jueves, 27 de noviembre de 2014

Como una lengua extranjera o invasora

   En el número 237 de la revista Claves de razón práctica (correspondiente a noviembre y diciembre de 2014), publica Javier Orrico un artículo que se titula La Lengua y la literatura españolas en la España de la LOGSE, el cual es una excelente síntesis de los desmanes que ha sufrido el español en los últimos años en el terreno educativo e incluso en un ámbito general, procedentes de dos formidables enemigos: el odio de los nacionalismos que pretenden arrinconarlo (ya que el verdadero deseo de algunos, destruirlo, es tarea imposible) y la estupidez empobrecedora de la filosofía educativa que ha dominado durante lustros en nuestro país, a través de la LOGSE y la LOE, pero con inequívocos signos de persistir en la LOMCE. El artículo de Orrico, cuya lectura recomiendo, es un retrato fiel de lo que ha pasado, por qué ha pasado y por culpa de quiénes, en el cual no se olvida ni de un solo detalle, y eso, en tan solo ocho páginas. Clarito y al grano, así que yo no tengo nada que añadir o apostillar. Lo que sí voy a hacer va a ser entresacar una frase y hacer una  reflexión sobre ella:
   En España, la lengua española es enseñada en la práctica como una lengua extranjera en al menos seis comunidades autónomas. Y, en alguna otra, como lengua de los invasores que exterminaron a la población autóctona o expulsaron a sus legítimos dueños.
   Incontestable, como todo el artículo.  ¡Y qué terrible verdad!
   En las comunidades donde los políticos -nacionalistas o no- pueden utilizar una lengua autóctona como instrumento de medro, incluso se puede decir que el español debería envidiar la suerte de las lenguas extranjeras, ya que en ellas ha sufrido persecuciones como ser retirado de facto del debate político, ser convertido en determinados contextos en una lengua sospechosa, ser prohibido en los recreos, ser señalado como algo consustancial a figuras o movimientos históricos execrables, ser prohibido en las aulas, ser prohibido en la rotulación de los comercios, ser tachado en los carteles de las carreteras, ser ridiculizado por esbirros periodísticos, ser marginado en ferias del libro o ser arrinconado en los programas educativos mediante el procedimiento de hacer muy difícil que los alumnos lo tengan como lengua vehicular.
   En otras (con o sin lengua autóctona), vemos cómo gobiernos sin conocimiento, responsabilidad ni escrúpulos implantan absurdos y perjudiciales programas bilingües -¡o trilingües!- que lo expulsan de importantes asignaturas y durante periodos largos y cruciales de la educación de una persona, para sustituirlo por un inglés o un francés mal enseñados. Es necesario recalcar que esto se está haciendo con una complicidad activa o de hipócrita silencio por parte de los demás partidos y de los sindicatos de la educacion. Los resultados de esta gran estafa se verán a la larga: se ganará poco o nada en el aprendizaje de esa lengua extranjera, pero se perderá mucho en el de la propia. Pero no importa: para cuando esto se vea, el verdadero objetivo de estos programas, que es ganar votos para sus impulsores, ya se habrá cumplido.
   Este es el trato que estamos dando en nuestro propio país a algo tan importante como nuestras propia lengua. Solo me queda un consuelo: que es tan fuerte que sales a la calle, ves los medios de información o entras en una librería y compruebas, que, por lo que parece, aguanta bien las coces y los mordiscos. Es verdad, pero no deja de ser triste que se vea obligada a recibirlos. 

sábado, 22 de noviembre de 2014

Una aclaración sobre los presidentes autonómicos

Hola, amigos:
   Ayer puse en el blog tres artículos con el título Insignes primeros ciudadanos (autonómicos). Tuve que dividirlo en tres partes porque, supongo que por razones de exceso de carga (lleva dieciséis fotos), el sistema no me lo admitía en una sola. el caso es que acabo de comprobar que, al menos en mi ordenador, al entrar en mi blog solo aparece en pantalla un artículo. Por si la cosa dura mucho, os dejo los enlaces de esos artículos, que creo que reflejan un dato muy significativo de la gran fuente de problemas que ha acabado siendo el estado de las autonomías. Aquí están:
-Insignes primeros ciudadanos (autonómicos) - 1.
-Insignes primeros ciudadanos (autonómicos) - 2.
-Insignes primeros ciudadanos (autonómicos) - 3.
   En el primero encontraréis información sobre Juan Hormaechea, Gabriel Urralburu, Javier Otano, Yolanda Barcina, Juan José Ibarretxe y José Marco.
   El segundo está dedicado a Jordi Pujol, Artur Mas, Pasqual Maragall, Eduardo Zaplana y Francisco Camps.
   El tercero habla sobre Jaime Matas, Ramón Luis Valcárcel, Ignacio González, José Antonio Monago y Alberto Núñez Feijoo. Termina con unas breves consideraciones acerca de otros presidentes y unas conclusiones, la principal de las cuales podría ser esta: ¿qué puede esperarse de las autonomías si nada menos que sus presidentes se comportan así?

Insignes primeros ciudadanos (autonómicos) - 1


   Reflexionaba hace unos días en torno al asunto de los viajes de José Antonio Monago y terminé haciéndome esta pregunta: ¿cuántos presidentes autonómicos se han visto envueltos en escándalos, han acabado ante los tribunales por corrupción o han emprendido planes políticos desaforados y perjudiciales para la sociedad? Caí en la cuenta de que, juntando las tres categorías, han sido ya un número muy considerable. Aquí os dejo una pequeña galería.
 
Juan Hormaechea (Cantabria)
 A Juan Hormaechea quizás muchos ni lo recordéis. Fue el primer presidente de Cantabria. Fue también –en 1994- el primer presidente autonómico condenado por los tribunales, por malversación y prevaricación. Llegó al cargo como independiente en la lista de AP.
El País


Wikipedia
http://es.wikipedia.org/wiki/Juan_Hormaechea

Gabriel Urralburu (Navarra)
   Gabriel Urralburu (PSOE) estuvo relacionado con la trama navarra del caso Roldán. Fue condenado por el cobro de comisiones a empresas constructoras.

Wikipedia
http://es.wikipedia.org/wiki/Gabriel_Urralburu 

 
 Javier Otano (Navarra)
 
   Javier Otano (PSN-PSOE) fue el sucesor de Urralburu en Navarra. Se presentó asegurando que iba a acabar con la corrupción, empeño que desafortunadamente no pudo acometer, ya que estaba él mismo implicado en ella y duró en el cargo menos de un año.
 Wikipedia
http://es.wikipedia.org/wiki/Javier_Otano

 
Yolanda Barcina (Navarra)  
   Yolanda Barcina (UPN) se vio envuelta en 2013 en un asunto de cobro de comisiones de esas que al final dice un juez que eran legales, demostrando que lo que falla en España tal vez sea la legalidad. ¿Quién hace esa legalidad? ¿Para qué? ¿En beneficio de quién? El guachimán no tiene las respuestas para esas preguntas. En lo referido a Barcina, un botón de muestra: en un solo día, cobró por asistir a dos reuniones 3.434 euros en dietas.

Wikipedia

 
 
Juan José Ibarretxe (País Vasco) 
   Juan José Ibarretxe (PNV) es uno de los grandes nombres de esta lista: ¿quién no recuerda el plan Ibarretxe? Hoy da la impresión de que el único que debía de creer en él era el propio Ibarretxe, pero en su día provocó zozobras y auspicios de cataclismo parecidos a los del proyecto de Artur Mas, con el que comparte aspectos como el propósito de realizar un referéndum limitado a la comunidad vasca (precedente de la propia presentación del plan que fue abortado) y el tener como punto crucial la cuestión del derecho a decidir. Hoy Ibarretxe está tan olvidado como su plan.
Wikipedia
http://es.wikipedia.org/wiki/Juan_Jos%C3%A9_Ibarretxe