            para alumbrar la hoguera en donde consumirme.
                                            Inútil sacrificio a los dioses ausentes.
                                            Pero he venido y llego como la novia cándida
                                            sin vanidad, prendida cada perla a mi frente,
                                            tan expectante aún, tan entera, entregada,
                                            alargando mis manos a rostros como sombras
                                            que flotan y se esconden, que se saben perdidos
                                            al presentirse otros entre el vapor de incienso.
                                            No recojo efusiones ni les arrojo rosas, 
                                            los contemplo tan solo: cómo arrojan su cinta
                                            al fondo del subsuelo, al reino de lo oscuro
                                            destemplando sus voces  con acordes de himno.
                                            Un coro de gemidos como jaculatorias.
                                            El olor a ceniza. Prosperaban las llamas.
                                            Y me elevaba digna hacia la sacra bóveda
                                            en forma de humo, brasa, poderosa pavesa.
   Naturalmente, cada uno podrá ver en la poesía de Joaquina unas virtudes u otras; para hacerlo posible, siempre prefiero, al hablar de poemarios, inclinarme sobre todo a la reproducción de los poemas. Por lo que a mí respecta, destacaría entre ellas la brillantez de las imágenes, la sonoridad, el dominio del ritmo -que se ve muy favorecido por la acertada distribución de las pausas y el magistral uso de los encabalgamientos- y la contención en la presentación de los sentimientos, a pesar de ser estos muy intensos.

miércoles, 22 de abril de 2015

El auténtico héroe

   A estas horas se sigue hablando mucho, como es absolutamente lógico, del trágico incidente ocurrido anteayer en el I.E.S. "Joan Fuster" de Barcelona, en el que un chico de trece años que iba armado de una ballesta y un machete mató a un profesor de ese instituto, el cual había salido a ayudar a otras personas a las que su asesino estaba atacando. Ese profesor se llamaba Abel Martínez Oliva y era un hombre de 35 años al parecer enamorado de la Historia (su especialidad) y de la educación. Si pulsáis aquí, accederéis a la noticia en la que he encontrado más información sobre él, de la cual he obtenido también una foto suya, esta:

   Dado que Abel arriesgó valiente y generosamente su vida por salvar la de otros, se merece con todos los honores el calificativo de héroe. Y dado que la perdió, es la víctima más grave de este lamentable episodio (en el cual ha habido además otros cuatro heridos), por lo que, al menos a mí, me produce un sentimiento de compasión. Espero que las otras víctimas puedan recuperarse de sus heridas y superar el recuerdo de esta experiencia, como espero que en nuestras memorias haya durante mucho tiempo sitio para Abel Martínez. 
   El incidente del I. E. S. "Joan Fuster" obedece a unas razones concretas y está envuelto en unas circunstancias sociales y personales que será preciso analizar muy en serio para conocer la verdad y sacar las conclusiones pertinentes. Tendrá que pasar algún tiempo para que se alcance una auténtica claridad en este terreno, pero, en estos momentos, estoy percibiendo algo que me inquieta y que tiene que ver con el hecho de que la mayor parte de lo mucho que se está hablando se refiere al chico que mató a Abel. No me considero en condiciones de pronunciarme sobre él ni sobre sus actos y seguramente no lo haré nunca, y no voy a enjuiciar a quienes lo hacen, pero sí quiero manifestar mi absoluto rechazo a la tendencia "salvadora" que veo en el discurso de algunos -demasiados quizás-, que parecen tan interesados en retratar a ese chico como un pobre ser desamparado que transmiten la impresión de que la víctima sea él. No creo que haya que lincharlo públicamente, pero me parece inadmisible ese empeño que manifiestan esos valedores en exonerarlo: ni lo uno ni lo otro, dejémoslo estar y que decida quien deba. En España, esa tendencia buenista a lanzarse sobre los victimarios con unas inflamadas ansias de protección y comprensión es un mal quizás demasiado extendido y que a menudo ha dado frutos aberrantes, por no hablar de que, en el 99% de los casos, lo que hay detrás de estas posturas es una infame mezcla de narcisismo e hipocresía, y a veces, de cobardía. Aquí sabemos muy bien que meter a los verdugos entre algodones representa de forma casi automática postergar a las víctimas. Y a eso no hay derecho: el linchamiento por omisión es una forma de convertirlas en dobles víctimas.

HASTA SIEMPRE, ABEL
   

domingo, 19 de abril de 2015

¿Pasó usted por la trena? / ¡Por la trena yo pasé!

   ¿Os acordáis de aquella canción que decía...?
-¡Hola, don José!"
-¿Pasó usted por la trena?
-¡Por la trena yo pasé!



Jaume Matas


Carlos Fabra


Miguel Ángel Blesa
                 


Francisco Granados


Gerardo Díaz Ferrán

Luis Bárecenas




                                   


-¡Adiós, don PePito!
-¡Adiós don PePé!

   Pues ahí queda esa galería. Y otros que no saco. Y los que están en capilla. Y los que nadie se explica por qué no están en lista de espera. Sí, ya sé lo que me vais a decir algunos: que también hay corrupción, y grave, en otros partidos y organizaciones. Por supuesto, no los defiendo, pero hoy, por razones obvias, toca el PP, que aún pretende seguir gobernando. Esto ya es insostenible.
   ¿Os acordáis de Barrionuevo y Vera? ¿Os acordáis de la famosa historia de la foto con algún ministro del PSOE entrando en la cárcel? A ella hizo referencia Felipe González en la noticia que enlazo.

   El PSOE, pasó por ahí y pagó un precio, como era inexcusable. Y ahora, al PP, que ya tiene un buen álbum de fotos como esa y con hojas por llenar, le ha llegado su Némesis, pero lo que sorprende e irrita es que la cúpula de este partido esté adoptando la actitud de restar importancia a estas cosas. Parecen creer o pretender hacernos creer que los encarcelamientos de los personajes que cito, más los que no cito, más los que vendrán, no son cosa del partido, son minucias particulares que a ellos no les afectan y que no tienen que purgar. Que aquí lo que importa es la mejora de las cifras macroeconómicas, y punto. Ya veremos qué es lo que importa. Ya veremos si lo purgan o no. Ya veremos si la ciudadanía vuelve a dar el poder a un partido que ha hecho las políticas que ha hecho mientras en su seno o en su órbita tenía a personajes con estas trayectorias y que, encima, han tenido gran participación personal en la llegada de la crisis, o en el agujero de la banca, o en las políticas restrictivas, que algunos, como Díaz Ferrán, reclamaban con grosera insistencia mientras robaban a manos llenas.
   Una última observación acerca de Rodrigo Rato. Cada día que pasa van saliendo más cosas que ya nadie puede ocultar, pero, desde el 16 hasta hoy, he percibido unos posicionamientos en nuestros dos principales periódicos que me hacen pensar en algún tipo de guerra entre bambalinas. Me daba la impresión de que, al menos al principio, "El País" trataba de atenuar la envergadura del asunto de Rato y lo hacía poniendo el foco sobre la actuación de la justicia. Os lo explico con unos cuadritos de esos tan del gusto del guachimán.

El País
El Mundo
Jueves 16 de abril
Aparece un artículo de Ernesto Ekáizer titulado "El espectáculo de la justicia", en el que se pone en duda la necesidad de la aparatosa detención de Rato. Y más cosas, leedlo: parece que lo importante de la noticia no es Rato, sino los desajustes entre los órganos judiciales. Llega incluso a insinuar -comparándolo con uno de los hijos de Jordi Pujol- que con Rato al final no va a pasar nada.
Sábado 18 de abril
Titular de la primera página en la edición en papel: "El juez bloquea las cuentas de Rato y Anticorrupción critica las dilligencias". 
Más de lo mismo.
Domingo 19 de abril
Titular de la primera página en la edición en papel: “Yo no tengo 27 millones; la verdad está muy lejos de eso”.
Este titular parece dar la réplica al de “El Mundo” del día anterior. Da la impresión de que “El País” adopta el papel de medio afín a Rato para defenderle.
Sábado 18 de abril
Titular de la primera página en la edición en papel: “Rato posee un patrimonio de 27 millones y un hotel en Berlín”.
Domingo 19 de abril
Titular de la primera página en la edición en papel: “El fraude fiscal de la familia Rato supera los cinco millones”
Editorial: “La destrucción del patrimonio ético de una generación”. El título ya es bastante elocuente, aunque ya es más dudoso que Rato tuviera un patrimonio ético tan sólido como parece presumir el artículo o que el PP haya representado nunca -como en él se afirma- un impulso regenerador. En todo caso, parece claro que este medio no ha mostrado muchas concesiones con Rato.
   
   ¿Cómo lo veis vosotros? ¿Os parece lo mismo que a mí o no? ¿Que alguien me lo explique.


sábado, 11 de abril de 2015

El chat de Casarrubuelos

   Supongo que no todos estaréis al tanto de la tormenta en un vaso de agua que se ha formado en el colegio público "Tomé y Orgaz" de Casarrubuelos, un pueblo de la provincia de Madrid de unos 3.500 habitantes, así que podéis verlo por extenso aquí y aquí, y os animo a que les echéis también un vistacillo a los foros que ha generado la noticia, donde aparecen algunas opiniones y posturas interesantes. Básicamente, el asunto ha consistido en que unos profesores de ese colegio, en un chat de WhatsApp del que parece no haber dudas de que era privado, vertían en algunas de sus conversaciones comentarios y calificativos insultantes o muy groseros contra padres, alumnos y algunos compañeros. Esto se convirtió en un problema que revolucionó a todo el pueblo cuando, el jueves 2 de abril, alguien -no se sabe quién- repartió por los buzones un escrito de cinco folios en el que se reproducían esas conversaciones. Por lo que cuenta "El País", las autoridades educativas conocían desde primeros de marzo la existencia de ese chat y esas conversaciones, ya que se las había facilitado un profesor que se había presentado ante ellas denunciando que en el centro se le acosaba, pero se abstuvieron de actuar ante las dudas de que fuera pertinente hacerlo contra unas conversaciones privadas. Finalmente, ante la dimensión que ha adquirido el conflicto -con reuniones multitudinarias, manifestaciones y abundantes protestas de los padres-, se han decidido a expedientar a siete de los  profesores e ir un poco más lejos con la directora del centro, a la que se ha suspendido temporalmente de sus funciones.
   A la vista de las frases y las palabras de los expedientados, lo primero que hay que señalar es que las cosas que dicen y el lenguaje que usan son inadmisibles y los retratan muy mal como docentes. También estoy de acuerdo con la Consejería de Educación cuando estima que la directora y la jefa de estudios debieron cortar ese tipo de manifestaciones en un chat que habían creado ellas mismas para comunicación interna entre el personal del centro, pero aquí es donde empiezan ya a surgir las dudas, por dos razones: primera, que el chat era privado; segunda, que, por lo que parece, no se creó como un instrumento de comunicación profesional, sino de charla informal entre amigos (eso es, a fin de cuentas, lo que significa "chat"). Siendo esto así, no parece muy apropiado reprobar o moderar el lenguaje de nadie: las conversaciones privadas entre amigos no pueden encorsetarse, pero también es inobjetable que este chat se había creado en el ámbito profesional, de manera que, aunque solo hubiera sido por prudencia y sin necesidad de gazmoñas llamadas al orden de directoras ni jefas de estudios, sus participantes deberían haber cuidado motu proprio su lenguaje. Que no hayan tenido esa prudencia es algo que tampoco habla en su favor y os diré que yo, personalmente, voy aún más lejos: creo que la directora no tuvo una feliz idea con la creación de un chat de esas características, pues, como su propio caso está demostrando, el alegre parloteo digital tiene una privacidad muy vulnerable.
   Pero ante estas dudas surgen ya las de más calado, es decir, las relativas a las acciones a emprender por estos hechos, y, ojo, dada la espiral en la que han entrado, ya no hablo solo de acciones a emprender por parte de la Administración, sino también por parte de las sancionadas (por alguna parte he leído que eran todas mujeres), pues quizás en algún momento puedan argumentar que se ha ido demasiado lejos con ellas, y esto no soy yo solo el que lo pienso, sino que lo he visto en algunas de las opiniones de los foros. Este asunto me recuerda a aquel de hace algunos años en que se vio envuelto el periodista Pedro J. Ramírez, el de los vídeos en que aparecía acompañado de una señora y con una vestimenta no muy adecuada a su condición, puede que lo recordéis, pero, para el que no lo recuerde, he encontrado este artículo de Arcadi Espada donde lo cuenta por extenso y a su ácida manera. Volviendo a Casarrubuelos, me lo recuerda porque, socialmente -y me temo que en el terreno particular-, Pedro J. quedó muy perjudicado por aquellos hechos, pero, judicialmente, los que fueron condenados fueron los que le grabaron sin su consentimiento y lo difundieron, ya que esto es un acto ilegal que perjudicó a su imagen pública, mientras que lo que él hizo fueron cosas no prohibidas (por feas que parecieran) y realizadas en el estricto ámbito privado. ¿No es posible que acabe ocurriendo lo mismo con las profesoras de Casarrubuelos? Está claro que ante los padres y sus alumnos se han desacreditado, cosa que es muy grave, les va a acarrear un alto coste y me temo que no va a ser fácil de arreglar; nadie duda de que sus groserías e insultos son deplorables, pero parece poco probable que, dichas en el ámbito de su chat privado, merezcan ninguna sanción severa, y menos aún, judicial, mientras que, si hemos de tomar referencia en el precedente de Pedro J., yo pienso que quien puede acabar con serios problemas es la persona que, a mi juicio con evidente intención de hacerles daño, se tomó la molestia de reproducir cinco folios de extractos del chat y buzonearlos por todo el pueblo. Esa persona, si acaba siendo descubierta, mucho me temo que tendrá que rendir cuentas. Y, si bien se mira, dado que es muy probable que se trate de alguien que participó en el chat, no es mucho mejor que las chateadoras, ya que lo que ha hecho ha sido traicionar con esmero la confianza de unas conversaciones mantenidas en privado. 
   Porque otra cosa de la que no cabe duda es que, gracias a este buzoneador furtivo, la cuestión se ha desorbitado. Si esta persona no hubiera hecho lo que hizo, la grosería y la vileza de los comentarios del chat habrían quedado en intrascendentes miserias que habrían afectado exclusivamente a sus autoras, pero, al intervenir ella, lo que estaba destinado a ser cosa fútil y olvidable, ha engordado hasta la dimensión de ofensa a todo un pueblo, y ya se habla de racismo y de llevar la cosa hasta la fiscalía de menores. Juzguen ustedes la broma. Supongo que a estas alturas no seré sospechoso de querer defender a las chatoparlantes, así que me voy a atrever a decir que convendrá de aquí en adelante tentarse las ropas antes de actuar contra ellas. He dicho ya que me parece que sus palabras las descalifican y que han sido unas imprudentes; he dicho ya que van a pagar la no pequeña pena del desprestigio ante padres y alumnos, y ahora lo que digo es: ¿hasta dónde se va a poder llegar para castigar unos hechos que, en su origen y en el ámbito en que se produjeron, miradas las cosas con sentido común, tampoco son para crucificar a nadie? Algunos de los implicados en el chat han sido simplemente amonestados y quizás la cosa no dé para mucho más. Cuando las aguas se serenen, quizás llegue un momento en que esas personas se digan que a lo mejor se las ha zarandeado más de la cuenta y les dé por pedir reparaciones, cualquiera sabe. Por lo pronto, ya están padeciendo un innegable linchamiento público, quien no me crea, que les eche una ojeada a los foros y a las cosas que dicen algunos, cosas que, para variar, llegan a ocasionales descalificaciones de los profesores en general, y más, si son de la pública: ¡los trolls al servicio de la concertada no dejan pasar una! ¿Hay para tanto? Alguna que otra voz pide que sean expulsadas de la profesión docente. ¿Hay para tanto? Estas señoras son dignas de condena, pero seamos justos con la condena, no todas las faltas merecen la guillotina.
   Para finalizar, dejaré dos apuntes. Primero: da la impresión de que detrás de todo este asunto lo que subyace es una situación muy conflictiva en el colegio "Tomé y Orgaz" y su comunidad escolar; es posible que ese sea realmente el problema que le va a tocar resolver a la Consejería. Segundo: cuidadito con las nuevas tecnologías y sus cacharritos, a ver si vamos a pasarnos la vida previniendo contra ellos a nuestros infantes y va a resultar al final que los que no sabemos controlarlos somos los adultos.