miércoles, 23 de enero de 2013

¿Algo se mueve?

   Me llegan de aquí y allá vientos de que la indignación y la perplejidad por el expolio que se está llevando a cabo en España por las élites políticas y económicas están creciendo tanto que vamos camino del estallido. Por lo pronto, se preparan una serie de concentraciones y manifestaciones, sobre las que encontraréis información más amplia en este artículo del blog de mi amiga Patricia:
 
 
   Llamo la atención sobre dos:
  -La convocatoria del 23-F (sábado) en Madrid, algo que puede acabar siendo una megaconcentración con exigencias muy fuertes de cambio ante la envergadura de los asuntos de corrupción y la caradura que se está gastando en ellos: lo de Bárcenas, por ejemplo, es muy gordo, pero que haya salido mezclado con él  el señor Sanchis, que estuvo envuelto en el caso Naseiro (uno de tantos cerrados en falso), revela que la cosa viene de muy muy lejos.
    -Una concentración también en Madrid contra la bochornosa operación de Eurovegas, que tendrá lugar el próximo sábado 26 de enero a las 18:00, entre Atocha y Sol. Sabéis que este asunto hiere particularmente la sensibilidad de vuestro amigo el guachimán, como se demuestra en esta serie de enlaces:
    -Carta publicada en "El País" el 29 de junio de 2012:
    -Versión ampliada en este blog con elementos interesantes que tuve que suprimir (sabéis que las cartas de "El País" tienen una limitación de extensión):
    -Otros artículos en este blog:
 
   ANIMAOS Y PARTICIPAD en estas convocatorias. Sería deseable, además, que fueran cuajando en algo de más alcance, alguna organización ciudadana, de base y democrática que tomase como meta el limpiar un poco el panorama político español. 
 
 


8 comentarios:

  1. Vivimos en permanente cabreo, indignación, asco y rabia. La última que me acaba de llegar es que la amnistía fiscal no ha significado finalmente recaudar el 10% de lo que los más ricos (los más hijos de puta) nos robaron, sino que se llegó a un acuerdo con los bufetes de abogados de los defraudadores que significó que finalmente sólo devolvieran el 3%

    http://vozpopuli.com/nacional/20367-rebaja-en-la-amnistia-fiscal-los-defraudadores-pagan-el-3-en-lugar-del-10-inicial

    Y mientras, recortes, ajustes, pérdidas de derechos sociales, ERES, brutales rebajas de salarios , corrupción y mamandurrias

    ResponderEliminar
  2. Es que yo cada vez descarto menos que aquí se líe una gorda, porque está mal y es inadmisible que se gobierne robando y que todas las instituciones y organizaciones relevantes esté corrompidas, pero el PP ha dado una vuelta de tuerca en el sentido de instaurar abiertamente el despotismo: no se puede entrar al gobierno asestando recortes a los inocentes y regalando amnistías fiscales a los culpables, ni hacer y deshacer leyes a nuestro capricho y conveniencia (reforma laboral, ley de costas, Eurovegas...), ni indultar a corruptos y homicidas porque son de los nuestros... Esto es fascismo y declaración de guerra. Todo el mundo está muy quemado, se han alcanzado límites humillantes.

    ResponderEliminar
  3. Lamentable situación la que viven allá. Aquí las cosas también se ven peor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, María Eugenia. Yo estoy al tanto de que el mundo nunca ha sido "El chavo del ocho" o "Barrio Sésamo", pero últimamente asusta un poco, la verdad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Yo también creo que se prepara algo gordo, Pablo. Aquí, como dice Pérez Reverte, nos equivocamos de país de referencia: seguimos a G. Bretaña en vez de a la revolucionaria Francia. Nos quedamos sin una guillotina con que hacer rodar algunas (muchas) cabezas infames. Mucho me temo que nos quede ese trabajo por hacer, aunque ojalá no sea en sentido literal lo de las cabezas cortadas.
    Hoy he llevado a mis padres al médico. Éste me ha dicho, indignado, que estos cerdos que tenemos en el poder presumen ahora de que se han reducido las listas de espera. Qué hijos de la gran puta: lo que ocurre, me ha explicado el médico, es que se están dejando de coger citas. ¡¿Cómo no van a disminuir las litas de espera si ni siquiera hay ya consultas para diagnosticar a un montón de gente? Tremendo.

    Un abrazo.
    Antonio Raus

    ResponderEliminar
  6. Es abrumador, Antonio, el aluvión de casos, quejas, historias particulares, etc. que le llegan a uno a diario que son realizaciones concretas del régimen de arrebato de derechos y hundimiento en la miseria a que nos están sometiendo. Vayas donde vayas y por donde vayas, leas el periódico que leas, veas el noticiario que veas: muestras concretas del daño que se está haciendo a personas concretas. Te voy a contar solo uno para no aburrirte. Hoy mientras tomaba café en una terraza, había una señora hablando al móvil con el supuesto servicio al cliente de Amena, porque llevaban cuatro meses cobrándole las facturas duplicadas: Amena or un lado y Movistar por otro. Con cosas tan gordas como las que están ocurriendo, se nos pasan por alto otras supuestamente menores, como el permanente régimen de mal servicio y robo al cliente que en España han impuesto las telefónicas. Son un comensal más del festín, y muy impune, y muy constante y con mucho dinero arrebatado: ¿quién les ha parado los pies? Tienen un régimen de absoluto despotismo sobre el usuario. ¿Por qué? Pues porque son grandes empresas, por supuesto, con connivencias con el mundo político.

    ResponderEliminar
  7. Uh, no me hables, Pablo, no me hables de las compañías telefónicas. Yo también pasé por la ignominia de la doble facturación. No recuerdo la cifra exacta, pero sí de que perdí bastante dinero. Por mucho que reclamé, nada de nada. Esto es de república bananera. Creo que muchos estarán ahora despertando de ese sueño de papanatas en que se cantaban las loas de nuestra incólume y modélica democracia. Demasiados años presumiendo de algo que nunca hemos tenido. Esa autocomplacencia la hemos de pagar muy cara. Despertamos de un sueño y nos metemos de lleno en una realidad de pesadilla. Y la verdad es que hasta los más escépticos hemos sido engañados. Era imposible imaginar el alcance de la corrupción política.

    Antonio Raus

    ResponderEliminar
  8. Lo de la desprotección del consumidor es repugnante, Antonio, y en el caso de las telefónicas, tú lo has dicho: de república bananera. Todo el mundo que ha estado fuera se escandaliza de los precios, los abusos, el pésimo servicio y el derecho a pernada que tienen aquí. Tienen la trampa y el abuso como norma, con total impunidad. Es un síntoma más de falta de democracia, no es ninguna tontería. Un abrazo.

    ResponderEliminar