miércoles, 23 de febrero de 2011

Las Vegas en Madrid

   Según publican varios medios, una empresa de Las Vegas llamada Sands pretende levantar en nuestro país una réplica a pequeña escala de aquella entrañable ciudad estadounidense. La oferta se concreta en un complejo de megahoteles de 20.000 plazas, casinos y centros comerciales y el caramelito se endulza con la promesa de que llevará anexa la creación de 180.000 puestos de trabajo. La empresa, eso sí, precisa una amplia extensión de terreno para edificar este paraíso en la Tierra y este fue precisamente el escollo que frustró su intento de establecerse en Asia (por si alguien no tenía claro aún dónde está el futuro), pues los países a los que se dirigieron, al parecer, tienen normas muy estrictas acerca de la cesión de suelo, así que, buscando gobiernos más laxos en esta materia, los señores de Sand, los muy pillines, acabaron viniendo a España, ¿por qué será? Sheldon Adelson, representante de Sands, no tiene pelos en la lengua y dice que el gobierno español debería darle garantías en la celeridad para concederle los terrenos. ¡Vamos, rapidito!, que el dinero no puede estar parado por un quítame allá ese impacto medioambiental, ni bobadas románticas por el estilo. Por lo pronto, el gobierno autonómico de Madrid (uno de los posibles destinos) ya está valorando dos o tres ubicaciones idóneas para el complejo: ¿será una de ellas junto al proyectado campo de golf de Valdeloshielos, al que, al parecer, le van a poner ardillitas y murciélagos para que quede más ecológico? Sin duda, Sands y el señor Adelson saben muy bien con quién se juegan los cuartos, como no podía ser menos en gente que viene de Las Vegas.  
   En un momento en que tenemos 4'6 millones de parados quizás no parezca muy popular arremeter contra este negocio que promete 180.000 puestos de trabajo, pero, sintiéndolo mucho, creo que presenta serios incvonvenientes. El primero de todos sería la falta de solidez y credibilidad de nuestros políticos. Después de haber estado no sé cuánto tiempo rasgándose las vestiduras y prometiendo que iban a buscar un modelo económico más sólido que la simple suma de construcción más turismo, cuyos excesos nos han traído donde nos han traído, ahora, a la primera de cambio, no le hacen ningún asco a una oferta que lo único que presenta es eso: construcción y ocio a lo bestia: ni escarmentamos ni parecemos tener planes mejores. En segundo lugar, soy muy escéptico con respecto a esos deslumbrantes 180.000 puestos de trabajo, porque, miren ustedes, no es la primera vez que aquí a España viene una superempresa de fuera prometiendo el oro y el moro y luego... Sin salir del sector del ocio, ahí está la Warner. ¿Van a ser realmente 180.000 puestos de trabajo? ¿Durante cuánto tiempo y con qué proyección? ¿Cuántos de ellos van a ser pan para hoy y hambre para mañana? En tercer lugar, ¿no está la oferta española en este sector un tanto saturada? ¿No es además un sector en crisis? ¿Será beneficioso a medio o largo plazo meter un monstruo así a hacer la competencia en Madrid o donde sea?



EL ÁREA METROPOLITANA DE MADRID

   Sé que todos los argumentos anteriores pueden recibir serias objeciones, pero hay un cuarto que considero el más importante y difícilmente rebatible: el del impacto medioambiental, al menos, para Madrid,  que, en este capítulo, está para pocas bromas. Madrid es una comunidad de 8.028 km2 y con un área metropolitana que ocupa en su centro una extensión de 1.739’44 km2 (casi el 25% del total, miren el mapa y juzguen la impresión que produce), aunque otros cálculos la amplían hasta los 1.935'97 -26 más que la provincia de Guipúzcoa en su totalidad- o hasta unos exagerados 4.609. Cualquiera  que viva en la comunidad sabe el exceso de urbanización que ya presenta y el peligro que acecha incluso a zonas protegidas o cercanas a ellas, dada la voracidad de nuestros constructores y de los banqueros y políticos que se forran con ellos. Es además una comunidad castigada por la sobrecarga de vías de comunicación de todo tipo; una comunidad de tráfico saturado; una comunidad de aire viciado; una comunidad donde todos estos factores ya afectan seriamente a la calidad de vida: ¿de verdad es el sitio adecuado para esa mini-Las Vegas solo porque a Sands le parezca que es ahí donde va a sacar más beneficios? Supongo que no debo de ser el único que piense que no, aunque me temo que  eso no sirva de mucho, porque, si el gobierno de la comunidad dice que ya "lo está estudiando"... ¿Tendremos finalmente el privilegio de que nos traigan la réplica de Las Vegas que sueña Sands? No lo sé: hagan sus apuestas.

viernes, 18 de febrero de 2011

Wisconsin aprende de España

   Parece ser que las prácticas políticas del gobierno presidido por José Luis Rodríguez Zapatero por fin van alcanzando el reconocimiento internacional que en justicia se merece nuestro prócer, como prueba el hecho de que el  estado de Wisconsin (USA), cuyo gobierno controla el partido republicano, haya tomado la decisión de reducir su déficit con la siguiente medida, de patente española: recortar los sueldos de los funcionarios. Lástima que no haya habido reciprocidad en las respuestas, pues mientras que allí los empleados públicos han reaccionado de manera inmediata y han cercado la sede senatorial donde se iba a perpetrar el atraco a decisión política armada, aquí, en su momento, nos lo tomamos con una sumisa pasividad; en fin, dos décadas de servilismo sindical tienen que notarse en algo más que las corbatas para hablar con la señora Merkel. Nótese, insisto, que la medida lleva la firma de los republicanos: dime quién te copia y te diré quién eres. ¿Qué han hecho los demócratas? Parece ser que son contrarios a este dislate y lo han bloqueado con su inasistencia al senado de Wisconsin. Como muestra, aquí tienen la reacción del presidente Obama:  

   Algunos analistas ven la batalla de Wisconsin como la primera de las luchas similares en otros estados. Incluso Barack Obama llegó a manifestar durante una entrevista el miércoles a una cadena de televisión de Wisconsin: "Creo que es muy importante para nosotros entender que los empleados públicos, son nuestros vecinos, son nuestros amigos. Estas son las personas que son maestros y están los bomberos y son los trabajadores sociales y son policías".

   Esto es lo que hay, compárese con la reacción que en su día produjo el recorte a los funcionarios españoles en nuestra clase política y en los sectores más descerebrados de nuestra sociedad. Está visto que cada pueblo tiene lo que se merece. ¿Se acuerdan de aquella célebre imagen planetaria en la que Leyre Pajín ponía a Zapatero a la altura de Obama? ¿Que habría tomado aquel día esa señora?  

domingo, 13 de febrero de 2011

ME COMUNICAN POR AQUÍ número 6 (13 de febrero de 2011)

En el día de la fecha me comunican por aquí los siguientes asuntos:

1.- Túnez, Egipto y... Andalucía. Hace un par de días, recibí un correo de un amigo que me informaba acerca de los movimientos de protesta que están llevando a cabo los funcionarios de Andalucía. El motivo principal de su indignación es el proceso de creación de un sector público paralelo que, a lo largo de 30 años de gobierno del mismo partido (el PSOE), ha ido llevando a cabo la Junta de Andalucía, sector público paralelo cuyo volumen se calcula en unas 300 entidades y entre 20.000 y 35.000 empelados. Estamos hablando del ya viejo procedimiento de la externalización de servicios, enufemismo bajo el que se esconde  una deleznable práctica presente ya en todos los niveles de la administración española y que ha consistido, básicamente, en solicitar a empresas privadas que realizasen trabajos para la administración, trabajos que, con harta frecuencia, podían muy bien realizar sus propios departamentos. Sé de muy buena tinta que algunas empresas de este tipo han prestado (y cobrado) "servicios" que consistían en pedir a la administración datos que luego vendían a la propia administración como informes previamente solicitados por esta. ¿Aberrante, no? ¿Qué han conseguido con esto nuestros ejemplares políticos? Primero, arrebatar funciones a la propia administración, lo que les ha servido para sus demagógicos planes de adelgazamiento de la función pública; segundo, favorecer a esos sectores de amiguetes, allegados, afines políticos, etc. que, casualmente, siempre están detrás de esas dinámicas y supermodernas empresas externalizadoras. El actual temor de los funcionarios andaluces es que, a través de unos primeros pasos dados con los decretos-leyes 5 y 6 de 2.010, la junta acabe haciendo funcionarios a esos amiguetes que en su día colocó en sus empresas de amiguetes. Y no, estimados amiguetes: los puestos de funcionario hay que currárselos en una oposición, eso del dedito está muy mal ¿Cuánto dinero de las arcas públicas han derivado los partidos hacia sus afines con esta práctica? Sería bueno saberlo, porque, queridos lectores, los movimientos que están agitando países como Túnez y Egipto son históricos y debemos conocerlos, pero ocurre que en la propia España, en sitios como Murcia y Andalucía, están pasando cosas, sin duda de menor envergadura, pero también muy importantes y que afectan a serias disfunciones de nuestro sistema cuyos efectos estamos padeciendo en los últimos tiempos: ¿por qué muchos medios han informado poco o nada acerca de manifestaciones de hasta 50.000 personas que se han producido en Sevilla y en Murcia? Aquí también hay descontento, que no obedece a razones caprichosas y, sobre todo, es nuestro descontento. 

2.- Perseguir el incumplimiento de la ley (Part One). Volvemos con la Junta de Andalucía. Como ha sido apropiada y ejemplarmente difundido, el hostelero de Marbella que se negó a acatar la ley antitabaco ha sido multado con 145.000 euros y apercibido del posible cierre de su establecimiento. Como corresponde a los poderes públicos, la junta andaluza ha obrado con celeridad y contundencia contra quienes no cumplen nuestras leyes.

3.- Perseguir el incumplimiento de la ley (Part Two). Por si nos tenía contentos la banca, ahora resulta que nada menos que 45 entidades de este sector al que decididamente deberíamos tener más viglado han sido denunciadas por fijar indebidamente topes en las bajadas de las hipotecas producidos por las oscilaciones del euribor. La demanda agrupa a 400 firmantes, pero la asociación que la dirige, Adicae, habla de 3.800.000 posibles afectados y de un beneficio de la banca, gracias a este fraude masivo en las hipotecas con suelo, de entre 3.500 y 7.000 millones de euros solo en 2010. No he encontrado postura oficial por parte de la administración o del gobierno, aunque sabido es que la señora Salgado no considera abusivas las hipotecas con suelo. Compare usted las partes One y Two de esta película y saque sus conclusiones. La defensa de la banca que hace este gobierno está pasando de indignante a repugnante.  

4.- Sortu. Como ya es tradicional cuando se avecinan unas elecciones, los aliados de ETA se han puesto un disfraz de demócrtas a ver si cuela y les dejan participar para optar a alcaldías del odioso estado español y tener de paso la oportunidad de acceder a ese apestoso dinero también español que ellos saben aplicar a fines generalmente tan sensatos como benéficos. Siguiendo también el guión habitual (¡ouuaaaaah!, esto es un bostezo), el PNV se ha apresurado a arropar este proyecto y a decir que merece ser legalizado y bla, bla, bla, bla, bla, Sacrosanto Derecho De Autodeterminación De Los Pueblos, bla, bla, bla, bla. Tranquiliza en cambio la postura del ministro del interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que ha rechazado tan reiterada como rotundamente la posibildad de tragarnos este nuevo anzuelito de los batasunos, pero es que... ¿Piensan igual todo el gobierno y todo el PSOE? El presidente Zapatero, no sé si decir curiosamente, se ha pronunciado muy poco sobre este asunto. En unas brevísimas declaraciones dijo esto: "Si es un paso importante o no, lo tenemos que ver con el tiempo". ¿Estamos otra vez con la ambigüedad calculada? ¿Con qué finalidad? Y mientras tanto, la última de Jesús Eguiguren, presidente del PSE-EE, es que "Sortu reúne las condiciones para ser legal". O el PSOE se aclara, o no podrá extrañarse de no generar demasiada confianza en este asunto.


Y no habiendo más asuntos que comunicar, se cierra el ME COMUNICAN POR AQUÍ número seis en Madrid a trece de febrero de 2011, día de san Benigno.