viernes, 28 de mayo de 2010

Una de alcaldes

Hace unos días, oí en la SER una entrevista con Pedro Castro, presidente de la FEMP, a propósito del asunto de si dejaban o no a los ayuntamientos contraer deudas antes de no sé cuándo. En determinado momento, el señor Castro cambió de tema y anunció que los cargos municipales –¡oh magnanimidad!- se iban a bajar las percepciones. Luego explicó que eso no era ninguna tontería, dada la cantidad de alcaldes, concejales y cargos municipales que hay en España -siete mil, ochenta mil y setenta mil respectivamente, esas fueron las cifras que dio, si no recuerdo mal-. El señor Castro terminó con esta perla: dijo que los alcaldes con sueldo de nivel de presidente del gobierno o de subsecretario se iban a recortar más que nadie: ¡gracias les sean dadas a tan sacrificados próceres! Se me ocurre una sugerencia para ahorrar fondos públicos: ¿por qué no ponemos fin de una vez al descontrol (o peor aún, al autocontrol) de los sueldos municipales? De paso, podríamos echar una ojeadita al asunto de los asesores y otras formas de gastar el dinero por parte de los ayuntamientos, que también se las traen, porque, además de los funcionarios y los pensionistas (estos colectivos antes que nadie), entre los responsables de la crisis bien pudieran contarse los mandatarios municipales, habida cuenta de las historias de despilfarros, recalificaciones raras, corrupciones y demás tropelías que han rodeado a los ayuntamientos en estos últimos años. No hay más que ver esto que comentó Castro como al desgaire: ¿no es como mínimo curioso que en España haya alcaldes que ganan lo que el Presidente del Gobierno? ¿No parece un síntoma del despropósito de los tiempos que esto suceda? ¿No lo es de la prepotencia de los políticos el que el presidente de la FEMP, con lo que está cayendo, se permita pasárnoslo por las narices?

viernes, 21 de mayo de 2010

Simplemente, genial

¿Eres funcionario? ¿Perteneces a ese colectivo de trabajadores al que le acaban de recortar un 5% de sus mediocres ingresos por una crisis provocada por otros? ¿Te parece bochornoso que este gobierno vendido al dinero tome una medida así (absolutamente inédita) con un amplísimo colectivo de trabajadores? ¿Te parece más bochornoso aún que a los auténticos responsables de esa crisis no solo no se les toque medio euro de sus bolsillos sino que además algunos, como la banca, hayan recibido ayudas del dinero público que ahora se te quita ti? ¿Te parece un insulto que además, mientras en España había un  espejismo de bonanza fomentado por las administraciones y su culto al dinero fácil de la construcción, a ti te congelasen las subidas al mismo tiempo que se enriquecían brutalmente los especuladores de mil formas y niveles? ¿Te parece un robo que el gobierno y la clase política intenten aliviar la crisis con el dinero de unos trabajadores mientras hay en España gente (a veces, muy rica) que está engañando al fisco? ¿Crees además que, como trabajador, has sido traicionado por unos sindicatos burocráticos, vendidos al poder y atestados de chorizos, corruptos e inútiles? ¿Crees, además, que los políticos y los medios de comunicación te han echado como carnaza a esa mezcla de descerebrados, resentidos, alborotadores, envidiosos, frustrados, cínicos defraudadores al fisco vía IVA y demagogos que con gusto te tirarían al río más próximo? Entonces, mírate esta cachondada. A lo mejor incluso no estaría mal que la imprimieses y la llevases a tu centro de trabajo, quién sabe, a lo mejor no está tan lejano el día en que por fin pongamos las cosas en su sitio.

sábado, 15 de mayo de 2010

Unas preguntitas tontas

Dice hoy "El País" que María Teresa Fernández de la Vega, siguiendo lo avanzado hace unos días por Zapatero, sugiere medidas para gravar "a los que más tienen". ¿Y quiénes son los que más tienen para la señora de la Vega? En el artículo no se dice, lo cual a mí me preocupa, porque el dato aquel de que las rentas más altas de los cotizantes a Hacienda son los asalariados sigue sin cambiar. Y otra cosa: ¿por qué, en lugar de actuar de entrada contra funcionarios y pensionistas, no se ha empezado por esos que más tienen (los verdaderos, claro) y el Gobierno se ha limitado a "no descartarlo"? ¿No hubiera sido más justo en términos de justicia económica empezar por ellos y por los bancos y por algún que otro causante de la crisis? ¿Es que el Gobierno deja la justicia económica para mejor ocasión? ¿Para cuándo? Que se dé prisa, porque está claro que a este Gobierno le quedan menos de dos años.

jueves, 13 de mayo de 2010

¿Y quiénes son ustedes para convocar huelgas de funcionarios?

Los chicos de Comisiones
 convocan movilizaciones;
los muchachos de Ugeté
han convocado también.
Como dice la canción, 
a los dos preguntaré:
¿dónde estabas entonces
cuando tanto te necesité? 
Perdonad estos ripios, queridos amigos; despreciad lo accesorio y quedaos con su ironía y con el mensaje que encierran. Después del anuncio de recortes de retribuciones para los funcionarios, a los maestros del oportunismo que son nuestros sindicatos mayoritarios, les ha faltado tiempo para hacer lo que últimamente mejor  se les da: un gesto de cara a la galería, consistente esta vez en convocar una huelga de funcionarios para el 2 de junio. Hagámonos las siguientes preguntas: ¿para qué convocan? ¿Con qué estrategia? ¿Con qué calendario? ¿Con qué legitimidad? ¿Hasta dónde estarían dispuestos a llegar? Y por último, teniendo en cuenta que estos sindicatos hoy convocantes jamás movieron un dedo mientras todo subía como la espuma y el nivel adquisitivo de los funcionarios permanecía sistemáticamente estancado, volveré a preguntar: ¿dónde estabas entonces cuando tanto te necesité? 
Que nadie se engañe, y menos, entre los funcionarios, porque con esto pretenden hacer lo de siempre: montar un circo efímero para aparentar que se oponen a estas medidas, pero luego no pasar de ahí, bien dejando caer el asunto en el olvido o bien con pretextos del tipo: "Compañero, hay crisis, tenemos una responsabilidad social..." Lo sé porque en mi sector (educación, por si alguien no lo sabía) llevan lustros haciendo lo mismo: convocan una huelga incendiaria allá por abril o mayo para hacerse los comprometidos, arrastran a unos cuantos ingenuos (cada vez menos) a perder el sueldo de dos días por descuentos y después... adiós muy buenas. CCOO y UGT hace años que han dejado al pairo a los funcionarios, me consta que con el cínico aunque inconfesado argumento de que no era muy "social" ocuparse de un sector de privilegiados que apenas trabajan y tienen el sueldo asegurado. Sin embargo, CCOO y UGT tienen gente colocada en los consejos de administración de las poderosísimas cajas de ahorros; tienen una áurea cadena de subvenciones que les fideliza a los poderes políticos de cualquier signo; no han dado nunca muestras de preocuparse en serio de asuntos como los desmesurados beneficios de la banca o el fraude fiscal, que son algunas de las cosas que nos han traído hasta aquí... Soy funcionario y, por tanto, trabajador, pero no pienso adherirme a ninguna movilización farsa de estos sindicatos, a uno de los cuales, por cierto, cuando aún merecía este nombre, pertenecí durante catorce años.

miércoles, 12 de mayo de 2010

Unos a prosperar y otros a apechugar

    Se veía venir y al fin vino: a los funcionarios nos van a recortar el sueldo. Que te rebajen lo que ganas por tu trabajo no tiene ninguna gracia, independientemente de que sea necesario, de que parezca inevitable y de que estemos en crisis, pero tiene menos gracia aún en las presentes condiciones, esencialmente por dos motivos: el primero, que este recorte se justifica por una crisis que tiene unos  culpables, entre los cuales, por supuesto, no estamos los funcionarios; el segundo, que esa crisis sucede a un largo periodo de generosa bonanza, durante la cual, todos o casi todos los culpables de la crisis de hoy se hicieron de oro, mientras que los funcionarios sufrimos de manera permanente unas subidas salariales miserables, las cuales, en el mejor de los casos, se fijaban al mismo porcentaje que el IPC.
    Se me ocurren algunas preguntas: ¿cuánto dinero público se ha ido a los bolsillos de los centenares o tal vez millares de corruptos que mosconean en torno a la política española? ¿Cuánto dinero público se va en asesores innecesarios y a menudo incompetentes (los hay en todas las administraciones, desde la municipal a la estatal)? ¿Cuánto dinero público se va en subvencionar entidades fantasmales y fraudulentas  que se dedican a actividades más fantasmales aún o a organizar sus parrandas con el dinero afanado vía boletín? ¿Qué dimensiones tiene la red picaresco-clientelar de audaces empresas que se dedican a rapiñar así el dinero público que ahora falta? ¿Cuánto dinero se va en campañas de autopropaganda explícita o encubierta hecha con fondos públicos por partidos que están en el poder municipal, autonómico o estatal? ¿Cuánto dinero público se va en montajes absurdos (jornadas, ferias, encuentros, estudios, candidaturas a eventos, planes, proyectos...) e inútiles destinados a dar imagen y/o colocar a amiguetes y nada más? ¿Cuánto dinero público se va en acondicionamientos públicos, ornamentación pública, alumbrado público o lo que sea público que, en realidad, ni necesitaba ni demandaba el público? ¿Cuánto dinero público se va en ministerios inútiles, consejería inútiles, departamentos inútiles, gabinetes inútiles? ¿Cuánto dinero público se ha ido en campañas y batallas ideológicas que solo beneficiaban a los partidos en el poder que las sostenían? ¿Cuánto dinero público se podría ahorrar si un país de 45 millones de habitantes no tuviera 18 gobiernos y 18 parlamentos, con sus correspondientes 18 redes de clientelismo, corrupción, etc.? ¿Cuánto dinero público y esfuerzo y tiempo de servidores públicos se derrochan por disputas competenciales? ¿Cuánto dinero público se han llevado y se están llevando las líneas de alta velocidad? ¿De verdad un país de las dimensiones de España necesita tanta alta velocidad? ¿Cuánto dinero público cuestan las miles de obras faraónicas pero a la vez innecesarias que han emprendido ayuntamientos y comunidades para que ganasen votos los partidos que las gobernaban, obras que podían ir desde el levantamiento integral de Madrid hasta la ampliación del puerto deportivo de un pueblo como Garrucha, ampliación que se hizo a costa de una playa y ahora está vacía? ¿Cuánto dinero público se le dio para recuperarse a la banca que se había forrado con el "boom" inmobiliario y ahora, en plena crisis, jubila a sus ejecutivos con pensiones que llegan a los 86 millones de euros?  ¿Cuánto dinero se recauda de los sueldos de los asalariados? ¿Y de los ricos, a través de las SICAV y de esos procedimientos que tienen ellos, cuánto se recauda? ¿Cuánto dinero ocultan al fisco los que cotizan por el IVA? ¿Cuánto dinero que debería llegar a las arcas estatales no llega por culpa del fraude fiscal? 
   Bien, está claro que yo no tengo ni idea de economía, lo único que tengo es un pequeño acceso de ira. Pero, claro, no sé a qué viene, hay que recortar el déficit público, ¿no? Pues entonces, cae dentro de la lógica que se recorten los sueldos de los funcionarios, que salen de las arcas públicas. Parece ser que Zapatero no descarta subir los impuestos a las rentas más altas; se me ocurre entonces otra pregunta: ¿por qué no lo ha hecho al revés? Tendría su lógica que, a la hora de buscar fondos en momentos de crisis, empezase por llamar a las puertas de los que más tienen, ¿no? La verdad es que, en nuestro sistema democrático, lo de la justicia contributiva empieza a ser una revolución pendiente, me recuerda a aquella de Girón de Velasco y otros falangistas puros, sí, hombre, aquella que al final nunca se hizo. Bueno, y ahora que sale a colación esto de nuestro sistema democrático: sabíamos que en nuestra clase política había bastantes incompetentes y unos cuantos chorizos, así que habíamos dejado de creer en ellos, pero seguíamos creyendo en el sistema; sin embargo, últimamente, cada vez me encuentro con más gente que no le concede tampoco credibilidad al sistema: hagan algo, por favor, recuperen la ética, la eficacia y el sentido común, empiecen a hacer política de verdad o lárguense, no sea que acabemos llegando a un Berlusconi.

jueves, 6 de mayo de 2010

La SD de Marcial Maciel

Mil ocupaciones me han tenido alejado de mi garita durante más tiempo del que me hubiera gustado, pero hoy he visto en El País una nueva entrega de los horrores que de unos meses a esta parte están siendo descubiertos (mejor dicho, aireados, porque muchos, entre ellos, el Vaticano, ya los conocían) en torno a los Legionarios de Cristo y se me han puesto, una vez más, los pelos de punta. Hace ya tiempo que quiero publicar en el blog un artículo sobre sectas y hoy se me ofrece siquiera una oportunidad de tocar el tema, porque no cabe la menor duda de que la congregación o lo que fuera que gobernase Marcial Maciel fue una secta peligrosa, una de esas que los expertos llaman sectas destructivas y definen con las siglas SD, de ahí el título de este artículo.
¿Por qué lo digo? No por ocurrencia mía, sino por una serie de razones que tienen que ver con el contenido del artículo al que está enlazada esta entrada y con otras informaciones. Las SD se ajustan a un perfil establecido por expertos tales como policías, investigadores o psicólogos que se las han tenido que ver con ellas. Los rasgos más destacados de ese perfil son los siguientes:
1.- Tienen un líder cuyo poder sobre los adeptos es absoluto, y decir poder absoluto significa que gobierna sus cuerpos, sus mentes, sus posesiones, sus relaciones, sus afectos, sus actividades y sus destinos (que nadie vaya a creer que estoy exagerando). Este rasgo lo cumplía a la perfección Maciel, lean si no el enlace que facilito.
2.- En consecuencia, ese líder es también el amo absoluto de la secta. A propósito de Maciel, leí hace poco que alguien que lo conoció y le padeció decía que la Iglesia le había dejado tener y controlar todo lo que él deseaba: el poder, el dinero y los niños.
3.- Para Maciel, el poder el dinero y los niños era decir el poder, el dinero y el sexo, elementos claves en toda secta y, mucho más aún, en toda SD, donde se utilizan como método de control y en beneficio de los que mandan.
4.- El abuso y la manipulación sexual son inherentes a ellas. Basta con ver el historial de monstruoso psicópata sexual de Maciel; y ahora, en el asunto este de las 900 jóvenes abducidas, a nadie se le puede escapar que, por los rasgos que se buscaban en ellas, también se valoraba el elemento sexual.
5.- Se adueñan del dinero y los bienes de sus adeptos e incluso los explotan económicamente; vuelvo a las 900 chicas: "regalos" de 250.000 dólares, entrega de los bienes...
6.- Se adueñan también de sus voluntades, vuelvan al artículo. En fin, todo es un círculo perfecto que empieza en la sumisión al líder (¡esa norma que tenía Maciel de que no se podía criticar a los superiores de la orden!), pasa por la humillación y la despersonalización del adepto y por el saqueo de sus bienes y termina...: en las arcas y en la alcoba del líder, así de crudo.
Lo de Maciel, pues, era una SD. Insisto, hablaré sobre sectas otro día, o más días, porque el asunto da mucho de sí. Quien conozca un poco el tema, sabrá que la gran aspiración de toda secta es la de llegar a ser considerada una religión, de ahí su insistencia en divinizar a sus líderes o en vender un mensaje cargado de bobadas espiritualistas. Algunos expertos e historiadores, de hecho, sostienen que la Iglesia no es más que una secta que consiguió este objetivo hace ya siglos. Y hablando de la Iglesia, no puedo acabar este artículo sin hacer una reflexión sobre ella: ¿cómo es posible que haya estado 50 años tapando este pozo de inmundicia que era la SD de los legionarios de Cristo? Maciel era un ser repugnante y la Iglesia lo sabía, y sin embargo, no sólo le permitió escapar sin castigo, sino que le colmó de honores y facilitó que, durante décadas, él y los más abominables de sus esbirros, los que eran (a la imagen de su guía/líder) unos criminales sin escrúpulos que utilizaban su fachada religiosa para atraer a inocentes con los que satisfacer su ambición y sus apetitos, abusaran brutalmente de víctimas desprevenidas, la mayoría de ellas, niños. ¿Qué santidad, qué credibilidad, qué verdad pueden atribuírsele a una Iglesia que, sabiendo esto, lo ocultó y no lo cortó? Yo hace tiempo que no creo en ella, pero me gustaría saber lo que opinan los cristianos de buena fe que estén presenciando este horror. Lo que pensarán las víctimas, ya no alcanzo a imaginármelo.