sábado, 30 de noviembre de 2013

El PP sigue desvariando

 ¿Se ha forrado usted metiéndose en chanchullos de comisiones ilegales, financiación ilegal de partidos y otras honestas tareas? No se preocupe, ya que podrá llegar a tesorero del PP, como los señores Bárcenas, Sanchís o Naseiro.
 ¿Tiene un día tonto y le da por meterse por una autovía en dirección contraria y causar la muerte de una persona y lesiones graves a otra? No se preocupe, porque es posible que el Gobierno del PP le indulte, como ya sucedió con Ramón Jorge Ríos Salgado.
 ¿Es usted presidente de una comunidad autónoma y, de los asuntos de corrupción, apuntan hacia su persona más flechas que si estuviera en una película de indios, e incluso llega a ser juzgado por un patético asunto de trajes regalados y sale absuelto por los pelos? No se preocupe, que el PP le respaldará como a don Francisco Camps, quien, por cierto, tras su paso por el gobierno de Valencia, ha dejado a esta comunidad hundida en la corrupción y en la ruina. El último esperpento protagonizado por este señor, con el asunto de su paradero desconocido para no declarar en el caso Nóos y sus posteriores afirmaciones de que estaba en casa, es una muestra muy clara de la clase de individuos que en España hemos elevado a las más altas magistraturas.
 ¿Está usted condenado en firme por delitos diversos de corrupción urbanística? No se preocupe, sobre todo si es alcalde del PP, como Tomás Gómez Arrabal (Valle de Abdajalís), porque su partido le indultará. 
  Algo parecido está intentando hacer ahora con Pedro Hernández Mateo (Torrevieja), y en este caso, con alarmantes tintes clientelares, lo que abundaría en el temor de que el deterioro de nuestra supuesta democracia se va agrandando. Esto es una auténtica vergüenza y pone muy en duda la credibilidad de un  Gobierno que acaba de aprobar una ley de transparencia con el apoyo de los muy poco fiables nacionalistas. La transparencia se demuestra con hechos, así que habrá que estar muy atentos.    
  Pero, ojito, que el PSOE también ha hecho de las suyas en este terreno, que se lo pregunten a Cristóbal Fernández, alcalde de Carboneras.
   ¿Para qué seguir?
  

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Presentación de la revista "El ballet de las palabras"

   De la revista El ballet de las palabras ya os he hablado aquí en alguna ocasión (del número 0 y del número 1), así que ya la conocéis y sabéis lo interesantísima que es. Hoy quiero contaros que ayer, a las ocho de la tarde, se presentó al público en un acto celebrado en un centro cultural de Rivas Vaciamadrid. Alguna vez os he hablado sobre algo que se está percibiendo en la sociedad actual: gracias en parte a la plataforma que representa Internet, se está produciendo una especie de rebelión cultural. De toda la vida ha habido una cultura oficial y de las grandes editoriales y de proyección general y una cultura de los que están/estamos fuera de esos grandes circuitos, voces marginales, independientes y/o heterodoxas que alcanzan/alcanzamos un eco mucho más limitado. Gracias a Internet -repito- estas voces están teniendo hoy en día algo más de proyección, pero no es solo gracias a Internet, sino también a unos actores que han estado ahí siempre: sitios como ese centro cultural de barrio como el de Rivas o esa asociación rebelde como La Morada y personas como Patricia, que está entregando mucho de su tiempo y sus esfuerzos para difundir la cultura. Y en esos desvelos suyos y por su gran amor a los libros y al saber, reserva en su revista un sitio para los menos conocidos: gracias, Patricia, en general (puedo asegurar que entre esos "marginales" he visto mucha calidad) y por lo que me toca. En su presentación de ayer, entre otras cosas, Patricia nos contó que la revista está teniendo muy buena acogida y que proyecta hacer al menos un número anual en papel. Muy buenas noticias ambas, y me ilusiona mucho la segunda, y no lo digo por nostalgias ni vainas, sino porque, leído como tengo leído bastante en pantalla y en papel, sigo viendo muchísimo más ventajoso y cómodo este último soporte, por muy mal futuro que se le augure, ya veremos. Y ya veremos también si, cuando salga esa revista en papel, los que se proclaman amantes de la cultura están dispuestos a demostrar sus amores gastándose unos euros en comprarla, también lo quiero ver, por aquello tan viejo de que obras son amores y no buenas razones.  
   En el acto estuvo presente el poeta Fernando López Guisado, que previamente había escrito en su blog este bonito artículo acerca de la revista y de Patricia. Fernando, como este vuestro humilde guachimán, es de los amigos con quienes Patricia cuenta a la hora de elaborar su revista. Yo también, otra vez, te doy la gracias, Patry, aparte de felicitarte por tu magnífica revista. 

domingo, 24 de noviembre de 2013

Los brotes verdes del guachimán

    Del viernes a hoy, vuestro amigo el guachimán ha vivido dos experiencias que le han hecho pensar que a lo mejor va a ser verdad eso que dice el Gobierno de la luz al final del túnel y los brotes verdes. Osa las refiero brevemente.
    1.- El guachimán se ahorra un euro. El viernes por la tarde fui a Madrid a casa de una amiga. Como llegué a las 19:50 y dejé el coche aparcado en una calle con estacionamiento vigilado hasta las 21:00, me acerqué al dispensador para sacarme el ticket y allí me encontré las siguientes tarifas:
    -Una hora: 1 € 20 cts.
    -Una hora y media: 2 € 20 cts.
   Yo necesitaba una hora y diez minutos, pero, entre que me pasaba o no llegaba, tenía que pagar un euro por esos diez minutos, así que lo que hice fue irme a dar una vueltecilla y volver a los diez minutos, confiando en que, en ese ínterin, no viniese un controlador y me multase. Tuve suerte: cuando volví diez minutos después, no había multa ninguna. Pude ya sacar un ticket de una hora, con lo cual, ¡me ahorré un euro!
    Esto es indiscutiblemente un brote verde de nuestra economía, pero... ¿os habéis parado a pensar en el simpático sistema de los parquímetros de Madrid? En primer lugar, ya tiene narices el hecho de que, cuando tras años de polémica se haya obligado a los parkings privados a tarifar en segundos, los parquímetros municipales lo sigan haciendo por tramos. Si el guachimán no hubiese sido tan astuto y valeroso, habría pagado una hora y media cuando solo necesitaba una hora y diez. En segundo lugar, también manda narices que una hora cueste 1 € y 20 cts. y una hora y media se vaya a los 2'20; sí, ya sé que dicen que es disuasorio para que la gente no se apalanque, pero, además de disuasorio, es abusivo. En tercer lugar, algo que no había mencionado hasta aquí: algunos sabéis que los parquímetros madrileños no devuelven dinero sobrante; así, si yo hubiese tenido solo una moneda de un euro y otra de cincuenta céntimos, a no ser que  alguien me hubiese dado cambio (y los establecimientos de Madrid ya están hartos de esto y no suelen darlo), habría tenido que pagar 1'50 € por un servicio cuyo precio fijado es de 1'20 €. Para quienes no lo sepáis, os explicaré que estos parquímetros que no dan cambio los impuso Gallardón cuando era alcalde de la capital, con gran indignación y protesta de los ciudadanos, ya que existen en el mundo parquímetros que sí lo dan, pero lo que sí sabéis todos es lo sensible que es este señor al sentir de los ciudadanos y a sus protestas, aunque sean tan justas como en este caso. De todos modos, algo bueno tendrán estos parquímetros, porque, con el paso del tiempo, he ido a ciudades que antes tenían otros que sí daban cambio y los han sustituido por estos que introdujo Gallardón. ¡Qué cucos! ¿Cuánta pasta de gañote se estarán llevando el ayuntamiento de Madrid y algunos otros con eso de tarifar por tramos? ¿Y con lo de "disuadir"? ¿Y con lo de no devolver cambio? Pasta de los ciudadanos, naturalmente. ¡Esto sí que son brotes verdes!
    2.- Al guachimán le tocan ocho euros. Esta mañana he visto que el jueves me tocaron ocho euros en la lotería primitiva del jueves pasado. Esto es indiscutiblemente otro brote verde de nuestra economía, pero... ¿Os acordáis de un artículo mío que se titulaba Dentellada del 20% a la ilusión? Analicemos este brote verde a la luz de aquel artículo. Los ocho euros con que he sido agraciado me han caído en el sorteo número 93 de la lotería primitiva. En ese sorteo se recaudaron 14.411.350 euros, de los que 7.926.242'50 fueron destinados a premios, con lo que quedaron para el Estado 6.485.108'50 (o sea, el 45%). Ahora bien, en este sorteo, hubo 201 premios de 2.948'44 euros (=592.636'44 €), siete premios de 39.074'98 euros (=273.524'86 €) y un premio de 1.823.499 euros. Estos premios sumados  alcanzan la cifra de 2.689.660'3 euros. Como todos ellos superan los 2.500 euros, el Estado, gracias a una idea de Rubalcaba que el PP cazó al vuelo, los va a gravar con un veinte por ciento, lo que añadirá 537.932'06 euros a lo que ya se llevaba y así le quedará un premio final de 7.023.040'5 euros, una cifra bastante por encima de los miserables ocho euros del guachimán: ¡esto sí que son brotes verdes! Era lógico que el Estado se llevase una proporción de los juegos de azar que organiza, y ya se llevaba una más bien suculenta; el invento ese de llevarse además un 20% de determinados premios es, directamente, meter mano en la cartera de los premiados, la mayoría de los cuales son gente normal y corriente, no traficantes de premios. Tomemos como referencia la cifra de este sorteo del que hablo, redondeémosla en 500.000 € y multipliquémosla por 93. Lo que nos sale son 46'5 millones de euros: eso más o menos sería lo que lleva rapiñado el Estado solo en la lotería primitiva y solo hasta el jueves 21 de noviembre de este año. ¿Cuándo eliminará el PP este abuso? ¿Lo suprimirá Rubalcaba, que es su papá intelectual, si llega al poder? Ya veremos.

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Empieza la cuesta abajo

   Se cumplen hoy dos años desde que el PP ganó las últimas elecciones generales y alcanzó el gobierno de la nación. Este aniversario lo reflejan así algunos de nuestros medios más importantes:
   -"El País" hace un repaso de la lista de incumplimientos electorales de Rajoy y de las cosas que han empeorado desde que gobierna. El recuento es espeluznante, aquí lo podéis ver:
   -ABC presenta un cronología de los hitos más relevantes de lo que llevamos de legislatura. Las pocas valoraciones en que entra son negativas. Aquí tenéis:
   ¿Ha cambiado algo desde noviembre de 2011? Bastante, pero hacia peor. Mientras la efervescencia ciudadana se va apagando, el poderío del PP se va asentando. Lo que en algún momento pareció que podía acabar en un vuelco que diera al traste con el actual círculo podrido que mueve los hilos en España ha ido difuminándose hasta llegar otra vez a estas huelgas generales de toda la vida, o sea, un diita de pataleo y listos. A la mañana siguiente, la vida sigue igual. Por su parte, como ya señalé en el articulito ese que tengo enlazado en la columna de la derecha, la partitocracia está capeando el temporal con un balance de daños más que aceptable, así que llegará 2015 y, mientras la ciudadanía habrá sido apaleada en diversos sentidos, se celebrarán unas elecciones y las ganará el PP (seguramente) o el PSOE, y el que sea gobernará aunque haya sacado cuatro votos, por supuesto, con el apoyo de CiU y/o el PNV. Será la vuelta a empezar, pero con el momento en que pareció que podíamos arrebatarles algunos privilegios ya superado, quizás para siempre: lo pagaremos caro, al precio de reinstaurar una vorágine de corrupción, mal gobierno e injusticia, ya lo veréis. 
   No hemos avanzado nada: seguimos con la misma ley de partidos, la misma ley electoral, los corruptos sin haber rendido cuentas salvo unos pocos, y ridículas, la pasta para la banca, los ricos ganando más que nunca, sin asomo de reforma fiscal ni de arreglo en el caos autonómico..., mientras, por otro lado, nos han caído encima la reforma laboral, los mil recortes habidos y por haber, el paro brutal, el empobrecimiento y el empeoramiento en el estado de bienestar y en derechos fundamentales, ahí tenéis lo último: como la gente protesta por la corrupción y la injusticia, la solución del PP: en lugar de combatirlas, cercenar los derechos de expresión y manifestación.  Lo de multar con 600.000 euros por manifestarse no se le hubiera ocurrido ni a Franco, bien puede decirse que estos del PP han caído en el delirio fascista, y ya sabéis que huyo del uso de estos términos.
   El plan del PP era este: hasta 2013, machacar literalmente al país con recortes y mutilación de derechos: esto era la cuesta arriba; a partir de 2015, la cuesta abajo: ir soltando un poquitín la mano, devolvernos un 10% de lo que nos han arrebatado e intentar hacernos creer que son ellos quienes nos lo dan por su generosidad y buena gestión, hacer una brutal propaganda (con apoyo del Olli Rehn y cómplices similares) encaminada a dar la imagen de que esto es el paraíso... Y rubricarlo todo con una campaña electoral triunfal para volver a gobernar. Lo estoy diciendo desde hace mucho y se está cumpliendo, ¡ay de nosotros como lo consigan!
   Y lo van a conseguir, porque ¿qué hay enfrente? ¿Los partidos? Serían comparsas de ese juego, porque viven de él. ¿Los sindicatos? Casi lo mismo. ¿Las mareas? Algunas, como la verde, están domesticadas por los propios sindicatos. ¿Los movimientos ciudadanos? Los veo muy desinflados.
   La operación cuesta abajo está en marcha, que no nos pase nada. Si alguno conoce una organización que ofrezca una alternativa real a esto, que me lo diga, porque me apunto.

Malala, premio Sajarov

 
Malala Yousafzai recoge un galardón por su labor, el pasado 11 de noviembre en Nueva York.
 
 
   De nuevo tengo el placer de traer a este blog a Malala Yousafzai, en esta ocasión, porque ha sido galardonada con el premio Sajarov a la libertad de conciencia 2013, reconocimiento que tiene más que merecido.  Con solo once años, Malala empezó a denunciar los obstáculos que en su país, Pakistán, se ponen para impedir que las niñas estudien: esto es luchar por la educación y por la no discriminación de las mujeres, como prueba el conocidísimo hecho de que las acémilas islamistas, fieles a su estilo, la "premiaran" intentando asesinarla a los dieciséis años. Hoy, en su discurso, Malala ha dicho cosas muy importantes, como que el nivel de un país no se mide por su poderío militar, sino por su nivel educativo, o como que el mundo tiene que hacer algo ante la existencia de 57 millones de menores que no pueden ir a la escuela, o muchas otras, leed el enlace, y recordad que esta chica no sé si habrá cumplido ya los diecisiete años. Como profesor, me voy a quedar con estas palabras:
Muchos niños en el mundo no piden una Playstation,
sino un bolígrafo y un libro. Hagamos que puedan tenerlo. 
   Mi felicitación y mi admiración para Malala Yousafzai.

sábado, 16 de noviembre de 2013

Mis disculpas, Pepe

   Hoy me he dado cuenta de que, entre las reseñas a "La república mejor" que tengo enlazadas en la columna de la derecha, me había olvidado de poner la que hizo mi amigo José Brea en su blog Medicina y Melodía. Acabo de subsanar el lamentable error. Perdona el olvido, Pepe, sabes que yo no quería.

jueves, 14 de noviembre de 2013

Praxis educativa. 8: de 11 a 23 (no todo van a ser malas noticias)

   Este año, doy clase a dos grupos de 2º de ESO, entre los cuales suman 46 alumnos. Poco antes de mediados de octubre, les hice el primer examen, que arrojó el resultado de 11 alumnos aprobados, es decir, algo menos del 25%. Esta misma semana, les he hecho el segundo, el cual ha sido aprobado por 23 alumnos, es decir, el 50% justo, o sea, hemos subido 25 puntos, hemos multiplicado por dos el número de aprobados...: cualquiera de las fórmulas triunfales que suelen utilizarse para presentar los datos cuando son buenos. Como os decía en el título, no todo van a ser malas noticias.
   Pero quizás lo mejor no sea este extraordinario salto, sino la manera como se ha producido. Ante el penoso resultado del primer examen, yo podría haber recurrido a trampas como hacer una inmediata recuperación superfácil para que aprobase el 80%, o haber bajado drásticamente el nivel del segundo examen con la misma finalidad, pero lo que hice fue lo contrario: tener un serio intercambio de pareceres con mis alumnos para advertirles que, si no trabajaban, no iban a aprobar. Recuerdo que, incluso, en uno de los grupos, cuando di el primer examen, había un corrillo haciendo un jocoso desafío para ver quién había sacado peor nota: detuve de inmediato la estúpida broma y aproveché para hacerles ver a ellos y a todos que un estudiante, cuando suspende, tiene que estar disgustado y preguntándose dónde ha fallado, en lugar de estar felicitándose por ser un burro. Ahí se acabó la broma.
   Otra cosa que ha influido es que, entre uno y otro examen, los padres recibieron la información de la evaluación inicial, la cual, en general, llevaba muy malos resultados. Parece que los padres, con lo que está cayendo, ya se van dando cuenta de lo que realmente importa y tampoco se lo tomaron a broma.
   En resumen: en un breve lapso de tiempo, se ha producido una sustancial mejora en unos resultados catastróficos y ha sido porque alumnos y padres se han puesto el mono de trabajo, no por haber recurrido a la fácil e inadmisible bajada del listón o a la protesta exigiendo laxitud. Una muy buena noticia, esperemos que se mantenga, porque el camino es este. Si el profesor exige, el alumno estudia y aprende; si el profesor cede y regala... 25% de alumnos sin obtener el título de graduado en ESO.

martes, 12 de noviembre de 2013

José Ignacio Wert es insostenible

   A veces sucede que uno tiene que dejar explícito lo que se daba por supuesto, para que no queden dudas acerca de lo que piensa, así que repito lo del título: José Ignacio Wert es insostenible como ministro, fundamentalmente, por dos razones: porque es valedor de una ley con demasiados defectos y porque su afán de recortar es demencial y un tanto perverso, ya que le ha llevado a manipulaciones como la última: tener ya montada una rebaja en lo que le corresponde al Gobierno de las becas Erasmus y haber pretendido achacársela a Europa. Como ya sabe todo el mundo, no ha colado, ya que desde Bruselas le han desmentido aclarando que, con sus nuevos planes, a los erasmus españoles no solo no les van a dar menos dinero, sino que les van a beneficiar con bastante más y que, por tanto, si en adelante empezaban a recibir menos ayuda, sería por culpa del Gobierno español. De esto se desprendería una tercera razón para descalificar a Wert: su torpeza.  
   Desde siempre, malos o buenos, los ministros han tenido como una parte indispensable de su política el intentar obtener los mayores beneficios para su parcela de gobierno y el defenderla contra ataques tales como recortes presupuestarios o postergaciones. Eso tiene tanto la lógica de la buena gestión como la de defender la propia imagen ante ciudadanos y subalternos. Tiene además un tercer sostén más pragmático: un ministro que no cuida la importancia, las asignaciones y la atención concedidas a su ministerio lo está empequeñeciendo y a la vez se está empequeñeciendo él mismo. Que a Wert, a pesar de esto, no le importe extenuar económicamente a la educación solo puede explicarse por un motivo: en el actual Gobierno del PP, está bien visto recortar. El apoyo que Rajoy le está concediendo a Wert hasta en este asunto tan grotesco de hoy parece abonar esta tesis, y así, con su política, Wert estaría haciendo puntos ante el jefe, aunque sea a costa de pulverizar la enseñanza a base de recortes, ¡qué penoso!
   José Ignacio Wert es, por tanto, un ministro muy poco sostenible, pero no todo lo que dice o hace es erróneo. Dice que el actual sistema es malo y hay que cambiarlo, lo cual es absolutamente cierto, pero la solución no es su LOMCE (algo dije sobre ella aquí); dice que hay que racionalizar el asunto de la becas, lo cual es verdad, porque está en parte contagiado por la actual falta de rigor, pero lo que está haciendo él es tomar esto como pretexto para recortar sin piedad; dice que en España hay demasiada universidad y demasiado poca FP y es cierto: tenemos dos universitarios por cada titulado superior en FP, justo lo contrario que en Europa, y en este punto lo sensato sería que invirtiéramos la tendencia. Pero aquí la sociedad entera -no solo José Ignacio Wert- choca con un poderosísimo entramado de intereses políticos, económicos, académicos...
   Wert es un mal ministro, sí, pero no es el único villano que acecha a la pobrecita educación.

miércoles, 6 de noviembre de 2013

¿Pero alguien lo dudaba?

   Acaban de hacerse públicas las conclusiones de los informes forenses realizados sobre los restos de Yaser Arafat y de ellos parece desprenderse que murió envenenado. Una confirmación con pruebas empíricas siempre es el argumento irrefutable, pero, aunque no hubieran existido, la pregunta es: ¿acaso alguien lo dudaba? Parece ser que los restos de Arafat, aun con el tiempo transcurrido (falleció el 11 de noviembre 2004, hace hoy casi nueve años justos), presentan unos indicios de polonio 210, ese producto tan útil para los crímenes de estado, que multiplican por 18 los normales.
   La muerte de Arafat y la humillante reclusión previa a que fue sometido durante años en la Mukata, el supuesto cuartel general de un líder de dimensiones históricas que los israelíes redujeron a un montón de escombros y en el que no había ni luz ni agua corriente, fueron uno de esos vergonzosos ejercicios de mirar para otro lado que a menudo ejecuta la comunidad internacional. Ningún poder hizo lo suficiente para evitar que se le ultrajase a él y, de rebote, al pueblo palestino, por lo que -revísense  las hemerotecas- tampoco extrañó que, en su momento, cuando murió, nadie hiciera caso a la acusaciones clamorosas de envenenamiento que partieron de su familia y sus allegados: ¡ay de los vencidos! Se señaló hacia muchos de sus adversarios, desde los israelíes (que siempre han negado tener nada que ver, aunque luego han ido saliendo "cosillas") hasta el entonces primer ministro de la llamada Autoridad Palestina, Mahmud Abbas (con amigos como tú...), cuya pasividad en todos estos acontecimientos fue tan ostensible como sospechosa.
   Arafat murió en 2004 entre denuncias de envenenamiento: ¿por qué no se realizó entonces la investigación que se abordó en 2012 y cuyos resultados salen ahora? Repito: ¿alguien dudaba que lo habían envenenado? El mundo no es tan tonto.

domingo, 3 de noviembre de 2013

No dice nada

   Se celebra estos días la Conferencia Política del PSOE y ha venido a animarla un grupo de notables que están dentro, fuera o en la órbita de este partido, los cuales han impulsado una Carta abierta a la Conferencia Política del PSOE, que tiene la intención de llamar a este partido a encabezar un reagrupamiento de la izquierda que arrebate el poder al PP y el muy relevante rasgo de no decir nada. La idea parece ser la de abordar un gran replanteamiento y actualización de las propuestas de la izquierda, de donde surja un nuevo proyecto político que ilusione y atraiga a la ciudadanía.  Me diréis que en este tipo de llamamientos es normal presentar líneas muy generales, pero, con lo que llevamos sufrido en España, hoy en día no basta con presentarse con vaguedades del tipo "somos de izquierdas y queremos acabar con el régimen de explotación e injusticia que ha implantado el PP y estamos a favor de la transparencia y de la redistribución de la riqueza y de la participación ciudadana y de los principios". Eso es muy difuso; con los oportunos retoques, podría lanzarse algo prácticamente igual desde el PP. Hoy en día hay que concretar más. Dennos ustedes pistas claras sobre lo que piensan que debe hacerse, por ejemplo, en materia de: recaudación, legislación laboral, fraude fiscal, políticas de población y territoriales, política de empleo, orientación de la economía, educación, sanidad, política exterior, medio ambiente, vivienda, corrupción, ley electoral, ley de partidos, competencias urbanísticas, Constitución, forma de Estado, derecho a decidir o unidad de España, política autonómica, políticas lingüísticas, función pública, controles a la banca y a las finanzas, recuperación de los derechos arrebatados por los últimos gobiernos, reforma de la Justicia... Háganlo, aunque sea en un anexo de dos folios a su carta, y entonces sabremos si su propuesta representa de verdad una regeneración democrática y nos convence, sean ustedes de izquierdas, de derechas o del Viso del Marqués.
   Hay que clarificarse, porque, mientras en el PSOE no parecen tener muy claro, por ejemplo, qué hacer con el delicado asunto del derecho a decidir (que lleva camino de quitarle muchos votos en Cataluña y muchos más aún en el resto de España), el PP está llevando a rajatabla su plan de ir dando cada vez más apariencia de mejoría para llegar a 2015 en condiciones de ganar y, tras hacerlo, reimplantar el ladrillazo. ¿Síntomas? Un pequeño ejemplo: ya empiezan a verse subidas del precio de la vivienda, a pesar del banco malo, el montón de pisos sin habitar que hay por ahí, la no implantación de la dación en pago y todo eso. Ojito. 

viernes, 1 de noviembre de 2013

Sale el nº 1 de la revista "El ballet de las palabras"

   Después de abrir brecha en agosto con su número 0, la revista digital "El ballet de las palabras" empieza a consolidarse con la publicación hoy de su número 1. Aquí os dejo el enlace:
   Quiero llamaros la atención sobre un par de artículos míos que Patricia ha tenido la gentileza de incluir:
   -Condición sine qua non. Sobre la actual ley de costas y la necesidad de respetar el medio ambiente por razones no solo ecológicas, sino también políticas. Aunque os fastidien mis monsergas, deberíais echarle un vistazo solo por la bonita foto que le ha añadido Patricia.
    -Tomarse la cosa en serio. Sobre los actuales conflictos de la educación y los males generales que la aquejan. Hago además una extensa exposición de mis propuestas, para que nadie diga que me limito a criticar (cosa que, además, no es cierta). Atención: en el segundo párrafo de la segunda columna, metí la pata y hay un error. Donde dice: "es patente la existencia de una feroz pugna entre los partidarios de la LO(GS)E y de la LOE", debe, lógicamente, decir: "es patente la existencia de una feroz pugna entre los partidarios de la LO(GS)E y de la LOMCE".