sábado, 27 de julio de 2013

¿Pasará el desastre bancario de hundirnos a enterrarnos?

Hoy, en la portada de "El País", se nos informa de que "el Estado da por perdidas la gran mayoría de ayudas a la banca". Algunos datos: el fondo de rescate admite haber perdido 36.000 de los 52.000 millones inyectados. En tres años el FROB ha perdido casi 37.000 millones. En 2012 perdió 21.060, mientras que en 2010 fueron solo 314. El agujero de 21.831 millones lo tapará el Estado con un préstamo de 40.000 millones procedente de las autoridades europeas. Estos 36.000 millones equivalen a lo recortado en educación y sanidad. Los tendremos que pagar entre todos. El Gobierno aseguró que lo inyectado por el FROB se recuperaría.
Así lo reflejan los distintos medios:
"El País": http://economia.elpais.com/economia/2013/07/26/actualidad/1374856943_526101.HTML
"Expansión": http://www.economistas.org/Contenido/Consejo/ResumenPrensa/1_2013/12_ENERO/23-01-13/1_frob.pdf   
"El Mundo":  a las 13:08, no lo reflejaba en primera página.
ABC:  a las 13:08, no lo reflejaba en primera página.
"Público": http://www.publico.es/dinero/459847/el-frob-perdio-26-060-millones-de-euros-en-2012-y-tiene-un-agujero-patrimonial-de-21-831-millones
"20minutos": a las 13:40, no lo reflejaba en primera página.
"5 días": a las 13:40, no lo reflejaba en primera página.
¿Estamos ante otra más de las vueltas de tuerca que nos están asestando los desmanes de la banca? Pues parece además de las gordas. ¿Cómo se explica que haya medios que no se hagan eco de esto, particularmente, uno económico como "5 días"?

Lucía Etxebarría nos da algunas claves de la España de hoy

   Queridos amigos, sé que sabéis que leo la prensa del corazón (más edificante e informativa de lo que muchos piensan), pero, para congraciarme con los que os habéis sentido decepcionados por esto, os confesaré que no veo programas de telerrealidad, por lo que no me había enterado de que la escritora Lucía Etxebarría estaba participando en uno llamado Campamento de verano, el cual ha tenido que abandonar, a causa, al parecer de su crudeza y de la ferocidad de algún que otro participante. En la noticia que enlazo, la famosa escritora da algunas explicaciones acerca de su experiencia y de las causas de su renuncia, en las cuales yo interpreto que hay algunos hechos que servirían como  claves de ciertos males de  la España de hoy. Os lo explico en una didáctica tabla:

Revelaciones de Lucía
Hecho que ilustran
Entró en el concurso porque tenía una deuda con Hacienda.
Unos cuantos españoles han vivido a mil por hora, por encima de sus posibilidades y sin mirar las consecuencias. Luego han sido devorados por el mismo monstruo que los hipnotizó: la España demencial de la abundancia.
“Podría haber ganado el reality y llevarme una cantidad desmesurada de dinero.”
-El dinero manchado de mierda (con perdón) ha sido muy fácil de ganar.
-La mierda (con perdón) ha sido un producto de gran oferta, de gran demanda y muy rentable en nuestros medios.
La gala del 25 de junio (supongo que fue la de su despedida) obtuvo una cuota de pantalla del 16’2%, con una audiencia media de 1.568.000 espectadores y casi un 20% de la franja de jóvenes.
-Los medios generan basura y a la gente le acaba encantando: interesante círculo vicioso que muestra cómo se encanalla a un país, ya desde la juventud.
“Yo allí cobraba, por una semana, más que por un libro que tardo dos años en redactar”.
No es que los libros que redacta Lucía sean el colmo de lo artístico y de lo ejemplar, pero, aun así, lo que dice ya es buena muestra de cuáles son las cosas que se valoran en Ñapa-Es.
Dentro del reality había un “ambiente tóxico”: todo eran gritos, insultos y descalificaciones.
Ya sabemos qué cosas atraen las grandes cuotas de pantalla en nuestro país, o, mejor dicho: ya sabemos cómo es nuestro país.
Tuvo que irse por el desgaste generado por el acoso de una tal Gaby, la convivencia en un programa de telerrealidad y la competencia que provoca un botín de 30.000 euros.
Los generosos, solidarios y altruistas valores que se están extendiendo en buena parte de nuestra sociedad: “Yo por unos euros mato: ma-to”.
“Algunos de mis compañeros viven solo de la televisión”.
Ya nos habíamos dado cuenta del surgimiento de esta fauna. Y por cierto: de qué televisión.
Había que crear espectáculo y la mitad de las broncas eran por eso.
Gracias por desvelarnos la clase de espectáculos que nos gustan, Lucía.
Después de cada intento suyo de abandonar el programa, el acoso de sus compañeros se intensificaba, porque se daban cuenta de que ella debía de ser muy importante.
-Nuestros profesionales de la telebasura reman en la dirección del interés empresarial.
-Nuestros profesionales de la telebasura conocen bien los gustos de la chusma.
-Nuestros profesionales de la telebasura son unos profesionales de pies a cabeza.

   En fin, amigos, creo que no hacen falta más explicaciones.


martes, 23 de julio de 2013

El régimen de la estafa

¿Qué podemos esperar si hasta Matas se libra?
   Acaba de salir en los medios de comunicación: el Tribunal Supremo ha evitado que Jaume Matas vaya a la cárcel. En la noticia que enlazo se repasan los argumentos supersólidos que en su día la fiscalía de la Audiencia de Palma acumuló contra Jaume Matas (y sus compinches, a los que el Supremo también premia con una buena rebaja), los cuales parecían justificar muy bien los seis años de prisión y nueve y medio de inhabilitación que se le impusieron al expresidente balear. Produce, pues, perplejidad la actual decisión del supremo. Rebobinando, recuerdo ahora que en los últimos tiempos Jaume Matas ha salido con cierta frecuencia en los medios, hablando incluso de sus condenas; siempre me pareció que se mostraba sorprendentemente tranquilo: ahora me explico por qué. Dije ya hace algún tiempo que nos enfrentamos al peligro de que la corrupta clase política que nos gobierna en complicidad con los grandes poderes económicos afronta esta crisis con la siguiente estrategia: cargar sobre las espaldas de la ciudadanía las pérdidas económicas, mantener intacto el actual marco político, que es idóneo para sus manipulaciones, recortar los derechos y libertades y, por último, salir lo más indemne posible de este bachecillo en que la gente les pide cuentas: hechos como este del casi perdón de Matas me dan la razón. ¿Qué podemos esperar de un marco político como el actual? ¿Qué podemos esperar si hasta Matas se libra?
¿Qué podemos esperar de la Justicia?
   Y dado que la gran cuestión es que la crisis es el resultado de la combinación entre corrupción política y delincuencia económica, la Justicia ha adquirido en estos momentos un papel esencial, por una razón muy sencilla: el buen funcionamiento del sistema y su credibilidad dependerán de que los corruptos y los ladrones paguen por sus delitos, y a muchos nos va a decepcionar cualquier final que no sea el encarcelamiento de unos cuantos. Delicada situación la de la Justicia en la actualidad, delicada y complicada, porque los mensajes que de ella proceden son -o a mí me lo parecen- contradictorios. Me parecen muy bien las actuaciones de los jueces Ruz (caso Gürtel), José Castro (Nóos), Alaya (ERES) o Silva (Bankia), por no hablar del semiolvidado Jacobo Pin, un auténtico héroe que ha afrontado con valentía las presiones del caso Fabra, un asunto ya viejísimo y que hace que sea muy problemático afirmar que España es un estado de derecho. Luego, sin embargo, estamos viendo cómo a Ruz y a Alaya les están poniendo palos en las ruedas y, en lo que se refiere a Silva, ya sé que se le está lapidando y que todos, incluido el grupo PRISA, parecen convenir en que es malísimo y que está instruyendo fatal y pasándose por el forro las garantías del pobrecito señor Blesa, presunto responsable de uno de los mayores descalabros de nuestra economía y a la vez amigo de muy poderosos amigos, pero el guachimán insiste en lo suyo: huele muy raro tanta celeridad en proceder contra el hombre que osó encarcelar a Blesa, como huele muy raro que, teniendo en cuenta como está el patio, el juez Garzón sea uno de los pocos expedientados (y además, ferozmente) de la judicatura española, ¡qué casualidad, hombre, por escuchas ilegales a los abogados de Gürtel! Y huele muy raro lo de un afiliado al PP llamado Francisco Pérez Cobos, presidente del Constitucional que puede acabar atrayendo una riada de impugnaciones, empezando por la del propio Garzón. Y huele muy raro el asunto de los indultos, que han llegado a favorecer a conductores suicidas o a banqueros. Y huelen muy raro ciertas concesiones penitenciarias a corruptos. Y huele muy raro... Y ahora, esta decisión del Tribunal Supremo. ¿Qué podemos esperar de la Justicia? No sería bueno que acabase cayendo definitivamente entre las cosas que ya no inspiran la menor confianza.

domingo, 21 de julio de 2013

Información sobre "La república mejor"

   Hace unos días, me decía un amigo que había llegado a conocimiento de "La república mejor" a través de las críticas que había leído en algún que otro blog. Apropiándome de la idea, he decidido ampliar el espacio reservado a esta novela en la columna de la derecha con enlaces a las presentaciones y las críticas de que ha sido objeto, así será más fácil acceder a la información sobre el libro que contienen, que es ya amplia. Muchas gracias, Ignacio.

sábado, 20 de julio de 2013

El currante perfecto (los sueños de la patronal se van realizando)

 
 
   En el número 2.149 de la revista Pronto (sí, queridos: el guachimán lee el Pronto: ¿os creíais que todo iba a ser Hegel, Tolstoi, Marx, Proust, Spinoza, Joyce, San Agustín, Platón, Gracián, Ortega, Dante, Unamuno, Nietzsche, Einstein o Asimov? ¡Qué equivocados estabais!), me encuentro una noticia sobre el joven de la foto, David Day, un británico de 21 años que, a su tierna edad, acumula ¡once empleos! Aquí os relaciono su ejecutoria:
-Pasa sus días de trabajo en trabajo.
-Solo recibe salario de cinco de sus once empleos, pues los otros son de voluntariado.
-Trabaja 50 horas a la semana.
-A pesar de eso, sus ingresos mensuales no superan los 600 euros.
-Apenas tiene tiempo para sí mismo, pero no le importa, porque prefiere estar haciendo cosas útiles.
-Nunca se pone enfermo.
-Hace todo lo que se le pide sin oponer resistencia.
   Por estas dos últimas razones, uno de sus jefes, Mr. Leslie Rhodes, lo considera el empleado perfecto. Por su parte, Mr. George Cowcher, presidente de la cámara de comercio de Nottingham, considera a David Day un ejemplo a seguir. Estamos seguros de que de la misma opinión serán unos cuantos de por aquí, tales como los señores Roch, Rosell, Fernández (don Arturo), Ortega, Fernández Ordóñez, Linde, Báñez, Rajoy, Guindos, Montoro, Andic...
   Pero me quedo con la observación de Mr. Cowcher: David Day es un ejemplo a seguir: servicial, no se queja, vive para trabajar, gana una miseria y en algunos sitios ni siquiera cobra... Si todos esos gandules cimarrones que andan por ahí refunfuñando por todo, con ínfulas salariales y exigiendo derechos fueran como él, ¡qué distintas serían las cosas! Estaríamos diciendo aquello de: "¿Crisis? ¿Qué crisis?"
   En el ultracapitalismo que nos están metiendo con calzador, EEUU y el Reino Unido, de donde procede David, van muy por delante de los demás y marcando la pauta en cuanto a organización del trabajo, reparto de la riqueza o derechos. ¿Cuál es el modelo para los asalariados? David Day. ¿Qué se espera de ellos? Que hagan lo que David Day y aspiren a lo mismo que él: Mr. George Cowcher lo ha dejado muy claro.



sábado, 13 de julio de 2013

Malala y los burkas de Lérida

  
 
Un libro y una pluma pueden cambiar el mundo (Malala Yousafzai)

   Nos congratulamos hoy de ver a la niña paquistaní Malala Yousafzai hablando en la ONU, integra de cuerpo y mucho más integra aún de ideas y principios, ideas y principios que incluyen el derecho de las mujeres a estudiar. No hace falta recordar que, por tan pecaminosa pretensión contraria a los planteamientos religiosos de los talibanes, uno de ellos le disparó a Malala un tiro en la cabeza.
   Siguiendo con este asunto de los principios religiosos, hace unos días vimos por aquí cómo el Tribunal Supremo confirmaba una sentencia que hacía posible el uso del burka en los espacios públicos. Recordemos: el Ayuntamiento de Lérida aprobó en 2010 una ordenanza que prohibía acceder a sus instalaciones con el rostro tapado, pero una asociación musulmana recurrió a los tribunales, ya que eso impedía que las mujeres con burka entrasen al ayuntamiento, lo que, según ellos, atentaba contra la libertad religiosa. Se me ocurre una cosa: supongamos que mañana un ateo quiere entrar en un ayuntamiento con una máscara veneciana, pero le niegan el paso por llevar el rostro cubierto: ¿podría ir a los tribunales alegando discriminación por razones religiosas, ya que el Supremo ha dicho que las musulmanas pueden hacer algo que a él no se le permite? 
   Las sociedades se rigen por principios civiles, no religiosos, y aquí un principio civil es llevar la cara descubierta, por razones obvias. Por otra parte, quizás convendría que fuésemos menos ingenuos o hipócritas y más coherentes: tan principio religioso talibán es prohibir que las mujeres estudien como obligarlas a ponerse el burka, así que es absurdo condenar al energúmeno que disparó contra Malala y al mismo tiempo defender el ¿derecho? a llevar burka. La libertad religiosa tiene que tener los límites de los principios cívicos y los derechos humanos.

domingo, 7 de julio de 2013

Praxis educativa. 5: nuevas tecnologías en la educación

   Voy a empezar de nuevo hablando de disparates, aunque este artículo no trata de eso. Este año, entre mis grupos, he tenido un cuarto de ESO de bajísimo nivel de estudios y pésimos resultados. Cuando aún no hace muchos días estaba corrigiendo los exámenes de junio de este grupo, me encontré uno que decía que, en 1916, Juan Ramón Jiménez se casó con su novia camprubí (por Zenobia Camprubí); naturalmente, me dio la risa floja. Más adelante, me encontré con otro que, hablando también del inigualable poeta de Moguer, decía que, a causa de la Guerra Civil, se vio obligado a exiliarse a Mérida (por América). Nueva racha de carcajadas: ¡pero cómo pueden ser tan burras estas criaturas!, pensé. Dos minutos después, de repente, se me encendió la lucecita: el burro estaba siendo yo, porque esas criaturas ni estaban diciendo la primera barbaridad que se les venía a la cabeza ni estaban copiando de una chuleta: ¡estaban poniendo malamente lo que alguien les dictaba, solo así tenían explicación esos dos errores! Es así de sencillo: de alguna manera, habían logrado comunicar por móvil las preguntas a alguien de fuera, y ese alguien se las estaba dictando a través de uno de esos microfonitos que se puede uno poner oculto en la oreja: sí, queridos amigos, estaban copiando por medio de sofisticado instrumental tecnológico. Ahora bien, como no tenían ni la más remota idea de los contenidos del examen (cosa lógica cuando uno no se los mira en todo el curso), sucedió que, cuando por el micrófono les llegaba algo que no entendían, plantaban lo primero que se les venía a la cabeza y se pareciera a lo oído, y así salió lo que salió.
   Para no dejar lugar a dudas, os diré que yo no dicto apuntes, sino que les hago a mis alumnos estudiar el libro o unas fichas elaboradas por mí y siempre leemos en clase lo que se tiene que estudiar, para que mis alumnos me planteen sus dudas o preguntas o yo aclare lo que considere oportuno: en pocas palabras: nadie pudo oír "a América" y copiar "a Mérida", porque eso se había dado en una ficha escrita. Os dejo aquí una tablita con los patinazos que pillé:
Alumna número 1 (pregunta: Juan Ramón Jiménez)
La ficha dice:
En el examen pone:
-En 1916, se casó con Zenobia Camprubí
-En 1956, se le concede el premio Nobel de literatura, pero este gran honor coincide con la casi inmediata muerte de Zenobia
-En 1916, se casó con su novia camprubí
-En 1956, se le concede el premio Nobel de literatura, pero este gran honor coincide con la muerte de su novia
Alumna número 2 (pregunta: Juan Ramón Jiménez)
La ficha dice:
En el examen pone:
-A causa de la guerra, tuvo que exiliarse a América
-A causa de la guerra, tuvo que exiliarse a Mérida
Alumna número 3 (pregunta: La Regenta)
El libro dice:
En el examen pone:
-Así, satiriza duramente los comportamientos
-Desfilan por sus páginas descubriendo su frivolidad, hipocresía, orgullo, mediocridad…
-Incluso la naturaleza se relaciona con el ánimo de los individuos
-El tedio y la lujuria
-La lascivia es la única vía de escape
-Así, satidiza dunente los comportamientos
-Desfilan por sus páginas suscribiendo su entiendes, pocresía, orgullo, mediocridad…
-Incluso la naturaleza tiende con el ánimo de los consecutivos
-El terio y la lujuria
-La inia es la única vía de escape
    Supongo que, a la vista de esto, a nadie podrán quedarle muchas dudas. Esta información la transmití al equipo directivo por si consideraba oportuno adoptar algún tipo de medida ante la evidencia de que las nuevas tecnologías se nos han colado en el centro como herramienta de fraude.
    ¿Qué pasó con las alumnas? Pues que las suspendí, pero no por haber copiado, sino porque, a pesar de sus trampas, las tres me presentaron exámenes merecedores de muy baja puntuación. Los que seáis profesores, entenderéis muy bien que, puesto que las iba a suspender de todas formas, no me merecía la pena meterme en acusaciones de haber copiado, porque, tal y como están hoy las cosas, es absurdo meterse en batallas innecesarias, e incluso voy más lejos aún: si lo hubiese hecho, las habría favorecido, ya que les habría dado la oportunidad de pescar en río revuelto, marco predilecto de quienes no poseen grandes méritos. El proceso habría sido este: SALIDA: yo las acuso de haber copiado por procedimientos inalámbricos; ellas lo niegan, se hacen las ofendidas y empiezan a hacerse las víctimas; mueven una reclamación; la protesta prospera y ya nos metemos en líos de si copiaron  o no copiaron; este factor se convierte en el elemento crucial y oscurece el hecho de que, de todas formas, los exámenes estaban para suspender; ellas aducen que han sido suspendidas injustamente y exigen un nuevo examen; a todo esto, la legión de padres-madres-profesenrollados-directivosmásenrolladosaún ya ha sembrado sobre mi acusación no la duda, sino la refutación más concluyente; yo aduzco una vez más que, además de que han copiado, aun dando a esas preguntas la puntuación máxima, hubieran sido unos exámenes de suspenso nítido e indiscutible; alguien con capacidad de decisión dice que eso no es ya lo que importa, que lo que importa es que la acusación era la de haber copiado y, dado que no quedaba nada claro que las pobres niñas hubieran copiado (argumento que sin duda se habría esgrimido),  TENÍAN DERECHO a que se les repitiera el examen; LLEGADA: se me obliga a hacerles un nuevo examen. En definitiva: que el actuar torcidamente hubiera recibido premio en lugar de castigo, cosa no rara en la actual situación.
   Lo acertado, por tanto, fue no meterse en aventuras y suspenderlas directamente por el camino más seguro: los deméritos demostrados en sus exámenes. Y para los que penséis que ese hipotético proceso que os pinto más arriba es demasiado kafkiano y hubiera sido imposible, contaré algo más. La pregunta de Juan Ramón Jiménez valía 2 puntos; a la alumna número 1, a pesar de esos disparates reseñados (que le rodeé con notorios círculos rojos), de algunas omisiones que le indiqué en el examen y de una falta de ortografía también debidamente señalada en rojo, se la califiqué con un muy generoso 1'5. Pues bien, cuando les di los exámenes para que los vieran, vieran sus notas y me comentasen lo que considerasen oportuno, me dijo:
   -Profe, yo la pregunta de Juan Ramón Jiménez la he puesto exactamente igual que en la ficha: ¿por qué no me has puesto un 2?
   Esto, recalco, aun sabiendo que esa supuesta exactitud era inexistente, ya que yo le había señalado de manera muy notoria sus fallos. En vista de esto, pregunto: ¿creéis que esa alumna se hubiera quedado de brazos cruzados si yo le hubiese devuelto el examen calificado con un cero y explicando que esa nota era por haber recibido la respuesta dictada vía móvil? A esto nos ha llevado el demencial e hipertrofiado concepto de los derechos de los alumnos que rige en la actualidad: a que una persona que ha hecho trampas, ha respondido no tan bien como había creído a una pregunta, ha recibido cumplida información de sus evidentes fallos y, aun así, ha sido calificada muy generosamente, todavía se crea con derecho a pedir explicaciones. 
   Quería hablar y he hablado de la entrada de la tecnología en los institutos para copiar, un problema sin duda importante que se nos viene encima, pero, como veis y sin querer, he acabado hablando de otros problemas más gordos, radicales y antiguos, los cuales están mucho más asentados y producen y han producido mucho más daño: mientras no acabemos con estos, lo de los micrófonos y demás será un juego de niños. Perdón por este rollazo. 

jueves, 4 de julio de 2013

Rifirrafe con Eurovegas: ¿cuál es exactamente el juego de Tomás Gómez?

   Un buen número de medios de comunicación se han hecho hoy eco de unas declaraciones de Tomás Gómez en las cuales el líder del PSOE madrileño dice saber de buena tinta que "Eurovegas ha caído". No se han hecho esperar los desmentidos, del propio Adelson, del alcalde de Alcorcón y del consejero regional Salvador Victoria, quien asegura que este proyecto va a proporcionar 200.000 puestos de trabajo, aunque se olvida, como es habitual, de clarificar, cuáles, cómo, cuándo, durante cuánto tiempo, de qué calidad... También omite este buen samaritano la mención de los negocios que este proyecto va a atraer a los sectores económicos afines al PP, especialmente, del sector de la construcción, verdadero objetivo de este atropello.
   Lo que realmente no acabo de ver claro en este sainete es la posición de Tomás Gómez (lo que equivale a decir del PSOE), porque sus declaraciones han sido de una alarmante ambigüedad: ¿qué pretendía con ellas? ¿Reprocharle al PP que haya echado a perder tan imprescindible proyecto? ¿Reprocharle a González su silencio? Lo que no parece es estar felicitándose por el hecho de que Eurovegas se haya ido al traste. ¿Qué quieren Tomás Gómez y el PSOE? ¿Qué Eurovegas continúe adelante o que se busquen otras vías de inversión y progreso no condicionadas al negocio del ladrillo? ¿Se cree lo de los 200.000 puestos de trabajo o piensa que esto es un cebo para embaucar a la ciudadanía? ¿Confía en el proyecto Eurovegas o cree que seguirá el modelo de la Warner o Terra Mítica, es decir, que será un chanchullo más para que se forren un círculo de amiguetes poderosos y que luego quedará ahí como un engendro marchito? Sería bueno que Tomás Gómez y el PSOE hablasen claro de esto, porque de ambigüedad, silencios cómplices y demagogia ya estamos hartos.

Razón de Estado II

   A las siete de la tarde de hoy, doy un repasillo por la prensa en la red y me encuentro con que ABC da cuenta de que el Tribunal Supremo ha desestimado la denuncia del juez Elpidio Silva contra la fiscalía y el instructor de su expediente. Llaman la atención dos cosas: la concisión de la noticia y el motivo aducido para el rechazo: que Silva ha presentado una denuncia cuando debería haber interpuesto una querella. Reconozco que no soy experto en leyes, pero me voy a exponer a columpiarme: ¿no huele esto a cerco contra este juez por haber osado encarcelar a alguien con muy buenos agarres?
   Otra cosa que llama la atención: al menos a esta hora, ni "El País", ni "El Mundo", ni "20minutos", ni "La Vanguardia", ni "El Periódico", ni... ya me he cansado de buscar, dicen nada acerca de esto en sus primeras páginas: ¿es que lo que suceda con el juez que ha sido apartado del caso en que se juzgaba al máximo responsable de Caja Madrid en la época de mayor descontrol, al directivo que concedió a Díaz Ferrán extralimitados créditos de aquella manera, al impulsor de la extraña y ruinosa operación del City National Bank of Florida no importa nada para estos medios? No me lo explico. Un punto para ABC, sean cuales sean las razones para que haya sido el único medio de gran audiencia que  ha sacado este asunto. E insisto: lo que suceda con el juez Elpidio Silva tendremos que seguirlo muy de cerca, porque es un asunto que huele a una sustancia muy apestosa: represalia. ¿Estamos ante un asunto de razón de Estado resuelto en las alcantarillas?

miércoles, 3 de julio de 2013

Praxis educativa. 4: la perla de la corona

   Aunque el asunto de las perlas lo traté en el artículo anterior, hubo una que por sus dimensiones y altas cualidades decidí dejarla en una vitrina aparte, que os presento ahora. La pregunta (de un examen de recuperación de la tercera evaluación de 4º de ESO) era Benito Pérez Galdós. He aquí la respuesta, transcrita literalmente:
   Galdos fue un escritor muy importante del siglo XX. Tiene una gran extensión de obra, pero tubo las más importantes. Perteneció al bando republicano y esto le hizo escribir mucho en contra del partido nacionalista. Su obra, extensa y muy pulida, le hizo llegar muy alto en la sociedad de escritores. Galdos se centro maximamente en la escritura de poemas y relatos cortos, pero donde mas sobresalio fue en la narración. Sus grandes obras fueron muy importantes en los siglos XX y XXI, y esto le hizo llegar a la cima de los mas importantes escritores españoles.
   Sin duda provocará la risa de más de uno esta densa concentración de disparates en solo seis líneas, pero todos sabemos que lo que hay detrás de una respuesta así tiene poca gracia. Algunas preguntas que uno puede hacerse: ¿no se daba cuenta esta persona de que estaba escribiendo puras incongruencias y hasta frases sin sentido? ¿Qué resultado se imaginaba que iba a obtener de una respuesta así? Y luego, ahí está la ortografía. El alumno que escribió esto es una persona inteligente, capacitada para logros mucho mejores, pero tengo muy claro que ciertas cosas que se estudian en ciertas asignaturas no son lo suyo. De aquí surge una pregunta, inquietante, machaconamente repetida por algunos y vieja ya en el ámbito educativo español: ¿no deberíamos dejarnos de cegueras e hipocresías e instaurar un sistema educativo con opciones bien diferenciadas para bachillerato y FP, más una tercera parecida a la diversificación para quienes no hubiesen aprobado la primaria? Con pasarelas, claro. A lo mejor resulta que el primer disparate es nuestro actual sistema educativo: desde luego, hay que cambiarlo, porque es un desastre; como en otras ocasiones, me veo obligado a curarme en salud diciendo que no estoy defendiendo la LOMCE: no, tampoco es esto, pero urge una solución ya.

lunes, 1 de julio de 2013

Praxis educativa. 3: perlas

   Por mucho que los profesores nos empeñemos en avisar de que el aprobado final se empieza a fabricar el primer día del curso, un buen número de alumnos se niega a admitirlo y el resultado es que llega junio y nos encontramos con demasiados alumnos que deberían ser suspendidos. Los enjuagues y cambalaches posibilistas que impulsan hoy en día la educación conducen a que, en tal circunstancia, se organicen unos exámenes de repesca que son exactamente iguales que las suficiencias de hace veinticinco años, a pesar de que, en teoría, el supermaravilloso sistema logsiano aún vigente, que apostaba por la evaluación continua, era incompatible con el concepto de examen final que estas representan, pero burla burlando y por la puerta de atrás (y a base de presiones de padres e inspectores, todo hay que decirlo), se han acabado reinstaurando como un procedimiento más de contención del desastre. Conste que yo siempre he sido partidario de las convocatorias extraordinarias de junio y septiembre, pero sucede que el sistema no lo es (no sé si me explico) y el hecho de que haya tenido al final que restablecer ambas de manera un tanto vergonzante y sin renunciar a procedimientos de evaluación de corte logsiano (la llamada evaluación continua, ese fantasma vagoroso que nunca ha sabido nadie muy bien en qué consiste), me resulta una evidencia más de que hoy en día la educación se rige bajo el mandato de la incongruencia, cosa que a la vez me molesta y me preocupa.
   Sea como sea, el caso es que en junio nos vemos ante esos exámenes de gracia para quienes han estudiado poco o nada durante el curso, lo que es una ocasión ideal para la proliferación de disparates en las respuestas. En estos días he tropezado con un buen montón, pero os voy a reproducir solo unos cuantos. El primero está sacado de un examen de 3º de ESO, los demás, de exámenes de 4º de ESO. Aquí los tenéis:
   -Mirad lo que me dice una alumna acerca de Lope de Vega:
   Lope de Vega fue encarcelado por pensar al contrario que todos, y por sus diferentes gustos hacia las mujeres, es decir, era homosexual.
   -He aquí las obras que atribuye a Camilo José Cela alguien que sin duda tiene un pequeño cacao entre este novelista y Federico García Lorca: Poesía en Nueva York y Poesía de gitanos.
   -Tal vez muchos no recordéis que una de las colecciones de cuentos de Clarín se tituló El señor y lo demás son cuentos, nombre que alguien me ha cambiado por Cuentos y lo demás son tonterías.
   -Una de mis alumnas me pone que Delibes escribió algo titulado Hijo estás despedido; mi mujer sugiere como explicación que se ha confundido con Mi idolatrado hijo Sisí, a lo que yo replico que de esta obra no les he hablado a mis alumnos, no sé, la verdad.
   -Como todo profesor sabe, existe entre los alumnos un recurso que consiste en decir vaguedades cuando no se sabe nada acerca de la pregunta. Mirad como ejemplo lo que me cuenta acerca de Juan Ramón Jiménez un alumno: Fue un importante novelista que siempre plasmaba lo que pensaba en sus escritos.
   Como suele ocurrir en los disparates que selecciono cuando hablo de este asunto, lo que me maravilla de estos de hoy son dos cosas: en unos casos, la enormidad del error; en otros, el hecho de que, a poco que hubiera reflexionado sobre lo que escribía, su autor debería haberse dado cuenta de que eso no podía ser. Lo que subyace en ambas opciones es la desconsoladora indiferencia de quien respondía hacia lo respondido, y lo peor del caso es que la inmensa mayoría de quienes han puesto cosas así (ya podéis imaginar cómo sería el resto del examen) estaban persuadidos de que tenían posibilidades de aprobar, e incluso algunos ponían gesto contrariado cuando se les devolvía un examen con un cero, un dos o un uno. No me cansaré de decirlo: una de las mayores diferencias que caracterizan al alumno de hoy es su ciega falta de aceptación del fracaso: aunque les devuelvas un examen lleno de burradas perfectamente corregidas, muchos te seguirán mirando de forma rencorosa y atribuyendo su suspenso no a su ignorancia, a menudo abismal, sino a lo injusta y malintencionadamente que les has calificado. Nuestro sistema escolar, a base de machacar sobre los sacrosantos derechos de alumnos y padres, ha llegado a crear en los más cerriles y/o cínicos la falsa creencia de que tenían derecho a todo, incluidas cosas como portarse como cafres o aprobar demostrando "méritos" que harían sonrojarse a un asno, lo cual ha tenido unos efectos demoledores. Sería muy necesario implantar el imperio de la cordura y el sentido común, con planteamientos tan sencillos como estos: se aprueba estudiando, aprendiendo y demostrando los conocimientos en las pruebas adecuadas; poner tonterías o barbaridades y esperar que el profesor te apruebe porque has escrito algo es una aberración; hacer exámenes de suspenso y embaucar a tus papás para que vayan a presionar al profesor con el fin de que te apruebe es una iniquidad. Mentalicemos a nuestros jóvenes con que el aprobado se consigue solo por el camino recto; en este propósito deberíamos aportar firmeza y profesionalidad los profesores y no estaría de más que los equipos directivos también se comprometiesen en la empresa, ya que su cada vez mayor complacencia con padres y alumnos es un acicate para quienes pretenden ganar con trampas y mucho me temo que, mientras esta expectativa pueda adoptarse con posibilidades de éxito, seremos incapaces de avanzar gran cosa.