lunes, 27 de junio de 2011

¿La agenda oculta del señor Folgado?

   Los que seáis de Tres Cantos (mi pueblo) sabréis que, en las pasadas elecciones, el Partido Popular (o, como vulgarmente se dice, PP) arrasó en las elecciones municipales llevándose el 53'21% de los votos y 13 de 21 concejales. Los poderes del PP y de su cabeza de lista, José Folgado, fueron esencialmente una buena imagen del candidato, una acertada remodelación de calles y parques y unas cuentas saneadas (aunque esto último era discutido). Ante esta ejecutoria, asuntos como el de los campos de golf quedaron reducidos a la dimensión de meros lunares. Pues bien: ha sido llegar al primer pleno y tomar una medida que, a buen seguro, de haberse sospechado antes de las elecciones, les habría restado al PP y a Folgado un buen puñado de votos: una subida del sueldo de los concejales, que, por ejemplo, en el caso de los tenientes de alcalde, representará pasar de 46.448 euros anuales a 54.110, es decir, una subida del 16'5% (7.662 euros) de un sueldo ya de por sí suculento, y más aún si se tiene en cuenta que es por ser edil de un pueblo de medio pelo como Tres Cantos, y más aún si se tiene en cuenta que aquí en España lo que está de moda es el paro, la congelación de salarios o la bajada, y más aún si se tiene en cuenta que aquí todos los partidos pregonan la austeridad y hablan de vacas flacas, y más aún si se tiene en cuenta que esta medida se ha aprobado con los votos del PP, que nos promete sangre sudor y lágrimas, y los del PSOE, que ya nos ha dado una buena ración de ese cóctel... Mirad estas tablitas que os ha hecho el guachimán, para que os expliquéis por qué en 5º de primaria sacó un 7 en matemáticas:

Percepción                                    En euros de hoy                 En pesetitas de ayer

Sueldo anual anterior                         46.448                                   7.728.297
Prorrateo mensual                                    3.871                                     644.080
Sueldo anual actual                             54.110                                   9.003.146
Prorrateo mensual                                    4.509                                      750.234
Subida anual                                          7.662                                   1.274.850
Prorrateo mensual                                       638’5                                   106.237

   Bonitas cifras, ¿eh? Ya quisiéramos pillarlas algunos. Pues aún las hay peores, porque los concejales con delegación van a pasar de 38.956 euros a 51.047,  sacad la calculadora. A lo mejor el día en que lleguen al gran público noticias como el modo en que se han autoconcedido los sueldos en los ayuntamientos tendremos más datos para entender lo que ha pasado en España en los últimos años y qué cosas deben cambiar.
   Os dejo aquí algunos enlaces que amplían esta información.
   1.- La noticia en "El Mundo".-  ¡Nos quieren colar este sapo justificándolo con que hay que tomar como modelo al ayuntamiento de Colmenar Viejo! Inenarrable. Fijaos también en la interesante reflexión del representante de IU.
   2.- El diario gratuito "Gente" cuenta que esta subida se ha hecho aprovechando que se han recortado gastos al suprimir cargos de confianza. Modernos Robines Judes: suprimimos gastos para quedárnoslo nosotros. Así va el país.

domingo, 26 de junio de 2011

Está visto que estos señores siguen estando locos

   Quizás me hayáis oído decir alguna vez que, a mi juicio, la peor plaga que hemos sufrido los españoles desde hace aproximadamente treinta (30) años es el precio disparatado y abusivo que han tenido las viviendas. La absoluta desproporción entre nuestros sueldos medios y los precios medios que ha tenido la vivienda ha motivado que millones de españoles nos hayamos convertido en siervos de la hipoteca, como en la Edad Media los más desdichados eran siervos de la gleba, es decir, de esa porción de tierra atados a la cual malvivían. La tiranía que sobre ellos ejercieron los nobles, sobre nosotros la ejercen los bancos, que se han convertido en los actuales señores de horca y cuchillo, cuya falta de freno nos ha traído a la crisis en que nos hallamos ahora. Como los precios de los pisos subieron disparatadamente (yo he visto pedir hasta cien millones de las desparecidas pesetas por viviendas que se habían comprado diez años antes por trece y medio), la reacción lógica, llegada la crisis, era que bajasen, pero aquí es donde aparece uno de los principlaes escollos de la vuelta a la normalidad: todavía hay resistencias a que bajen en la misma proporción en que subieron. Sí, ya sé que sería absurdo esperar que esas vivendas de las que he hablado más arriba volviesen a los trece millones y medio, pero también lo es ver que la bajada de las viviendas hoy oscila entre el 0% de las de más calidad y, como mucho, el 30% entre esa bolsa de auténticas covachas que se han estado vendiendo a precios de palacios. Una vez más, son los bancos los que se aferran a estas insolidarias posturas, esos mismos bancos que defienden sus privilegios en los casos de impago arguyendo que les cuesta mucho vender los pisos expropiados. ¡Cómo los van a vender, a los precios que ponen! Para que veáis que no miento (¡el guachimán nunca miente!), os adjunto un enlace de una página de pisos puestos en venta por entidades bancarias.
   Aquí tenéis, para que me entendáis mejor, algunos casos concretos:
   -Por esta Villa Médici cuyo pórtico vemos detrás del coche gris, hay un banco que pide 125.000 euros.
   -Por este ¡cuarto sin ascensor en Manoteras! , hay un banco que pide 220.000 euros.
   -Por este lujo que se te mete por los ojos situado en el selecto barrio de La Ventilla, hay un banco que pide la humilde cantidad de 182.000 euros.
   -Esta réplica del Palacio de La Granja la está regalando un banco por 99.000 euros.
   Y todo así, el que quiera ver más, ahí tiene el primer enlace. A esto le llamo yo enfriar el mercado de la vivienda. Y es que es lo que yo digo: estos señores siguen estando locos. ¿Cómo se llama la patología que padecen? Son varias: estupidez, avaricia, voracidad financiera, falta de escrúpulos... Con tantos males, no extraña que el tratamiento se nos haya puesto por las nubes.

viernes, 24 de junio de 2011

De bodorrios y bodas

   Vais a perdonarme que hoy os fastidie con un sermón de abuelo Cebolleta. Resulta que estaba recogiendo el lavavajillas y he sacado una taza de esas típicas de ribeiro, como estas que tan bien acompañadas veis en la imagen:


   Les tengo mucho cariño a esas tazas, porque me las regaló para mi boda, junto con una jarra de mimbre aislada con resina, uno de esos buenos amigos que tengo en Galicia. La jarra no sé qué fue de ella, pero las tazas ahí siguen haciendo servicio, las seis del juego, gracias, Pepe. Esa taza me ha hecho recordar cómo fueron las bodas de la mayoría de mis amigos, cómo las celebrábamos y cómo queríamos que fueran los que nos casamos por aquella época de finales de los 70 y principios de los 80. Mi mujer y yo ganábamos entonces cuatro duros, pero nos empeñamos en pagar el banquete nosotros mismos y nos negamos en redondo a que nadie nos pagase una celebración por encima de lo que nosotros hubiéramos podido pagar. ¿Y qué pudimos pagar? Pues un banquete -elegimos un cock-tail, que entonces se llevaba- decente y normalito al que invitamos a familiares y amigos. Ni nos entrampamos ni nadie acudió pensando que tenía que compensar el haber sido invitado a una celebración de precio desorbitado. Triunfaba por entonces entre la gente de clase trabajadora -y muy en especial, entre la juventud- la idea de que el que celebraba una boda no se estaba poniendo en ningún escaparate, sino que simplemente quería eso: celebrar un momento feliz con los suyos. No había necesidad de compensar nada con los regalos, aunque la gente los hacía, como siempre. Yo recuerdo que a un primo mío le regalé un libro de edición un poco apañadita, que un buenísimo amigo me regaló una lámpara, que yo a él, más tarde, le regalé unas maletas y, en fin, ahí están las tazas de ribeiro. Como nadie se metía en bodas descabelladas por encima de sus posibilidades, el invitado no estaba sometido a ninguna presión.
   ¿Tiene esto algo que ver con lo de ahora? Dado el nivel estratosférico al que se han puesto los menús de las bodas, que raramente bajan de 150 euros por persona, el que es invitado a una se siente obligado a hacer un buen esfuerzo para compensar la invitación, para no ponerse en evidencia o quedar como un rácano. Esto no es de ahora, esto es de hace ya al menos quince o veinte años. Todo el mundo sabe que los salones y restaurantes abusan despiadadamente, todo el mundo sabe que por lo que suelen cobrar se podría comer muy bien en restaurantes de altísima categoría (acérquense al que les pille más cerca y comprueben lo que podrían hacer, por ejemplo, con esos 150 euros que he dicho antes), todo el mundo sabe que, encima, no es raro que en esos salones la calidad deje bastante que desear... ¿Por qué, entonces la mayoría de los españoles seguimos cayendo en esta trampa? Pienso que se debe sobre todo a una cuestión de imagen, a esa imagen cuya importancia tan desmesuradamente ha crecido desde mediados de los ochenta.
   Creo que la mentalidad que subyace bajo este comportamiento, una mentalidad vanidosa que incluye el vivir por encima de nuestras posibilidades, tiene bastante que ver en la crisis que hoy vivimos. Alcanza incluso a nuestros valores sociales colectivos: pienso que los de hoy están un tanto lastrados de superficialidad y materialismo. Os lo digo con sinceridad: me quedo con la jarra de mimbre y las taciñas. 

domingo, 19 de junio de 2011

Estupor y temblores

   Supongo que muchos habréis reconocido en el título de este artículo el de la novela de Amélie Nothomb de la que ya os hablé hace unos meses, pero el caso es que hoy el estupor y los temblores me sacuden por otro motivo: el anuncio hecho por D. Alfredo Pérez Rubalcaba de que propondrá un sistema semejante al MIR para seleccionar al profesorado, ya que piensa añadir para estos últimos la novedad de un periodo de prácticas. Para que os hagáis una idea, vuestro amigo el guachimán os ha buscado un ejemplo real de examen MIR, sistema que en general consiste en un megatest de 250 preguntas más otras diez como repuesto para posibles errores. La puntuación de los aspirantes sale de un 75% obtenido de la nota del examen y un 25% concedido al expediente de la carrera. No hay nada más: ni puntos por cursillos de programación o de resolución de conflictos, ni por interinidad ni por ningún otro concepto, cosas que sí hay y ha habido desde hace mucho en los sistemas selectivos de educación, en los que el perverso resultado producido es que los aspirantes parten en condiciones desiguales, lo que no ocurre en el MIR, donde todos van con lo mismo: su expediente académico y el examen, y allá cada cual con sus méritos. 
   Y esto lo va a mantener Rubalcaba, pues mucho me temo que el sistema que lleva en la cabeza no va a diferir mucho de lo que plantea el borrador que os presenté aquí hace nada. Como ya tenéis información sobre ambos modelos, podréis ver otra gran diferencia: el examen de los médicos es una durísima prueba sobre los conocimientos de medicina, mientras que en los de los profesores los conocimientos sobre sus asignaturas se ven mezclados y desvalorados por un corpus de legislación, programación, pedagogía, etc. que incluye conceptos que para nada sirven en la práctica docente, infla el valor de otros que pueden servir para algo pero son secundarios y contamina el desarrollo de la prueba con una serie de servidumbres ideológico-educativas que no están destinadas a seleccionar buenos profesores, sino a diferenciar a los que aceptan los dogmas del pedagogismo dominate y a los que no. 
   Pero, en realidad, como ya he dicho antes, el vínculo de semejanza entre el MIR y su propuesta lo fija Rubalcaba en el asunto de la fase de prácticas. Aquí  os adjunto un documento donde se da alguna idea (y también, alguna crítica) acerca de cómo son las del MIR, en el que se puede apreciar que están exclusivamente destinadas al ejercicio de la medicina y a la formación en ella; por lo que se refiere a las que el equipo Rubalcaba-MEC-sindicatos tienen preparadas para los docentes, os remito de nuevo al documento anterior, donde en su día ya señalé graves inconvenientes, como el mencionado, obsesivo y asfixiante secuestro-control ideológico o la aberración de incluir a un representante del consejo escolar en uno de los ¡dos! tribunales que tendrá que soportar tras sus prácticas el aspirante a la docencia: ¿os imagináis que les dijeran a los médicos la burrada de que se abría la puerta a la posibilidad de que en la selección de sus futuros colegas participasen personas sin conocimientos de medicina? Bien, pues una burrada análoga nos la ha dicho a los docentes el MEC en su propuesta: ¿será el señor Rubalcaba partidario de ella?
   Pero ¿pensáis quizás que el estupor y los temblores me vienen de lo dicho hasta aquí? ¡Qué va! El estupor y los temblores me los provoca el propio Rubalcaba. Como ya sabéis, este político fue secretario de estado de Educación desde 1988 y, entre 1992 y 1993, ministro de Educación y Ciencia: es, por si alguien no lo sabía, el padre político de la LOGSE y uno de sus más furibundos defensores ideológicos. Produce estupor que todavía se acerque al mundo de la educación después de las probadas hazañas de su criatura: ¿es ciego o carece de sentido de la autocrítica? Produce temblores que algún día pueda poner de nuevo sus manos a la obra de "arreglar" la enseñanza.  

viernes, 17 de junio de 2011

Ideas para MAFO

   Parece ser que las cosas en nuestra economía siguen sin pintar bien. El último sobresalto nos lo han dado las comunidades autónomas, cuya deuda ha llegado ya a los 121.420 millones de euros. Esto preocupa mucho a don Miguel Ángel Fernández Ordóñez, gobernador del Banco de España, que hace unos días proponía ciertas medidas para remediarlo, entre ellas, volver a meter la zarpa en los sueldos de los funcionarios. Quiero sugerirle a tan imaginativo prócer algunas ideas alternativas:
   Idea número uno: replantearnos muy seriamente la continuidad del estado de las autonomías, y esto lo piensan mentes más autorizadas y mejor amuebladas que la mía, aunque la mayoría se lo callan. 
   Idea número dos: es buenísima, aunque está ya más sobada que el Marca del bar de mi barrio: ahorrar en instituciones superfluas (senado, diputaciones...), cargos superfluos (asesores a millares), lujos inmorales y superfluos (coches oficiales, regalitos...), fiestorros y parrandas superfluas, subvenciones superfluas (cazasubvenciones a millares, entidades estrambóticas, sindicatos...) y otros capítulos superfluos.
   Idea número tres: hacer pagar a los que engañan a hacienda, perseguir el fraude y los chollos. En esto MAFO debería estar muy comprometido. 
   Idea número cuatro: exprimir a los corruptos.
   Idea número cinco: seguir el ejemplo de Islandia, aunque esta, lógicamente, a MAFO no le parecerá bien, porque podría acabar con él ante los tribunales o en el paro. Pero, si habéis consultado el enlace, habréis oído, entre otras cosas interesantes, que Islandia es uno de los países que mejor están afrontando la salida de la crisis, tal vez sea por eso por lo que no se informa demasiado sobre esta "revolución". Y es que las instituciones internacionales no siempre son de fiar; voy a recordaros algo que ocurrió con Malawi y que os conté aquí mismo hace ya algún tiempo.

Un punto pa' los indignados

   Ya en más de una ocasión os he comentado que me parece una indignante muestra de los abusivos privilegios que se conceden a la banca el que, a las personas que no pueden terminar de pagar una de esas brutales hipotecas que llevamos décadas soportando, se les arrebate la vivienda, pero se las obligue a seguir pagando la hipoteca hasta el final. Cuando las cosas ruedan sin problemas, los bancos ganan una suculenta pasta en concepto de intereses, así que, si las cosas se tuercen, ya van pero que muy bien aviados quedándose con ese bien que representa la vivienda, con cuya venta en el mercado podrán compensarse, y si no... mala suerte, ya se sabe que los negocios -incluido el préstamo con interés- tienen su riesgo. Eso de que la banca gane en cualquier circunstancia a costa de las espaldas del ciudadano y juegue siempre sin riesgos vulnera las leyes del mercado, que, cuando suben los precios de la vivienda, los combustibles, los alimentos o los servicios esenciales, se nos dice que nada se puede hacer, porque son sagradas, así que, venga: las mismas reglas para todos. Eso de que la banca, en estos casos, se quede con la pasta y con la casa es un abuso que debería abolirse por ley.
   Por todo esto, creo que se merecen un fuerte aplauso quienes están rebelándose contra esta injusticia por la vía de los hechos y están paralizando desahucios. Ya lo han hecho, que yo sepa, en el barrio de Tetuán de MadridHospitaletBarcelona y Parla, pero creo que hay bastantes más casos, supongo que eso lo sabrán mejor personajes tan solidarios como Elena Salgado y Miguel Ángel  Fernández Ordóñez, que deben de estar encantados con este invento. Los organizadores de estas acciones han creado una Plataforma de Afectados por la Hipoteca que, a mi juicio, constituye una respuesta muy adecuada a uno de los males que nos aquejan. Su propuesta es la siguiente: llaves entregadas, deuda saldada, como se hace en otros países menos demenciales que el nuestro, incluido Estados Unidos. Justo, sencillo y clarito, un punto pa' ellos. Y la última: dentro de no sabemos cuán poco, habrá elecciones: deberíamos negar el voto a todo partido que no incluyera en su programa la firme promesa de acabar inmediata y fulminantemente con este disparate, que ha mandado a muchísimos a la miseria, mientras los ejecutivos bancarios tienen unos ingresos de escándalo. 

martes, 14 de junio de 2011

Lo legal, lo legítimo y los tribunales caducados

   El Constitucional avala el recorte de sueldo a los empleados públicos: con este titular tan sesgado da hoy El País la noticia de que el TC ha rechazado el recurso que en su día pusieron los empleados de la Casa de la Moneda por haberse visto afectados por las rebajas de sueldo que los funcionarios sufrimos el año pasado. Lo de sesgado lo digo porque el Constitucional, en realidad, lo que hace es rechazar ese recurso concreto por las razones que podréis ver en la noticia, no avalar la medida general del gobierno, cuestión en la que ni se mete, ya que aquí de lo que se habla es de convenios, cosa que los funcionarios no tenemos, pero, en fin, ya no viene de una que El País manipule la información. A propósito, si leéis la noticia, veréis los extremos de maquiavelismo a los que llegó el gobiernete en este asunto, pues excluyó de aquella injusta medida a los empleados de AENA, ADIF y RENFE, justamente los colectivos que sabía que podían muy bien montarle un conflicto que les estropeara el invento. 
   Que la bajada de sueldo a los empleados públicos pudiera ser legal nadie lo discute, lo que es muy discutible es que fuera legítima, es decir, justa, porque ese recorte cargó las culpas de la crisis sobre un colectivo que no era para nada responsable, mientras que a los bancos o a los defraudadores y especualdores que la provocaron los trató con mimo. 
   Tampoco esperábamos grandes cosas de este Tribunal Constitucional desde hace años en proceso de putrefacción; nadie creía que un tribunal que ha cometido un patinazo tan colosal como el de Bildu pudiera hacer nada que contradijera al gobiernillo. La injusticia que Zapatero cometió contra los funcionarios ya ha empezado a condenarla el único tribunal que hoy en día medio nos queda a los ciudadanos de a pie: las urnas. Al PSOE le han votado 1.484.778 electores menos que en las elecciones municipales de 2007: ¿cuánto de ese voto perdido está en manos de funcionarios indignados contra un gobierno injusto que ha volcado sobre ellos las cargas de su incompetencia? En 2012 volveremos a empuñar la papeleta.

domingo, 12 de junio de 2011

Los cavernícolas vuelven a asomar la cachiporra

   Apenas constituirse los ayuntamientos, el ultranacionalismo vasco vuelve a esas andadas de violencia, crispación y acoso que le son connaturales y nos da las primeras muestras de que, a pesar de esa piel de cordero que se puso para participar en las elecciones y poder echar mano a la ansiada pasta, es el mismo lobo de siempre, que tuvo, eso sí, la suerte de engañar a unos cuantos bondadosos ingenuos, entre los cuales, para desgracia de todos, se hallaban don José Luis Rodríguez Zapatero, el ahora lloroso Odón Elorza, el inconmensurable señor Urkullu y unos cuantos miembros del tribunal constitucional. Podéis ver en El País, El Mundo o La Razón las cartas credenciales que ha empezado a mostrar la "democrática" Bildu.
   Y el PNV, ya también sin careta, ha empezado a intercambiar favores con Bildu, su repulsiva política de siempre. En el PSOE, surgen ya lamentos de Rubalcaba o Ares. Mientras tanto, volvemos al lamentable espéctaculo que nos recuerda lo de antes de que se ilegalizara a estos fascistas: actos de violencia, pancartas a favor de terroristas, persecución de la bandera española o discursos incendiarios mezclados con manifestaciones sibilinas e hipócritas destinadas a hipnotizar, a seguir fingiendo que no se vulnera una legalidad que, en realidad, se desprecia y se violará tantas veces como se considere necesario. ¿Tendremos que pasar muchos años contemplando esto pasivamente? ¿No se podrán hacer cosas, como, por ejemplo, destituir a alcaldes cuyos ayuntamientos retiren la bandera española o cuelguen pancartas pro-ETA? Lo que ha pasado en sitios como Elorrio, Lizarra o Basauri son los típicos actos de violencia batasuna; batasuna, y no etarra: estos señores tienen un probado historial antidemocrático y violento suyo propio, creo que, para volver a ilegalizarlos como se merecen, no haría falta estar pendientes de si condenan o no a ETA, porque tienen suficiente violencia propia de la que responder. Y mil millones de euros de los contribuyentes que no pueden administrar de acuerdo con sus delirios separatistas, la cosa no está para juegos.    

¿Apropiación indebida del empleo público?

   Como puede que algunos ya sepáis, desde mediados del año pasado, La Junta de Andalucía tiene soliviantados a los empleados públicos de aquella comunidad gracias al decreto 5/2010, de reordenación del sector público andaluz. La acusación que se lanza contra los actuales gobernantes autonómicos, que lo han sido durante muchísimo tiempo y parecen temerse que les ha llegado ya la hora de largarse, es muy grave: realizar acciones para asegurar la plaza  en la administración pública a más de 20.000 personas sin que hayan superado los preceptivos procesos de selección, más conocidos como oposiciones. Dicho en otras palabras: se acusa al PSOE andaluz de querer dejar colocados a los amiguetes antes de irse. Personas que han seguido de cerca este asunto afirman que ha sido bastante silenciado en los medios, pero aquí os dejo algo más de información facilitada por El Mundo y CGT. A grandes rasgos, el proceso de este expolio ha sido el siguiente: durante largos años, la Junta de Andalucía ha estado dejando la gestión de muchos servicios públicos a empresas externas, las cuales pertencían a gente afín, básicamente, del PSOE, CCOO y UGT, que, por supuesto, contrataba a su vez entre sus afines a esos 20.000 empleados a los que ahora se quiere prácticamente funcionarizar sin oposición; el paso final sería este decreto 5/2010, que, digamos, sanciona que sean esas empresas (agrupadas en agencias) las gestoras de tales servicios, relegando además a los funcionarios de carrera.  Para dar una vitola de consenso, la junta ha pactado este montaje con CCOO y UGT, que, miren por dónde, son esos aliados suyos que durante años se han ido colocando por este conducto y, además, hoy en día han sido barridos del sector público andaluz, entre cuyos empleados carecen de representatividad para acordar nada, y es que la traición sistemática acaba pagándose. Ellos niegan que se esté cometiendo esta funcionarización tramposa, pero hay evidencias de que el plan tiene ya algunos pasos avanzados en el ensayo del desembarco.

domingo, 5 de junio de 2011

La propuesta del MEC para modificar la selección del profesorado

   Ha salido a la luz un borrador elaborado por el Ministerio de Educación en el que este departamento presenta su propuesta de proceso de selección del profesorado de las etapas no universitarias. Este proceso se concreta en los siguientes hitos:
   1.- Un importante requisito previo (artículo 13): estar en posesión del título de graduado, maestro, licenciado, ingeniero, arquitecto o equivalente apropiado para el nivel de docencia a que uno aspire.
   2.- Otro nada despreciable requisito previo (artículo 13): para los aspirantes a niveles de secundaria y FP, estar en posesión de la formación pedagógica y didáctica establecida en el artículo 100.2 de la LOE, lo que vulgarmente se conoce como el máster en didáctica, y que representa, como es de dominio público, una importante tajada que el tiburón pedagógico ha obtenido en su afán de controlar quién enseña y cómo se enseña en las aulas españolas.
   3.- Una fase de oposición (articulos 18 a 22). Esta fase consta de dos pruebas. La primera está destinada a demostrar los "conocimientos científicos" (sic) y tiene a su vez dos fases, una teórica y otra práctica, más o menos (ver artículo 21.1). La segunda es una nueva tajada engullida por el escualo pedagógico (este animalito un día va a dar un reventón) y está destinada a demostrar la competencia pedagógica y didáctica, mediante la defensa oral de un supuesto práctico (ver art. 21.2).
   4.- Una fase de concurso (artículos 23 y 24), en la que aquellos que tuvieren servicios prestados y otros méritos pueden acreditarlos.
   5.- UNA FASE DE PRÁCTICAS, LA AUTÉNTICA NOVEDAD DE ESTA PROPUESTA, pues lo visto hasta aquí son cosas que ya estaban. Los procedimientos de esta fase se establecen en los artículos 29 y 30. Se explica ahí que el aspirante en prácticas deberá ejercer la docencia en un centro durante un curso, al final del cual se enfrentará a las siguientes cribas:
        -Una evaluación de la función docente en el centro y, si la supera,
        -Una prueba final (así como lo oyen), cuya superación representará la definitiva superación del proceso selectivo.

ALGUNAS OBSERVACIONES

Primera. Desde que se instauró el imperio de la LOGSE allá por el año 90, se produjo en la enseñanza un desembarco de los psicopedagogos y una implantación de las doctrinas didácticas de las que son sacerdotes. Esta implantación se ha concebido con el paso de los años como una colonización expansiva, destinada a ocupar y dominar el mapa completo del universo educativo. Así, por ejemplo, en los antiguos procedimientos selectivos, la prueba de didáctica o no existía o era un trámite, mientras que ahora, como hemos visto anteriormente en el punto 3, en los exámenes de acceso a secundaria, se constituye en un elemento de gran envergadura, mientras que los temarios correspondientes a los conocimientos de las diferentes asignaturas se han reducido. ¿Cree alguien que esto ha redundado en una mejora de la enseñanza? Vayan a los centros y verán como la inmensa mayoría de los profesores que están preparando oposiciones o de los alumnos universitarios en prácticas las consideran un fastidioso obstáculo, una hipertrofia de contenidos burocráticos que sobrecarga con absurdos legalismos las cuestiones de programación y metodología, que tampoco dan para tanto. Pero los burócratas que mandan hoy en la educación exigen que un profesor conozca sus decretos y reglamentos mejor que lo que realmente importa: esas áreas de conocimiento que luego tendrán que enseñar, porque son la rienda que ellos empuñan, así que ojito con no llevar listo este óbolo para Caronte. Que luego esa morralla papelera sea completamente inútil para  lo que realmente importa, a  ellos les trae sin cuidado.
Segunda. Otro tanto  ocurre con eso del máster: es un globo de la supuesta ciencia pedagógica tan hinchado como vacío, pero, hoy en día, estos todopoderosos señores han logrado implantar también en la formación universitaria sus horcas caudinas, bajo las cuales tiene que pasar todo aquel que quiera ejercer la docencia.
Tercera. Si nos molestamos en leer este borrador, veremos que tiene algunas grietas en su principal novedad: la fase de prácticas. Ya hemos visto que esta tiene que someterse al final a una primera valoración llamada evaluación de la función docente en el centro. Viendo lo que el borrador propone para esta prueba, se me ocurren algunas objeciones:
   -Esta evaluación la hará una comisión formada por un representante del departamento didáctico, el tutor de prácticas, un representante del consejo escolar, el director del centro y un inspector. No cabe duda de que la presencia de estos dos últimos es para garantizar la pureza y sometimiento a la ortodoxia de las prácticas evaluadas, con lo que será -como, más o menos, ya es ahora- una especie de repetición del examen de capacidad pedagógica.
   -Existe, sin embargo, una cosa que es inadmisible y que se debe, me figuro, a una insistencia en el buen rollito y el control social de la educación de nuestro demagógico ordenamiento educativo: la presencia de un miembro del consejo escolar en esa comisión: ¿qué pinta un miembro del consejo escolar para valorar nada menos que unas prácticas docentes? En el consejo escolar pueden entrar padres, alumnos, personal no docente...: ¿con qué alegría demagógica y desprecio hacia el profesorado se permite el MEC abrir la puerta a que personas no especialistas puedan influir en aprobar o suspender a opositores? Mientras la irresponsabilidad deambule entre quienes gobiernan la educación, no iremos a ninguna parte.
Cuarta. Después de esta valoración en el centro, todavía tendrá el aspirante que enfrentarse a La Prueba Final, que es ¡otro examen en el que deberá demostrar su aptitud didáctica! ¿Qué sentido tiene esto, después de tantísimos controles y cuando ya se ha incidido tanto en esos aspectos? Lo han adivinado ustedes, señores: es una nueva dentellada del tiburón pedagógico, una nueva ceremonia de comunión con la ortodoxia. Quien quiera comprobar si esto es así, que se mire el punto 5 del artículo 30, donde se marcan los criterios para esta prueba, y allí encontrará toda la letanía, muy significativa ya solo desde el lenguaje de esta liturgia: que si animar situaciones de aprendizaje, que si gestionar el progreso de los aprendizajes, que si las sacrosantas TIC von Siempre, que si realizar tutorías con alumnos y padres y madres, que si la realidad social... Palabrería vana, la jerga de una rígida burocracia con que los pedagogos sacralizan los dogmas inútiles que nos han impuesto para sostener un sistema fracasado.